Visita Encydia-Wikilingue.con

Problemas sociales del Brasil

problemas sociales del brasil - Wikilingue - Encydia

Los problemas sociales del Brasil pueden ser comprendidos con el auxílio e interpretación de indicadores sociales. Hube una evolución positiva de estos indicadores en la última década, especialmente en relación al aumento de la expectativa de vida, caída de la mortalidad infantil, acceso a saneamento básico, recolecta de basura y disminución de la tasa de analfabetismo. A pesar de la mejora de esos índices, hay nítidas diferencias regionales, especialmente en relación al nivel de renta. [1]

Tabla de contenido

Concentración de renta

En São Paulo, así como en otras ciudades brasileñas, las diferencias entre ricos y pobres conviven codo con codo, como en el distrito de Vila Andrade, prójimo al Morumbi.

En la última década de 70, el economista Edmar Bacha citó el Brasil como un país con características de una Belíndia, o sea, una mezcla de Bélgica e India. Sin embargo, un informe divulgado en 2008 y basado en el IDH apunta el país con características de Islíndia , con una minoría con patrón de vida aún mejor que lo de la Bélgica y superior a de los 20% más ricos de la Islandia, el país con mayor IDH en el mundo.[2]

Ese informe menciona también que, en el Brasil, los 20% más ricos viven en situación mejor que la rebanada más rica de países como Suecia, Alemania, Canadá y Francia .[2]

Según datos de la Fundación Getúlio Vargas, en junio de 2006 la tasa de miseria basada en renta de trabajo era del 18,57% de la población, con caída del 19,8% nos 4 años anteriores.[3] La tasa de miseria es parcialmente atribuida a la desigualdad económica del país, que, en consonancia con el Coeficiente de Gini, es una de las mayores del mundo.

Entre 1950 y 1990, la división regional de renta quedó prácticamente inalterada, con algún crecimiento de la participación de las regiones Centro-Oeste y Norte debido a expansión de la frontera agrícola. En 1990, la región Sudeste, con 42% de la población brasileña, respondía por casi 60% de la renta del país, mientras que el Nordeste, con 30% de la población, poseía 15% de la renta.[1]

Los 10% más ricos (R$ 4.424 mensuales o más) concentran 43% de la riqueza, mientras que los 50% más pobres poseen sólo 18%.[4]

Cerca de 25% de la población brasileña gana menos de US$ 75 por mes y la generación de empleos formales es incipiente. El Brasil detiene el puesto de más pequeña cobertura de seguro-desempleo entre las economías de la G-20.[5]

La desigualdad social cayó entre 2001 y 2007, pero sufrió una ligera alta en 2008, aunque la tasa de la población considerada como pobre haya caído del 30% en 2007 para 25,8% en 2008.[5]

El Brasil es considerado el país menos desigual de la América Latina, aunque las capitales Goiânia, Fortaleza, Bello Horizonte, Brasilia y Curitiba estén entre las ciudades más desiguales del mundo entre 141 ciudades de países en desarrollo y ex-comunistas, según apunta informe de la ONU divulgado en 2010.[6][7]

En comparación con el resto del mundo, la división personal de renta del Brasil es más discrepante que en otros países de bajo desarrollo económico. Hasta la última década de 90, algunos países como Etiopía y Uganda tenían distribución de renta muy mejor que la brasileña. En el periodo, los más ricos tuvieron aumento de la renta real y los más pobres también tuvieron aumento de renta, aunque el abismo entre las clases sociales haya quedado aún mayor.[1]

La renta discrepante también es perceptível en la forma de acceso a la oferta de alimentos. Según Investigación de Presupuestos Familiares (POF) 2008-2009 a partir de una amostragem formada por 60 mil domicilios urbanos y rurales, 35,5% de las familias brasileñas no tienen la cantidad mensual suficiente de alimentos, aún en un contexto de una agropecuária eficiente y competitiva y un coste de alimentación considerado bajo para los patrones mundiales[8][9]. Ese mismo indicador muestra la desigualdad entre las regiones brasileñas: en el Norte, esa parcela equivale a 51,5% de las familias; en el Nordeste, a 49,8%; en el Centro-Oeste, 32%; en el Sudeste, 29,4%; y en el Sur, 22,9%.[8][9]

La pobreza es también común en todas las grandes ciudades del país en la forma de subúrbios y favelas, comunidades miserables de las ciudades grandes.

