Visita Encydia-Wikilingue.con

Ritmo en el poema

ritmo en el poema - Wikilingue - Encydia

El Ritmo se presenta de forma diferente en el poema y en la música , aunque los dos artes presenten afinidades y un tal parentesco histórico que se llega a clasificar un determinado género de poesía como lírico.

La música se rige por el compasso, que es dividido en tiempos.
El ritmo es representado, en la pauta musical, por las figuras (notas musicales y pausas).

En el poema, hay la figura de la métrica que no es, como en la música, una regência implacável sobre el ritmo.

ES el ritmo que da belleza a la música, en la visión de muchos músicos, así como al poema, en la visión de muchos poetas, como el simbolista francés Paul Verlaine, que en versos famosos dice: "Antes de todo, música". Naturalmente, Verlaine se refiere al ritmo en el poema, además de los efectos sonoros que se puede alcanzar a través del uso de vocales y consoantes. De hecho, el ritmo era caro a todo el Simbolismo.

El ritmo puede asumir importancia tamaña en el poema, que, aún un poeta vanguadista como Ezra Pound afirma que cuando un poema se aleja mucho de la música, comienza a degenerar. También Maiakovski en "Cómo hacer versos" describe como, a partir de una percepção de un ritmo (cómo lo de su propio caminar), podemos transformar el ritmo en sonidos y palabras, luego en versos.

ES interesante notar que, a partir de la poesía del también simbolista Mallarmé, la noción de ritmo puede no estar más alineada a la noción de verso, inclusive, pudiendo la distribución espacial del texto poético en la página determinar su ritmo de lectura, aunque se pueda contestar a esto afirmando que esta distribución espacial sólo delimite las pausas de lectura entre un verso (libre) y otro. A pesar de la delimitación de pausas en una página, explorando sus espacios en blanco y creando una especie de pauta, ahí está el ritmo poético nuevamente.

Tabla de contenido

Ritmo y métrica

La cantidad de sílabas determina la métrica del verso, mientras la posición de las sílabas tônicas le define el ritmo.
Algunos de esos ritmos tienen denominación propia.


Métrica

Paralelamente al ritmo, en un poema, encontramos la métrica. Un poema de versos libres no obedece rigurosamente a una métrica. Pero, para que sea agradable, puede tener en su construcción un ritmo, o, de outa forma, se aproximará de la prosa. Sin embargo, aún sin la existencia del verso, una prosa puede contener ritmo, como en el caso de la prosa poética de Una estación en el infierno, del poeta francés Arthur Rimbaud.
Al contrario, un verso que obedece metricamente al número de sílabas esperado ni siempre suena agradable, en función de la posición de las sílabas tônicas, que le dan el ritmo. Ese efecto de desconforto métrico puede, eventualmente, ser intencional por parte del poeta, como en la poesía de Ezra Pound, que relaciona a esto su concepto de "dureza". Pretendía así, el poeta, crear un ritmo menos melodioso, evitando desviar la atención del lector u ouvinte del tema.

En función del número de sílabas poéticas existentes, el verso es clasificado, en cuanto a la métrica, en:

  1. Monossilábico;
  2. Dissilábico;
  3. Trissilábico;
  4. Tetrassilábico;
  5. Pentassilábico, o Redondilha más pequeño;
  6. Hexassilábico;
  7. Heptassilábico, o Redondilha mayor o sólo Redondilha;
  8. Octossilábico;
  9. Eneassilábico:
  10. Decassilábico;
  11. Hendecassilábico;
  12. Dodecassilábico;
  13. Bárbaro, cuando tiene más de 12 sílabas.

Un poema puede, sin embargo, usar una métrica mixta, variando en cuanto al número de sílabas entre un verso y otro, como en viejas cantigas medievais en gallego-portugués. Puede, inclusive, con mayor variación que estos, los cuales alternaban la métrica de los versos con una correcta regularidad, usar de mayor libertad, alternando de forma más assimétrica la cuenta de sílabas poéticas. De esta forma, tenemos un poema que está a medio camino entre el verso libre y el metrificado, sin embargo con mucho ritmo.

Pie

El pie es la unidad rítmica del poema.
Antiguamente, el poeta recitava sus poemas acompañado de lira o marcando el ritmo con el pie, de donde le vino el nombre.

Pies básicos

Los tipos básicos de pie, más frecuentes, son:

Pies compuestos

A partir de los pies básicos, son construidos y conocidos los pies compuestos, o metros , que son elementos estructurales creados por la junção de más de un pie o formaciones complejas.
Son ellos: [1]

Redondilha

El Heptassílabo, o Redondilha mayor, presenta sílabas tônicas en posiciones variadas. Así, esas sílabas tônicas pueden aparecer con el siguiente arreglo:

La primera y la sexta sílabas deben siempre ser breves o átonas, para que el ritmo sea agradable. La tonicidade cayendo en una de esas posiciones modifica el ritmo, formando lo que se denomina "verso de pie quebrado".

