Visita Encydia-Wikilingue.con

Protocolo de Quioto

protocolo de quioto - Wikilingue - Encydia

el Protocolo de Quioto es el resultado coercitivo de la Convención-Cuadro de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático
Protocolo de Quioto.
Abierto para Firmas 11 de Diciembre de 1997 en Quioto
Data de la entrada en vigor 16 de febrero de 2005 .
Condiciones para entrada en vigor Ratificación por cincuenta y cinco países y que representen por lo menos 55% de las emisiones de gases del efecto estufa ocurridas el año de 1990 por los países incluidos en el anexiono I.
Partes 175 países
Archivo:Earth recycle.svg La Wikipédia posee lo:
Portal de Ambiente

El Protocolo de Quioto es consecuencia de una serie de eventos iniciada con la Toronto Conference on the Changing Atmosphere, en el Canadá (octubre de 1988 ), seguida por el IPCC's First Assessment Report en Sundsvall, Suecia (agosto de 1990 ) y que culminó con la Convención-Cuadro de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CQNUMC, o UNFCCC en inglés) en la ECO-92 en el Río de Janeiro, Brasil (junio de 1992 ). También refuerza secciones de la CQNUMC.

Se constituye en el protocolo de un tratado internacional con compromisos más rígidos para la reducción de la emisión de los gases que agravan el efecto estufa, considerados, en consonancia con la mayoría de las investigaciones científicas, como causa antropogênicas del calentamiento global.

Discutido y negociado en Quioto en el Japón en 1997, fue abierto para firmas en 11 de Diciembre de 1997 y ratificado en 15 de marzo de 1999 . Siendo que para este entrar en vigor necesitó que 55% de los países, que juntos, producen 55% de las emisiones, lo ratificaran, así entró en vigor en 16 de febrero de 2005 , después que la Rusia lo ratificó en Noviembre de 2004 .

Por él se propone un calendario por el cual los países-miembros (principalmente los desarrollados) tienen la obligación de reducir la emisión de gases del efecto estufa en, por lo menos, 5,2% en relación a los niveles de 1990 en el periodo entre 2008 y 2012 , también llamado de primer periodo de compromiso (para muchos países, como los miembros de la UE, eso corresponde a 15% abajo de las emisiones esperadas para 2008).

Las metas de reducción no son homogêneas a todos los países, colocando niveles diferenciados para los 38 países que más emiten gases. Países en franco desarrollo (como Brasil, México, Argentina e India) no recibieron metas de reducción, por lo menos momentáneamente.

La reducción de esas emisiones deberá acontecer en varias actividades económicas. El protocolo estimula los países signatários a cooperar entre sí, a través de algunas acciones básicas:

Si el Protocolo de Quioto sea implementado con éxito, se estima que la temperatura global reduzca entre 1,4°C y 5,8 °C hasta 2100, sin embargo, esto dependerá mucho de las negociaciones post periodo 2008/2012, pues hay comunidades científicas que afirman categóricamente que la meta de reducción del 5% en relación a los niveles de 1990 es insuficiente para la mitigação del calentamiento global.

Tabla de contenido

Lista de los países miembros del Protocolo de Kyoto

Ver página anexiona: Lista de los países signatários del Protocolo de Quioto
Mapa del Protocolo de Kyoto en 2009.  ; Legenda :  :* Verde : Países que ratificaron el protocolo. :* Amarillo : Países que ratificaron, pero aún no cumplieron el protocolo. :* Rojo : Países que no ratificaron el protocolo. :* Cinzento : Países que no asumieron ninguna posición en el protocolo.

Estados Unidos y el Protocolo de Quioto

Los Estados Unidos se negaron a ratificar el Protocolo de Quioto, en consonancia con la alegación del ex-presidente George W. Bush de que los compromisos acarreados por tal protocolo interferirían negativamente en la economía norteamericana.

Casa Branca también cuestiona la teoría de que los poluentes emitidos por el hombre causen la elevación de la temperatura de la Tierra.

Aún el gobierno de los Estados Unidos no firmando el Protocolo de Quioto, algunos municipios, Estados (California) y dueños de industrias del nordeste de los Estados Unidos ya comenzaron a investigar maneras para reducir la emisión de gases fiscales del efecto estufa — intentando, por su parte, no disminuir su margen de logro con esa actitud.