Causas

Motivos históricos son apuntados como responsables por las diferencias regionales, como falta de políticas públicas para la inclusión social de la masa poblacional venida abruptamente del proceso escravista, el proceso de industrialização de cunho concentrador, la división de tierras en latifúndios y vuelta para una minoría, las bajas tasas de absorção y remuneração de la mano de obra y crisis económicas acompañadas de largos periodos inflacionarios más sentidas por las clases menos favorecidas.[1]

Algunas regiones no consiguen avanzar en el transcurso del aislamiento geográfico y de la ineficiência del poder público para atender varias demandas, como desarrollar la infraestutura básica, atraer inversiones y generar empleos. Algunos municipios no consiguen organizarse localmente.[10]

Otras condiciones climáticas, así como del suelo, son elementos dificultadores al progreso en algunas regiones.[10]

La región con mayor concentración de pobreza es el Nordeste, que posee áreas con altos índices de miseria y desnutrição , debido a una estructura socioeconômica frágil y marcada por la desigualdad social, ocasionalmente agravada por las sequías periódicas de la región e inexistencia de ríos, que impiden el desarrollo de la agricultura.[10]

En algunos municipios las inversiones no fueron acompañados por inversiones en municipios próximos, causando inchaço poblacional y violencia. En Brasilia, que tiene el segundo mayor PIB per cápita del Brasil[11], el plan de desarrollo de la capital del país no contempló las ciudades del entorno[10] y resultó en la explosión de la violencia en ciudades como Luziânia, donde, cada mil jóvenes de 12 a 18 años, 5,4 mueren asesinados - el mayor Índice de Homicidios en la Adolescência de la Región Centro-Oeste.[12]

Trabajo infantil y analfabetismo

En relación al trabajo infantil, 151 mil nuevos casos fueron relatados en 2006, lo que implica un retroceso en relación a los años anteriores.[13]

El combate al trabajo infantil tiene relación directa con las inversiones en educación, relación reconocida y a partir de la cual los dos últimos gobiernos presidenciales realizaron alguna movilización, aunque el analfabetismo funcional sea uno de los problemas crónicos de la educación brasileña y las inversiones de todos los gobiernos hayan sido acompañados de poco progreso. Un estudio de la OCDE de 2007 que mide el aprendizado en ciencias comparó la calidad de la educación en 57 países y mostró que el desempeño medio de los estudiantes brasileños de 15 años es suficiente sólo para dejar el país en la 52ª posición[14]. El mismo estudio mostró el país en la 53ª posición en matemática (entre 57 países) y en la 48ª en lectura (entre 56)[15]. Aún regiones económicamente ricas presentan problemas, como el Estado de São Paulo, que no consiguió ultrapasar incluso la media nacional en ninguna de las tres áreas evaluadas - ciencias, lectura y matemática.[16]

Según datos del PNAD en 2008, la tasa de analfabetismo en el país es del 10% entre la población con más de 15 años. El índice cae para 4% entre los menores de 15 años.[17]

Condiciones de trabajo

Según estudio del economista Marcelo Pasión, de la Universidad Federal del Río de Janeiro a partir del doy de alta de beneficiados pelo Bolsa Familia, las condiciones de trabajo, especialmente de negros y pardos, pueden ser consideradas formas contemporáneas de esclavitud.[18]

El estudio divulgado en 2010 apunta detalles como jornada exaustiva de trabajo, deudas permanentes con el empregador - que impiden el empleado de dejar el puesto, riesgos de muerte por insalubridade y falta de derechos laborales.[18]

Según amostragem del estudio, 73% de los trabajos en esas condiciones son negros y pardos.[18]

En 2008, poco más de un tercio (34,9%) de los empleados en el Brasil tenía bolsa firmada.[4]

Hay una estimativa de 25 mil brasileños sujetos la condiciones degradantes o al trabajo esclavo en el Brasil, en actuación en plantaciones de caña-de-azúcar , soja, algodão, cereales, además de unidades productivas de carbón vegetal y pecuária [19].