Decassílabo

Heróico

Presenta obligatoriamente sílabas tônicas en las posiciones 6 y 10. Otra sílaba tônica (o más de una) puede aparecer en la posición 2 o 4.

Sáfico

Presenta sílabas tônicas obligatoriamente en las posiciones 4, 8 y 10.

Obs.
Los poemas con versos decassílabos en muchas ocasiones mezclan los ritmos heróico y sáficos en una misma estrofe. Lejos de quebrar ese ritmo, su composición así mixta se complementa.
Ex:
"Feixes de para te la sobre la mi nha fronte,
Calzas de chum bo pesam-me en los passos,
Mirando los campos, veo los vulte los baços,
Cuya padresagem perco en el horizonte.
(“Mi tiempo” – Carlos Severiano Cavalcanti)
Pentâmetro iâmbico
Presenta tonicidade en todas las sílabas pares, o sea, es la junção de cinco iambos. En la práctica, es la mezcla del ritmo sáfico con el heróico.
Martillo agalopado

ES una variación del verso heróico. Se caracteriza por presentar sílabas tônicas en las posiciones 3, 6 y 10, ritmo en galope, característico de los versos compuestos por anapestos.
ES compuesto por dos anapestos y un peônio de cuarta, o por dos anapestos y dos iambos. En este caso, presenta también tônica en la posición 8.

Gaita gallega

También llamada Moinheira[2], es el decassílabo que presenta sílabas tônicas en las posiciones 4, 7 y 10.
De rara presentación en los poemas latinos, aparece, sin embargo, algunas veces en letras de música.

Ex:

"Deja la cide lade, seame losa me loreen la,
linda pequeen la, y vol te la al sertan,
beber de la á gua de la fonte que cante la,
que se levante la en el mei lo del suelo."
("Chuá-chuá" - Pedro de Sá Pereira y Ary Hacha)

Hendecassílabo

El verso hendecassílabo tiene esquema rítmico casi uniforme. Su forma más utilizada (entre los cantadores del Nordeste del Brasil), es el Galope a la riba-mar. Se caracteriza por presentar las sílabas tônicas en las posiciones 2, 5, 8 y 11. ES formado por un iambo y 3 anapestos.

Dodecassílabo

En los versos dodecassílabos sobressaem-se dos ritmos:

Trímetro peônico

Se caracteriza por presentar sílabas tônicas en las posiciones 4, 8 y 12, en una junção de 3 peônios de cuarta.
Ex:

"De mañanazinha, cuando yo go por la estrade la,
mi bueya dela para inveren la de layo voy levar.
Son diez cabeças, muy pouco, es casi en la de la,
pero no tiene o trasmás bonite las en el lugar."
(“Boiadeiro” – Armando Cavalcanti – Klécius Caldas)
Alexandrino

Utilizado por sonetistas, que le dan preferencia tras los decassílabos.
Se caracteriza por presentar una división por la mitad, la cesura , mostrando dos hemistíquios, o sea, el verso dodecassílabo puede ser dividido en dos hexassílabos. Tiene sílabas tônicas en las posiciones 6 y 12, obligatoriamente.
Cada hemistíquio, por su parte, puede presentar tônicas en las posiciones 3 y 6, o 4 y 6, o 2 y 6, o aún 2, 4 y 6. La interacción rítmica entre los dos hemistíquios es que va a dar mayor o más pequeña belleza al alexandrino. Ex:

"Viento va... viento viene... soy escravo del vente lo,
ansielso que soy pr’encontrar mío la mor.
Corro solte lo y veloz, donde esteja, donde sea,
a lapro culora de quien me emprestou sentímente lo
...
("Al azote del viento" - Paulo Camello)