Sumidouros de carbono

En julio de 2001 , el Protocolo de Quioto fue referendado en Bonn, Alemania, cuando abrandou el cumplimiento de las metas previstas anteriormente, a través de la creación de los "sumidouros de carbono ". Según esa propuesta, los países que tuvieran grandes áreas florestadas, que absorben naturalmente el CO2, podrían usar esas florestas como crédito en pago del control de sus emisiones. Debido a la necesidad de mantener su producción industrial, los países desarrollados, los mayores emisores de CO 2 y de otros poluentes, podrían transferir parte de sus industrias más poluentes para países donde el nivel de emisión es bajo o invertir en esos países, como parte de negociación.

Sin embargo, es necesario hacer estudios minuciosos sobre la cantidad de carbono que una floresta es capaz de absorber, para que no haya super o subvalorização de valores pagados por medio de los créditos de carbono. Sin embargo, a partir de la Conferencia de Joanesburgo esta propuesta se hizo inconsistente en relación a los objetivos del Tratado, cual sea, la reducción de la emisión de gases que agravan el efecto estufa. De este modo, la política debe ser dejar de poluir, y no poluir donde hay florestas, pues el saldo de esta forma continuaría negativo para con el planeta.

Los escépticos y el Protocolo de Quioto

El Protocolo de Quioto solamente tiene sentido para aquellos que creen que las emisiones de gases poluentes, principalmente aquellos provenientes de la quema de combustibles fósiles, son los principales responsables por el calentamiento global. Como consecuencia del Protocolo, los países desarrollados tendrían que disminuir drásticamente sus emisiones, inviabilizando, a medio plazo, su crecimiento económico continuado que, creen los cé(p)ticos, es la única forma de alcanzarse la abundancia de bienes y servicios de que tanto necesita la humanidad.

Así, el segundo mayor emisor de gases causadores del efecto estufa del planeta, los Estados Unidos, no ratificaron y, probablemente no lo ratificarán en un plazo previsible. Tal actitud es considerada prudente por parte de los cé(p)ticos. De hecho, todas las naciones europeas y el Japón ratificaron el Protocolo, y algunas de ellas, aunque hayan concordado en disminuir sus emisiones en 2010 en 8% abajo de los niveles de 1990, ya admiten que no conseguirán alcanzar esta meta y solamente podrán conseguir reducir las emisiones en 1% en 2010.

La Unión Europea esperaba alcanzar las metas compromissadas, aprovechando las posibilidades de la Inglaterra, Francia y Alemania de reducir sus emisiones a los niveles de 1990, utilizando la política de abandonar el uso del carbón, aumentar el uso de la energía nuclear y cerrar las puertas de las industrias poluidoras del leíste alemán. Considerando estas ventajas, las otras naciones no necesitarían ser tan severas en la reducción de sus emisiones bajo la política original del Protocolo de Quioto. Como consecuencia, estos países aumentaron maciçamente sus emisiones, borrando así las ganancias de los países grandes. Por lo menos 12 de los 15 países europeos están preocupados en poder cumplir sus metas; nueve de ellos las rompieron, con emisiones aumentando entre 20% y 77%.

La realidad, entonces, creen los cé(p)ticos, es que el Protocolo de Quioto se hará "letra muerta" y que la Comunidad Europea, su gran defensora, está destinada a revelar esto al mundo. El desarrollo de este tema puede mejor ser apreciado en el artículo de Iain Murray, publicado por el Tech Céntrico Station, en 5 de mayo de 2005.[1]

Sin embargo, el cuadro cambió considerablemente en 2007 con la publicación de los informes del IPCC sobre cambio climático. La opinión pública, así como de políticos de todo el mundo, ha cada vez más entendido que el cambio climático ya comenzó y que medida son necesarias.

Secuestro de carbono

El "carbon sequestration" es una política oficial de los EUA y de la Australia que trata de estocar el exceso de carbono, por plazo largo e indeterminado, en la biosfera , en el subsolo y en los océanos.