El Ministerio del Trabajo realizó entre 2005 y 2008, acciones fiscalizadoras en canavais después de denuncias de que algunos trabajadores llegaron a morir por sospecha de exceso de esfuerzo en los canaviais paulistas. En algunas acciones deflagradas fueron constatados pagos irregulares y ausencia de condiciones mínimas de trabajo, como falta de EPI , agua y "barracas sanitarias".[20]

Hay predominância de emisión de trabajadores sujetos la condiciones degradantes de trabajo de los estados del Maranhão y Piauí , mientras los estados del Pará y Mato Grueso reciben la mayor parte de esos trabajadores en un formato de "esclavitud por deuda" comandado por redes criminales.[19]

La industria textil de la Región Metropolitana de São Paulo está envuelta en el trabajo forzado y recibe hombres, mujeres y niños de países como Bolivia, Paraguay y China .[19]

Prostitución

El informe de 2010 del Departamento de Estado de los Estados Unidos cita el Brasil como "fuente de hombres, mujeres, niños y niñas para prostitución forzada en el país y en el exterior". El levantamiento incluye el trabajo forzado relacionado al tráfico de mujeres hecho por organizaciones criminales de Goiás de donde parten niñas y mujeres para países como España, Italia, Reino Unido, Portugal, Suiza, Francia, Estados Unidos y Japón . También hay indicios de formación de redes de prostitución forzada en países vecinos como Suriname, Guiana Francesa, Venezuela y Paraguay . [19]

En España y Rusia organizaciones criminales están montadas para el tráfico sexual forzado de brasileñas.[19]

El turismo sexual de niños en el Brasil es alimentado por turistas norteamericanos y europeos .[19]

Infraestrutura

La falta de infraestrutura básica y de inversiones dificultan decisivamente la organización económica y social.[10]

En la divisa de los estados del Ceará y Piauí , disputada por los dos Estados, los habitantes fueron completamente abandonados por el poder público. Los municipios son aislados y no poseen elementos estructurales básicos como energía eléctrica, agua encanada y sistema de agoto. No hay actividad económica significativa, sólo las de subsistência.[10]

En el estado de Amazonas , la distancia de algunas localidades en relación la grandes ciudades hizo de la frontera del Amazonas con el Pavo y Colombia una región suscetível y permeada por el tráfico de drogas, guerrilla e inmigración ilegal.[10]

Saneamento básico

Según datos relativos a 2008, cerca de 100 millones de brasileños no tienen acceso a saneamento básico.[21]

El Brasil posee 12% del potencial hídrico del planeta, pero varias regiones con abundancia de agua ya sufren con la escasez de agua, como la Región Metropolitana de São Paulo, visto que solamente en la capital paulista 100 mil nuevas conexiones de agua son hechas anualmente, 48% del agua de la ciudad precisa ser importada y 3,5 bilhões de litros de agua son desviados irregularmente en los llamados "gatos"[22][23]. Menos de la mitad de las casas brasileñas ha recolecta de esgotos, siendo 21% aprovisionadas por fossas sépticas. Sólo 20% del agoto recolectado recibe algún tipo de tratamiento y la mayor parte es lanzado en los sistemas hídricos, lo que aumenta la exposición de la población la enfermedades.[24]

En Brasnorte, estado del Mato Grueso y la casi 600 kilómetros de Cuiabá , no hay red de agoto, lo que obliga la apertura de fossas en los patios de las residencias.[10]