Prevalência del ritmo

La métrica es utilizada en la construcción poética habiéndose siempre por meta y fin el ritmo.
Muchos, por cuenta de eso, dan valor ortodoxo a la métrica. En el que no están errados, si pudieran considerar formas métricas menos regulares como portadoras de métrica, por el simple hecho de poseer ritmo. Hay casos en que el ritmo sobrepuja la métrica.
Cuando el ritmo del conjunto se impone sobre el ritmo individual del verso, podemos encontrar poemas con métrica variada, donde la sílaba átona de paroxítono final puede unirse a la vocal de la primera sílaba del verso siguiente, componiendo uno todo y no partes individualizadas del todo.
Poemas cantados (como el martillo agalopado) carecen muy más de ese ritmo holístico, para que el cantador no quiebre, al fin de cada verso - o de uno u otro verso – el ritmo cadenciado y fuerte del martillo.
Hay que entenderse, también, que el ritmo debe permitir la inspiración entre la pronúncia de algunas sílabas, para que el declamador del poema no se precipite o pierda la respiración, perjudicando la presentación.
El poeta norteamericano Allen Ginsberg crea el concepto de "aliento", retirado de sus lecturas de los versículos bíblicos, que como bien demuestra el poeta, linguista y traductor de la Bíblia Henri Meschonnic, determinada su ritmo por la respiración. por otro lado, poemas de Ginsberg como Howl (Uivo), son formados por "versos" interminables, que más se asemejan en la página a la párrafos, en un ritmo alucinante, donde podríamos perder fácilmente el aliento, si no encontremos el punto exacto de inspirar en la tentiva de atenernos a la noción de verso en una lectura en voz alta.

En algunos poemas podemos encontrar – vez u otra – un verso con una sílaba a menos o de más. Producto de la acción descuidada o proposital del poeta, ese verso muchas veces está allí cumpliendo un papel de mantener el ritmo del conjunto. Visto aisladamente, notamos su supuesta anomalia. Sin embargo, en el conjunto, él pasa despercebido a los ojos menos aguçados, y es realzado a los de un cultor del ritmo.

Ejemplo
"Estaba sin ton ni son en la vida,
mi amor me llamó
para ver la banda pasar
cantando cosas de amor.
Mi gente sufríde la
se despidió del dolor
para ver la banda pasar
cantando cosas de amor."
(“La banda” – Chico Buarque de Hollanda)

En este ejemplo, un poema en redondilhas, encontramos el sexto verso con sólo 6 sílabas métricas. Sin embargo, su declamar (y suyo cante) demuestra ser ritmicamente una redondilha, con la utilización de la sílaba átona restante del verso anterior.

Casos hay, aún, en que una sílaba átona de un verso suprassilábico toma su lugar como sílaba átona restante del verso anterior. Esta sílaba, conocida como anacrusa, al ser colocada en su posición en la declamação o en la esquina , restablece la métrica rítmica.

Ejemplo
"Yo voy a mostrar para vosotros
como se baila el baião
y quién quiera aprender
es favor prestar atención."
(“Baião” – Luiz Gonzaga y Humberto Teixeira)

Rap

Ejemplo fuerte de prevalência del ritmo sobre la métrica es el poema ritmado denominado Rap, donde la métrica no tiene ninguna importancia. Sólo el ritmo. A pesar de ser declamado, el Rap se comporta cómo se fuera musicado, marcado por una percusión. ES, tal vez, el ejemplo más marcante de la ascendencia de la música sobre el poema, aunque no exista diferencia, a principio, entre el origen del concepto de "pies" y la idea del habla estar acompañada por otra marcación rítmica.

También se aproximan de esta manera de producir ritmo el blues y muchos tipos de "repentes" brasileños.

La poesía de Walt Whitman también demuestra, como en la Ode triunfal de Fernando Persona, de estilo semejante a la poesía del norteamericano la inexistencia de la métrica.

Lo que ocurre en estos poemas, es que hay una prevalência de ritmos naturales del habla sobre los ritmos más musicales o metrificados, mientras en otras obras poéticas es posible una mescla de todos estos tipos de ritmos.

Ejemplo del RAP
"Deje que digan,
que piensen, que hablen,
deje eso para allá,
viene para ka, que es que tiene?
Yo no estoy haciendo nada,
usted también...
Hace apenas batir un papo
así gostoso con alguien?"
(“Deje eso para allá” – Alberto Paz y Edson Menezes)

Verso anapéstico

El verso anapéstico es el verso ritmado sólo por anapestos, aunque la métrica ni siempre se presente así.
En esos casos, podemos encontrar en el poema sílabas cambias, silencios o pausas , como los hay en la música, que mantienen el ritmo de anapesto en todo el poema. Encontramos, también, la transposição de sílabas átonas para el verso inmediatamente anterior o posterior, para el mantenimiento del ritmo.
Poemas así ritmados presentan mezclas de métricas, como hendecassílabos y dodecassílabos alexandrinos, en una misma estrofe y en suyo todo.

Referencia

  1. CAMPOS, GEIR. Pequeño diccionario de arte poético. Río de Janeiro: Ediciones de Oro, 1960.
  2. La Moinheira es un ritmo gallego cuyas músicas son tocadas por un tipo de gaita de fole, la Gaita Gallega.

Conexiones externas