Teosofia

teosofia – Wikilingue – Encydia

La Teosofia es un cuerpo de conocimiento que sintetiza Filosofía, Religión y Ciencia . Tanto hoy como en la antiguidade, la Teosofia se constituye en la sabiduría universal y eterna presente en las grandes religiones, filosofías y en las principales ciencias de la humanidad,[1] y puede ser encontrada en la raíz u origen, en mayor o más pequeño grado, de los diversos sistemas de creencias al largo de la historia.

La teosofia fue presentada al mundo moderno por Helena Blavatsky, a finales del siglo XIX, y desde entonces viene siendo divulgada por teosofistas en diversos países . Con su carácter interdisciplinar, la teosofia proporciona un puente entre las diversas culturas y tradiciones religiosas. Según Blavatsky, “Teosofia es conocimiento divino o ciencia divina.”[2]

Tabla de contenido

Orígenes del nombre

“[…]”Sepa Divino”, θεοσοφία (Theosophia) es Sabiduría de los dioses, como θεογονία (Theogonia), genealogía de los dioses. La palabra θεός, en griego significa un dios, uno de los seres divinos, y de modo ningún “Dios”, en el sentido que actualmente damos a ese término.”[3]

El nombre teosofia aparece el tercer siglo de nuestra era, cunhado por Amônio Sacas, fundador de la Escuela Eclética de Alexandria y padre del Neoplatonismo. Su concepto sin embargo existe hace más tiempo. Diógenes Laércio comenta que él ya era conocido antes de la Dinastia Ptolomaica del Egipto y nombra como su formulador un hierofante llamado Pot Amum. En la Edad Media, Jacob Boehme era conocido como un teosofista, y el término nuevamente fue utilizado en los Anais Teosóficos de la Sociedad de Philadelphia, publicado en 1697, encontrando aún correspondencia en la filosofía hindu, donde “teosofia” equivale a Brahma-Vidya, conocimiento divino. La palabra ganó notoriedade a partir de la fundación de la Sociedad Teosófica por Helena Petrovna Blavatsky y otros, en 1875.

Conceptos básicos

La Teosofia, según Blavatsky, es “el substrato y la base de todas las religiones y filosofías del mundo, enseñada y practicada por unos pocos electos, desde que el hombre se convirtió en ser pensador. Considerada del punto de vista práctico, es puramente ética divina”.[4]

Emblema de la Sociedad Teosófica, sincretizando diversos conceptos básicos de la Teosofia, como los ciclos cósmicos, la eternidad de la vida, y la polaridade Espíritu-Materia.

Para los teosofistas, este corpus de conocimiento, la Sabiduría Divina, con la ética a él asociada, es tan antiguo cuanto el mundo, y a rigor es el único conocimiento que merece la pena ser adquirido. Su realidad e importancia son relembradas a la personas periódicamente, bajo diversas denominaciones y formalizações, adecuadas al espíritu de cada época, local y pueblo para quién es presentado, y es el tronco vivo y eterno de donde brotan las flores del ensinamento original todas las grandes religiones del mundo, del pasado y del presente.[5] Según uno de los inspiradores del movimiento teosófico moderno, la Maestra K.H., a quién Blavatsky decía seguir, “la Teosofia no es una nueva candidata a la atención del mundo, pero es sólo una declaración nueva de principios que han sido reconocidos desde la infancia de la humanidad”.[6]

Se considera que la Teosofia strictu sensu sea redime de identificación con cualesquier culturas y sociedades específicas, siendo en vez la fuente original del conocimiento divino que vierte en una determinada cultura a través de los símbolos y arquétipos propios de aquel pueblo. Por ejemplo, la sabiduría divina fue transmitida a la civilización del Egipto antiguo a través de los símbolos, divindades, mitos, alegorías y arquétipos locales, posibilitando la asimilación de los conceptos divinos a través de esta roupagem. Y como en el Egipto, también en las otras tierras, la Grecia antigua, la Babilônia , Tibete, América, Europa y en todas las culturas, independiente de haber hecho contacto entre sí, demostrando que la Teosofia es una sabiduría que se expresa y puede ser conocida por diversas fuentes.