La aplicación de recursos por medio del gobierno federal para extensión del suministro es limitada por la sintonia con las Cámaras Municipales, pues solamente cerca de un centenar municipios entre los más de 5,5 mil del País, disponen de planes aprobados.[25]

Mortalidad infantil

La tasa de mortalidad infantil es de 19 por mil nacidos vivos, mayor que las verificadas en países como Argentina (14/1.000) y Costa Rica (11/1.000) que poseen PIB per cápita similares.[26]

El IBGE detectó en 2009 una caída del 30% en la mortalidad infantil en relación a la última década, pasando del 33,24% en 1998 para 23,3% en 2008, aunque la realidad esté menos mal distante de los índices presentados por países como Japón, Suecia y Noruega .[27]

La muerte de niños por diarreia, considerada durante mucho tiempo la segunda causa de la mortalidad infantil, tuvo una del 93,9% entre 1980 y 2005, y pasó a ser cuarta causa de la mortalidad. A pesar de las reducciones, el país aún tiene muertes significativas por causas como poliomielite, sarampo, desnutrição, anemias nutricionales, infecciones respiratorias agudas (como neumonía) y afecções perinatais.[28]

Expectativa de vida

Las áreas en azul tienen una alta incidência proporcional de homicidios.
(Clic para ampliar).

La expectativa de vida del brasileño ha aumentado en las últimas décadas. Según datos de 2009 del IBGE, la esperanza de vida de los brasileños es de 72 años y 10 meses, índice distante aún de países como Japón, Suiza, Islandia, Australia, Francia e Italia, donde la vida media es superior a 81 años.[27]

El acceso a la atención médica repercute en la expectativa de vida, motivo que también muestra diferencias de ese indicador en los datos regionales. La región Sudeste, que, en 2010 concentra 42% de la población del país, concentra 55% de los médicos del País, lo que también da una media de 439 habitantes por profesional, siendo mil personas por médico la recomendación de la OMS. Ya la región Norte tiene 1.130 habitantes por cada profesional. La cantidad de médicos en el Brasil, según levantamiento hecho por el Consejo Federal de Medicina, muestra que no hay problemas en relación a la oferta en actividad de esos profesionales y, sí, una desigualdad en la distribución.[29]

Los homicidios son la causa del 45% de las muertes de jóvenes de 12 a 18 años, según el Índice de Homicidios en la Adolescência (IHA), un estudio hecho por el Programa de Reducción de la Violencia Letal (PRVL) con datos de 2006 del Ministerio de la Salud. Ese número es contestado, ya que muchas muertes no son comunicadas.[30]

El Mapa de la Violencia: Los Jóvenes de la América Latina en lo que respecta a 2008 mostró que el Brasil tiene la quinta mayor tasa de homicidios de jóvenes de 15 a 24 años, entre 83 países.[30]