Los proyectos del DONE's Office of Science de los EUA son:

  1. Secuestrar el carbono en repositórios subterráneos;
  2. Mejorar el ciclo terrestre natural a través de la remoção del CO2 de la atmósfera por la vegetação y stock de la biomassa creada en el suelo;
  3. El secuestro del carbono en los océanos a través del aumento de la disolución del CO2 en las aguas oceânicas por la fertilização del fitoplâncton con nutrientes y por la injeção de CO2 en las profundidades de los océanos, de más de 1000 metros de profundidad.
  4. El sequenciamento de genoma de microorganismos para la gestión del ciclo del carbono.
  5. Enviar a través de cohetes (naves) miles de mini-satélites (espejos) para reflejar parte del sol, en media 200.000 mini-satélites, reducirían 1% del calentamiento.

El plan de secuestro de carbono norteamericano ya está en marcha y demuestra la preocupación de los escépticos en ayudar a remover una de las causas (aunque a consideren insignificante) del calentamiento global. La Australia posee un plan semejante al de los EUA. Para mayores detalles sobre los programas de secuestro de carbono norteamericano y australiano ver las publicaciones "Carbon Sequestration - Technology Roadmap and Program Plan" de marzo de 2003, del U.S. DONE Office of Fossil Energy - National Technology Laboratory y el "Carbon Dioxide - Capture and Storage" del Research Developments & Demonstration inAustralia , 2004.[2]

El aumento de las emisiones de los países en desarrollo

Uno de los factores alegados por los Estados Unidos para la no ratificación del Protocolo de Quioto fue la inexistencia de metas obligatorias de reducción de las emisiones de gas carbónico para los países en desarrollo.

A pesar de no ser obligados a cumplir metas de reducción, tales países ya responden por casi 52% de las emisiones de CO² mundiales y por 73% del aumento de las emisiones en 2004. Según la Agencia de Evaluación Ambiental de Holanda, en 2006, la China, un país en desarrollo, ultrapasó en 8% el volumen de gas carbónico emitido por los EUA, haciéndose el mayor emisor de ese gas en el mundo, emitiendo, sola, casi un cuarto del total mundial, más del que toda la UE.

Uno de los motivos de esa escalada de las emisiones chinas es a quema del carbón mineral, que responde por cerca de 68,4% de la producción de energía en la China. Según informe de la AIE, 40,5% de las emisiones mundiales del CO² son provenientes de la quema de ese mineral, siendo este considerado el mayor contribuidor para el calentamiento global.

El consumo de carbón mineral en 2006 en la China saltó 8,7%, casi el doble del aumento mundial; paralelamente, el consumo de energía eléctrica tuvo una elevación del 8,4% en ese país, y su PIB aumentó 10,7%. Luego, el crecimiento vertiginoso de la economía china genera presión por el aumento de la producción de energía, que debe acompañar rápidamente la creciente demanda, ya que apagões parciales volcaron rutina en algunas ciudades chinas, tamaño el consumo de electricidad. Ese país se hará hasta 2010 el mayor consumidor de energía del mundo. Para suprir la demanda hay, actualmente, cerca de 560 fábricas termoelétricas en construcción en el territorio chino.

En 2007, casi dos nuevas termoelétricas eran inauguradas por semana, entonces, la tendencia es un crecimiento continuado del consumo de carbón mineral, así como de las emisiones de CO² en la China , algo también verificado en la India. Esos dos países juntos responderán por 45% del aumento mundial de la demanda por energía hasta 2030. Tal aumento puede significar una elevación en 57% de la emisiones mundiales de gas carbónico en el mismo periodo. Así, las actuales 27 bilhões de toneladas de CO² lanzadas anualmente en la atmósfera pasarían para 42 bilhões en 2030.

Frente al rápido crecimiento económico de economías emergentes, cuya matriz energética es extremadamente dependiente de la quema de combustibles fósiles, en especial del carbón mineral, el aumento en las emisiones de gas carbónico parece inevitable para las próximas décadas, frustrando posiblemente las pretensiones del Protocolo de Quioto.