Cuando Blavatsky lanzó el movimiento teosófico moderno el siglo XIX se valió de una gran cantidad de elementos de la tradición religiosa Hindu, que había estudiado durante su permanencia en el Tibete. Así, su presentación comprende una terminologia muchas veces basada en el idioma sânscrito, divulgando en el occidente conceptos como Maya (ilusión), Dharma (camino) y Mahatmas (grandes almas). Otros conceptos fundamentales, conocidos hace milenios en el oriente, pero que la Teosofia popularizou en el occidente, son la Reencarnação y el Karma. Pero eso, como ya fue expuesto, no define la Teosofia como una filosofía hindu u oriental, y diversas referencias de otras culturas y sistemas, como el Taoísmo, Budismo, Cabala, Cristianismo, Gnose y Hermetismo , remiten la Teosofia a su essência divina y universal.

Básicamente la Teosofia predica la fraternidade universal, el origen espiritual de las formas y de los seres, y la unidad de toda la vida; apunta una fuente única y eterna para todo conocimiento, demuestra la identidad esencial entre los grandes mitos de las culturas mundiales, traza el perfil de la estructura del cosmo y del hombre y describe los mecanismos, sus leyes, sus potencialidades y sus transformaciones al largo de los éons.

A pesar de recomendar el esfuerzo propio en búsqueda del crecimiento personal y una vigilancia incessante contra el auto-engaño y la fe ciega, aun así defiende la Revelación , una vez que declara la existencia de mundos y estados de conciencia presentemente inacessíveis a la persona común. Pero dice que todos seremos capaces de alcanzarlos un día, si no en esta vida, en una vindoura. Defiende con eso, también la evolución de la vida y del Hombre, y la existencia de Hombres Perfectos, los Mahatmas o Maestros de Sabiduría. Estos Maestros, una vez hombres imperfeitos como nodos, evolucionaron para un estágio super-humano, de donde ora velan por la raza humana dándole ensinamento, directamente o a través de los mensajeros los Profetas y Santos de todas las religiones, y auxílios inúmeráveis cómo agentes de la Providencia y de la Justicia Divinas, y aún apareciendo visiblemente entre los hermanos menos evolucionados, cuando los tiempos lo exigen, para darles conforto, dirección e inspiración, y reacender en los corazones un amor más intenso por el divino.

La Teosofia dice que la fuente de todo apenas es la ignorancia. El conocimiento, según predica, es ilimitado, pero aunque su totalidad esté además del alcance de cualquier ser individual, es en vasta medida accesible a todos a través de un largo proceso de evolución, aprendizado y aperfeiçoamento, que necesariamente exige múltiples encarnações, y continúa incluso para regiones y edades donde la encarnação deja de ser compulsória y la vida progresa de beatitude en beatitude. La Teosofia es una doctrina esencialmente optimista, pues refuta cualquier condena eterna y no niega el mundo, aunque declare que este que vemos y tocamos no es el único ni el mayor, más feliz o más deseable, y prevé para todos los seres sin excepción un progreso constante y un destino glorioso y absolutamente feliz. Como todas las grandes doctrinas espirituales, la Teosofia exalta el bien, la paz, el amor, el altruísmo, y promueve la cessação de la pobreza, de la ignorancia, de la opressão, de las discordias y desigualdades.

A pesar de reconocer la importancia de las religiones en estado más puro como disseminadoras de ensinamentos importantes, no es una filosofía teísta, aunque pueda ser descrita como panteísta, ya que cómo uno de los Mahatmas declara[7] con rigor cartesiano, la existencia de Dios como una entidad distinguida del universo difícilmente puede ser probada, pero reconoce niveles diferentes de evolución entre los seres, en una escalera graduada que se ergue la alturas insondáveis.

Literatura

Helena Blavatsky.