Ver también

Portal La Wikipédia posee lo
Portal del Brasil

Referencias

  1. a b c d Vasconcellos, Marco Antonio Sandoval de; Gremaud, Amaury Patrick; Toneto Júnior, Rudinei Toledo. Economía Brasileña Contemporánea. 3la edición. São Paulo: Atlas, 1999. p.66-81
  2. a b Hoja de S.Paulo. (19 de diciembre de 2008). Desigualdad hace Brasil tener índice de "Islíndia"
  3. Fundación Getúlio Vargas. (23 de agosto de 2006). Miseria en caída, acceso en 30 de mayo de 2010
  4. a b Gois, Antônio. Desigualdad cae; renta y empleo avanzan. Hoja de S.Paulo, Cuaderno Dinero
  5. a b Chad, Jamil. (19 de abril de 2010). Uno en cada cuatro brasileños gana menos de US$ 75 al mes, dice OIT - El Estado de S.Paulo, acceso en 19 de abril de 2010
  6. Antunes, Claudia. (20 de marzo de 2010). País tiene 5 capitales entre las 20 ciudades más desiguales. Hoja de S.Paulo, acceso en 20 de marzo de 2010
  7. . Lauriano, Carolina. (19 de marzo de 2010). Cuatro capitales brasileñas están entre las más desiguales del mundo, dice ONU. G1, acceso en 19 de marzo de 2010
  8. a b Instituto Brasileño de Geografía y Estadística. (23 de junio de 2010). POF 2008/09 muestra desigualdades y transformaciones en el presupuesto de las familias brasileñas, acceso en 28 de junio de 2010
  9. a b El Estado de S.Paulo. (27 de junio de 2010). Pobreza sin misterio, acceso en 28 de junio de 2010
  10. a b c d y f g h Godoy, Denise. (30 de mayo de 2010). El Brasil que no crece. Hoja de S.Paulo.
  11. IBGE. (16 de diciembre de 2009). Administración pública es responsable por más de un tercio de la economía en casi 34% de los municipios brasileños, acceso en 30 de mayo de 2010
  12. Neri, Márcia. (12 de abril de 2010). Crimen en Luziânia - Vecinos del albañil quedaron chocados con la revelación de que él habría matado los seis jóvenes. Correo Braziliense, acceso en 30 de mayo de 2010
  13. Agencia Brasil/La Tarde. (16 de marzo de 2007). Informe apunta 151 mil nuevos casos de trabajo infantil un año, acceso en 16 de marzo de 2007
  14. Gois, Antonio; Pinho, Angela. (30 de noviembre de 2007).Alumnos brasileños quedan entre los últimos en ciencias. Hoja de S.Paulo
  15. Gois, Antonio; Pinho, Angela. (5 de diciembre de 2007). Brasil es reprobado, de nuevo, en matemática y lectura. Hoja de S.Paulo
  16. Scolese, Eduardo.(5 de diciembre de 2007). Abajo de la media, São Paulo pierde de Rondônia y Sergipe. Hoja de S.Paulo
  17. Agencia Brasil. Analfabetismo será erradicado en este década, dice Haddad, 16 de abril de 2010
  18. a b c Gois, Antônio. (13 de mayo de 2010). Negros aún son víctimas de esclavitud. Hoja de São Paulo
  19. a b c d y f U.S. Departmet of State. (14 de junio de 2010). Trafic in Persons 2010 Country Narratives, acceso en 15 de junio de 2010
  20. Coisi, Juliana. (15 de marzo de 2008). Fiscalização apunta trabajo precario en lavouras de caña. Hoja de S.Paulo
  21. Odebrechet, Emilio. (24 de mayo de 2009). El desafío del saneamento. Hoja de S.Paulo
  22. Ninni, Karina. (22 de marzo de 2010). São Paulo tiene 100 mil nuevas conexiones de agua por año - El Estado de S.Paulo, acceso en 8 de abril de 2010
  23. El Estado de S.Paulo. (2 de marzo de 2010). 'Gatos' dan perjuicio de R$ 18,5 millones, dice Sabesp. El Estado de S.Paulo, acceso en 8 de abril de 2010
  24. El Estado de S.Paulo. (28 de marzo de 2010). Poca agua y mucha polución, acceso en 8 de abril de 2010
  25. El Estado de S.Paulo. (26 de junio de 2010). Saneamento y elección, acceso en 26 de junio de 2010
  26. Ferraz, Otavio Luiz Moto. (9 de octubre de 2008). Salud, pobreza y desigualdad. Hoja de S.Paulo, acceso en 21 de marzo de 2010
  27. a b Reuters/El Estado de S.Paulo. (1 de diciembre de 2009). Esperanza de vida del brasileño se aproxima de los 73 años, acceso en 8 de abril de 2010
  28. El Estado de S.Paulo. (19 de noviembre de 2009). Muertes de niños por diarreia caen 93,9% en 25 años, acceso en 8 de abril de 2010
  29. Formenti, Lígia (8 de abril de 2010). Número de médicos en actividad en el Brasil crece 27% en 9 años. Cuaderno Vida. Periódico El Estado de S.Paulo
  30. a b Araujo, Tarso. (17 de agosto de 2009). Una generación en la asesta. Hoja de S.Paulo