Tras 2012

El protocolo de Quioto expíra en 2012, y ya hay el compromiso de la ONU y de algunos gobiernos para el delineamento de un nuevo acuerdo o lo que es más probable de una enmienda en el Protocolo de Quioto, que establecería nuevas metas a ser cumplidas después de 2012 . Las discusiones comenzaron en 16 de Febrero de 2007 en Washington, los jefes de estado del Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Rusia, Reino Unido, Estados Unidos, Brasil, China, India, México y Sudáfrica concordaron en principio sobre lo esbozo de un sucesor para el Protocolo de Quioto. Ellos discutieron, en especial, la creación de un límite máximo para el comercio de los créditos de carbono, así como la aplicación de metas de reducción de las emisiones de CO2 a los países en desarrollo, y se propusieron la delinear tal esbozo hasta el término de 2009.

En 7 de Junio de 2007, los líderes en la 33ª reunión de la G8, afirmaron que las naciones de la G8 visan reducir, por lo menos, para mitad las emisiones globales de CO2 hasta 2050. Los detalles que posibilitarían cumplir tal meta de reducción serían negociados por los ministros del medio ambiente de los países de la G8 dentro de la Convención de las Naciones Unidas sobre las Alteraciones Climáticas (UNFCCC), en un proceso que podría también incluir las grandes economías emergentes.

Una ronda de conversaciones sobre las alteraciones climáticas, bajo los auspícios de la Convención de las Naciones Unidas sobre las Alteraciones Climáticas (UNFCCC) (Viena, encuentro sobre cambios climáticos, 2007), fue celebrada en 31 agosto 2007 con el acuerdo sobre los principales elementos para una eficaz respuesta internacional a la alteraciones climáticas, el Mapa del Camino (guión de negociaciones que nortearam tal convención), no proponía un nuevo protocolo para sustituir lo de Quioto, ya que el mismo exigiría una nueva ronda de ratificaciones que podría perdurar por años como fue el caso del Protocolo de Quioto (que sólo entró en vigor después de ser ratificado por una cantidad de países que perfaziam 55% de las emisiones mundiales de CO2, habiendo transcurrido de la apertura para a la adhesiones hasta su entrada en vigor más de siete años), pero sí un segundo periodo de vigoração del protocolo, con nuevas metas a ser definidas.

Una característica llave de las conversaciones fue un informe de las Naciones Unidas que mostró como la eficiencia energética podría traer significativas reducciones en las emisiones de bajo coste.

Las conversaciones tenían por objetivo definir el escenario para una gran reunión internacional que se realizó en Nusa Dua, Balé, Indonesia, en 3 de Diciembre de 2007.

La Conferencia de 2008 fue realizada en diciembre, en Poznan, Polonia. Uno de los principales tópicos sobre esta reunión fue la discusión de una posible implementación del "desmatamento evitado", también conocido como reducción de las emisiones de desmatamento y degradación forestal (REDD), lo que tange la adopción de un sistema de créditos de carbono concedidos a la proyectos que eviten el desflorestamento, ya que el "desmatamento evitado" es supuesto servir como medida de reducción de las emisiones de CO2 (como sumidor de carbono), aunque las florestas son importantes fuentes de absorção de gas carbónico y que el desmatamento por medio de quemadas es el principal factor de emisiones en algunos países en desarrollo.

La Conferencia de 2009 fue acogida en Copenhague durando de 7 a 18 de diciembre, y después de grandes divergencias entre los países ricos y el grupo de los países en desarrollo acerca de temas como metas de reducción de emisión de gases del efecto estufa y contribución para un posible "fondo climático", terminó sin que se alcanzara un acuerdo definitivo, que será discutido en la próxima conferencia de la ONU sobre cambios climáticos, la COP 16, a ser realizada en México en diciembre de 2010 .[3] El día 24 de octubre de 2009 , celebrado como Día Internacional de la Acción Climática, miles de personas en 180 países, se manifestaron por la disminución de los niveles de CO2 en la atmósfera. Estas manifestaciones fueron convocadas por una ONG llamada 350.org, que advoga que los niveles de CO2 deben bajar de los valores de 385-389, existentes en esa altura, para un valor seguro de 350 ppm. Para ese efecto, grupos de personas se sentaron en el suelo, en ciudades, campos de nieve y en el fondo del océano, junto a la gran Barrera de Coral, formando los algarismos 350.[4][5]

Referencias

Bibliografia

Ver también

Conexiones externas