Entre las exposiciones modernas de la Teosofia más importantes y originales están a buen seguro los escritos de la propia Helena Blavatsky, que incluyen Ísis sin véu (1877), La Doctrina Secreta (1888) y una infinidade de panfletos, cartas y artículos sobre el tema, traduciendo, divulgando y esclareciendo una masa de conceptos filosóficos y religiosos y principios morales orientales, hasta entonces apenas conocidos y aún menos comprendidos por los pueblos del occidente. Además de pintar un vasto panel de la religión universal, utilizando especialmente el pensamiento del oriente, analiza los datos comparándolos con las tradiciones del occidente, lanzando luz nueva sobre puntos obscuros, deshaciendo conceptos erróneos de nuestras propias líneas de pensamiento y en otros casos corroborando con definiciones Hinduístas o Budistas muchos de los elementos basilares de las doctrinas Cristiana, Judaica, Maometana, Gnóstica y otras de peso para la mitad occidental del globo.

Blavatsky fue una escritora prolífica e incandescente, y su memoria para fuentes raras y aún desconocidas en el occidente era notoriamente prodigiosa. Pero, en consonancia con la autora, muchas veces fueron usados medios esotéricos para la composición de los textos, no pudiendo ella reivindicar la verdadera autoría de gran parte del que había escrito.[8] De cualquier forma, cuando La Doctrina Secreta apareció, como una continuación, ampliación y aprofundamento de material ya abordado en Ísis sin Véu, fue inmediatamente reconocida como una obra-prima por incontables luminares de la Europa, y es la piedra angular de la Teosofia moderna. El texto es un debate filosófico monumental, donde la autora cita una profusão inacreditável de fuentes y esgrime con estonteante erudição argumentos históricos, antropológicos, arqueológicos, mitológicos, filosóficos, biológicos, químicos, hermenêuticos, filológicos y muchos otros, contra las supersticiones insensatas travestidas de dogmas de las religiones, demostrando la raíz común a todos los credos, y tejiendo duros ataques a todo formalismo religioso vacío y a toda feciega, pero reconociendo el valor de todas las Iglesias como instituciones divinas y caminos válidos para el aperfeiçoamento personal y colectivo, siendo possuidoras de parcelas importantes de la Verdad Única. Se siguieron otros escritos, y de entre ellos merece destaque La Voz del Silencio (1889), una pungente y exaltada descripción del íngreme pero glorioso Camino que lleva a la santidade, a la vez que es un manual práctico para aspirantes.

Otros seguidores inmediatos también dieron contribuciones voluminosas, valiosíssimas y originales al tesoro de la Teosofia moderna, entre ellos Annie Besant, Alfred Sinnett, Henry Olcott, Charles Leadbeater y George Mead, y desde allá la literatura teosófica no cesó de crecer, con la producción más reciente de Radha Burnier, Geoffrey Farthing, Geoffrey Hodson y una legião de pensadores modernos.

La Teosofia en la práctica

La Teosofia, con el vasto acervo de informaciones de variada naturaleza, su didáctica cristalina, el idealismo y hermosos panoramas, ofrece alimento espiritual e instrucción práctica para toda clase de personas, del rude al educado, del científico al devoto. La adquisición metódica y progresiva del conocimiento teosófico, sea individualmente o a través de asociaciones y grupos de estudio o Tiendas Teosóficas, con su necesaria aplicación práctica, impele en todos los casos a un cambio para mejor en el estilo de vida. Su descripción científica, objetiva, pero no menos entusiasta y bella del mundo, y la explicación clara de los mecanismos generales invisibles, esclarece el propósito de la existencia, disipa muchos terrores religiosos arcaicos, enseña a evitar muchas aflicciones y sufrimientos supuestamente inescapáveis, da vida nueva la formas religiosas tradicionales cuyo poder motivador se hube perdido para el fiel, y enseña el camino para una vida material y espiritualmente frutífera en armonía con todo lo que vive, en obediencia a la leyes eternas que rigen y sostienen los mundos manifestos. También sistematiza técnicas graduadas de auto-aprimoramento físico, moral y espiritual, y desvela nuevos horizontes y nuevas posibilidades para la humanidad cada nuevo concepto incautado y puesto en práctica, en dirección a la materialização de la Paz en la tierra a todos los seres.[9]

Influencia

La Teosofia tuvo un papel fundamental y revolucionario en la evolución del pensamiento moderno del occidente. En el contexto intelectual y espiritual de la época en que apareció, aunque jamás haya reivindicado para sí el status de nueva religión, la Teosofia como expuesta por Blavatsky representó en la práctica la proclamação de un nuevo Evangelio universal, combatiendo la fuerte tendencia materialista de la ciencia en rápido desarrollo, y que estaba vaciando, con los nuevos conocimientos que traía a la luz sobre el mundo manifiesto, las instituciones religiosas que continuaban a predicar sus historias piadosas pero irracionales, las cuales comenzaban a hacerse uno estorbo para el futuro desarrollo de la raza humana, con peligro de una pérdida generalizada de la fe. Su lenguaje moderno tradujo y atualizou para el hombre de hoy una serie de conceptos importantes de la espiritualidade antigua que ya estaban obscurecidos y fossilizados por la poeira secular de las sucesivas malas interpretaciones, y por eso hechos inaceptables a la nueva mentalidad que surgía y que iniciaba a cuestionar las bases de la fe en múltiples aspectos, a partir de la desafiadora masa de evidencias y conclusiones, difícilmente constestável, producida por los científicos. El conocimiento que expuso y la forma en que lo hizo operó una poda radical en las intrincadas y tortuosas excrescências conceptuales que hacían definhar el árbol de las religiones del occidente, haciendo más una vez claro, nítido y atractivo el tronco vivo, lo que para muchos fue motivo de un reacender de la devoção perdida, pero ora en nuevas bases.

Con su abordagem lógica, positiva, ética y científica de la naturaleza, del divino, del hombre, de la vida, del misticismo y de los fenómenos ocultos, ejerció gran influencia en estadistas como Gandhi, científicas como Einstein y artistas como Mondrian, Scriabin, Yeats y Fernando Persona. Además de eso, dio subsidios la Iglesias progresistas como la Iglesia Católica Liberal, originó uno sin-número de escuelas, dissidências y derivaciones más o menos inspiradas, y dio un impulso al renascimento de cultos arcaicos o a la fundación de otros de tono futurista que son encontrabais en la cultura occidental de hoy, como los movimientos Wicca y New Actúa .

Polémicas

La Teosofia recibió muchas críticas en su origen, en una polémica que se extiende a los días de hoy, cuestionando tanto la doctrina como el carácter controverso de su principal divulgadora, Helena Blavatsky, y de su colaborador Charles Leadbeater.[10]

La pareja Coulomb fue uno de los primeros detratores de Blavatsky, acusándola de ser una embustera. Otro de los críticos fue Richard Hodgson, autor de un informe sobre el caso Coulomb, donde ratificaba las acusaciones contra ella. También fue sospechosa de ser una agente del gobierno ruso. Pero, tales ataques fueron más tarde reavaliados por otros autores como Adlai Waterman y Vernon Harrison, y sus conclusiones revelaron que los argumentos y pruebas levantados contra Blavatsky eran tan duvidosos cuánto sus alegados fraudes, estando lejos de adoptar una postura imparcial y científica.[11][12] Los escritos de Blavatsky también fueron acusados de racistas , denegrindo etnias como los árabes y aborígenes . Sin embargo estas opiniones aparentemente son basadas en la lectura descontextualizada de ciertos tramos, y deben ser entendidas con un grano de sal, en el panorama más amplio de la teleologia Teosófica, donde es predicada la evolución de las formas de vida, necesariamente incluyendo estágios primitivos y otros más avanzados. Ella jamás defendió, por ejemplo, cosas como “limpiezas étnicas”, pero no se puede dissimular el hecho de que tales argumentos pueden haber sido tendenciosamente usados por otros para apoyar movimientos de hecho racistas y genocidas como el Nazismo. Peter Washington escribió recientemente un libro de crítica de gran repercusión intitulado Madame Blavatsky’s Baboon: Theosophy and the Emergence of the Western Guru, pero fueron detectados diversos errores y omissões significativos en el texto y el uso de fuentes de segunda y tercera mano, contribuyendo para perpetuar inverdades ya esclarecidas pero, por otro lado, también para renovar el interés por la materia[13]

Leadbeater fue el foco de un escándalo sexual envolviendo jóvenes pupilos que lo obligó a la renuncia de sus funciones en la Sociedad Teosófica, pero aparentemente todo habría sido un mal-entendido, el simple resultado de la educación sexual clara y objetiva que daba a ellos y que incluía la recomendación de la práctica de la masturbação en casos específicos, cuando la naturaleza del joven era excesivamente passional y a fin de evitar que él se entregara la relaciones sexuales impulsivas o potencialmente prejudiciais.[14] Me las cuando el caso vino a la tona, los hábitos de Leadbeater junto a los jóvenes, que incluían el baño desnudo en conjunto, y a veces el uso de una misma cama para dormir, que eran cosas comunes y aceptables mismo en la rigurosa y pudica sociedad vitoriana, fueron interpretados como evidencias de perversão.[15] Posteriormente él fue reabilitado en la Sociedad Teosófica, ya que la única prueba presentada contra él fue un pasaje anónimo datilografado, conteniendo una frase obscena – para la época. Los jóvenes acusadores no fueron considerados de todo confiables y posiblemente actuaban movidos por venganza personal cuyo origen no quedó clara.[16] Sus obras escritas también sufrieron ataques. Algunas de sus investigaciones clarividentes resultaron en conclusiones obviamente erróneas, como por ejemplo cuando afirmó la existencia de una civilización en Marte. Pero el propio autor ofrecía sus libros en este campo como simples informes de investigaciones individuales que, a pesar del cuidado, podían estar sujetas a engaños, y que no constituían doctrina, pero sí sugerencias y estímulo para investigaciones futuras por otros, que esperaba sean más completas, precisas y confiables, y que podrían o no corroborar sus conclusiones.

Otro grave momento disruptivo ocurrió con el fracaso de la institución de la Orden de la Estrella, cuando Krishnamurti desautorizou el movimiento, lanzado por el antiguo preceptor Leadbeater y secundado por Annie Besant, para hacerlo el nuevo vehículo del Instructor del Mundo, y rompió con la ST, declarándose independiente. Estos eventos, más otras dissidências internas, contribuyeron para el descrédito de la Teosofia y de la Sociedad Teosófica, especialmente después de la retirada de miembros importantes como William Judge y George Mead.

La doctrina en sí es encarada de varias formas depreciativas, considerando en suma que no ofrece pruebas suficientes para sus alegaciones, que conceptos básicos son interpretados de modo conflitante por los varios autores, que tiene una psicología duvidosa y se resume en un amontoado de supersticiones disseminadas por falsos místicos.[17]

Lo que se debe acordar es que nunca los teosofistas se declararon infalíveis, perfectos o imunes la ilusiones y malas-interpretaciones derivadas de los límites de la comprensión humana. El propio Mahatma K.H. dije acerca de Blavatsky que ” imperfeita como puede ser nuestra agente visible – y frecuentemente ella es muy imperfeita e insatisfatória – ella es aun así el mejor de que disponemos en el momento”, pero a la vez reiteraba sus magníficas capacidades, sin paralelo para el trabajo que había de ser hecho.[18] Además de eso todas las grandes filosofías y religiones del mundo fueron criticadas con base en el mismo tipo de argumentos, cabiendo pues al investigador tejer sus propias conclusiones y regir su comportamiento basado en su experiencia personal, en el análisis imparcial de las informaciones presentadas y sobre todo en el bueno senso, un consejo reiteradamente expreso por todos los principales exponentes del movimiento teosófico, cuyo mote es No hay Religión superior a la Verdad.[19]

La Teosofia en el Brasil

La Teosofia fue principalmente difundida en el Brasil a través del Profesor Henrique José de Souza, fundador en 1924 de la Sociedad Espiritualista Dhâranâ, posteriormente denominada Sociedad Teosófica Brasileña en homenaje a Helena Blavatsky, y actualmente llamada de Sociedad Brasileña de Eubiose. Actualmente la Sociedad Teosófica internacional también opera en el Brasil, bajo el nombre de Sociedad Teosófica en el Brasil.

En el Brasil a Teosofia ganó nuevos frentes de estudio al explorar el conocimiento y la historia antigua de los pueblos nativos brasileños. El Profesor Henrique, recogiendo símbolos y arquétipos antiguos formó, en el inicio del siglo XX, las bases para la Teosofia Brasileña, que es la presentación de los mismos arquétipos a través de la cultura nativa y de civilizaciones pre-colombianas.

Ver también

  • Helena Petrovna Blavatsky
  • Sociedad Teosófica
  • La Doctrina Secreta
  • Charles Webster Leadbeater
  • Annie Wood Besant
  • Ocultismo
  • Esoterismo
  • Hinduísmo
  • Budismo
  • Teosofia Brasileña
  • Era vitoriana
  • Sociedad Brasileña de Eubiose, antigua Sociedad Teosófica Brasileña
  • Schola Philosophicae Initiationis

Referencias

  1. La Teosofia y el Movimiento Teosófico
  2. Blavatsky, Helena. La Llave Para la Teosofia, Editora Teosófica, Brasilia, 2004
  3. Helena Petrovna Blavatsky – La Llave de la Teosofia
  4. Blavatsky, Helena. Glosario Teosófico. Editora Ground, sin fecha, sin local.
  5. Blavatsky, Helena. Lo que es Teosofia
  6. K.H. The Mahatma Letters te lo A. P. Sinnett – Letter 8, de 20 de febrero de 1881. Theosophical University Press Edition [1]
  7. Maestra K.H. Lo que es Dios – La visión de un Maestro de Sabiduría [2]
  8. Citada por Heindel, Max. In Blavatsky and The Secret Doctrine [3]
  9. Crosbie, Robert. Theosophy Pure and Simple
  10. Tufani, Maurício. La caja-negra de la Teosofia
  11. Thackara, Will. On Theosophy and Madame Blavatsky. The Theosophical Society, Pasadena. [4]
  12. Harrison, Vernon. H. P. Blavatsky y la Sociedad para las Investigaciones Psíquicas – Un estudio del Reporte Hodgson de 1885. Theosophical University Press, Online Edition. [5]
  13. Thackara, Will. Notes on Madame Blavatsky’s Baboon
  14. Citado por Lutyens, Mary. Krishnamurti: The Years of Awakening, Avon Books, in Charles Webster Leadbeater. Wikipedia, The Free Encyclopedia
  15. Charles Webster Leadbeater. Rudolf Steiner Web
  16. Luytens, M. Op. cit.
  17. Theosophy. Catholic Enciclopedia
  18. H.P. Blavatsky’s Occult Status and the Claims of Latter-Day Messengers of the Masters Blavatsky Study Center. Online Edition, 2004. [6]
  19. Blavatsky, Helena. On Pseudo-Theosophy. Lucifer, 1889

Conexiones externas

Sociedad Teosófica
Fundadores: Helena Blavatsky | Henry Olcott | William Judge | Mahatmas
Principales obras: La Doctrina Secreta | Ísis Sin Véu | La Llave para la Teosofia | Glosario Teosófico
Conceptos básicos Teosofia | Karma | Reencarnação | Siete principios del hombre | Rondas | Razas-raíz | Globos | Cadena planetária | Paranirvana
Temas relacionados: Hinduísmo | Budismo | Religiones de misterios | Gnosticismo | Neoplatonismo | Ocultismo | Esoterismo
Otros teósofos: Annie Besant | Mabel Collins | Archibald Keightley | Anna Kingsford | Charles Leadbeater | George Mead | Alfred Sinnett | William Westcott

Obtenida de “”