Visita Encydia-Wikilingue.con

Presupuesto participativo

presupuesto participativo - Wikilingue - Encydia

Un centro de salud siendo implantado con auxílio del presupuesto participativo, en Bello Horizonte.

Presupuesto Participativo (OP) es un mecanismo gubernamental de democracia participativa que permite a los ciudadanos influenciar o decidir sobre los presupuestos públicos, generalmente el presupuesto de inversiones de ayuntamientos municipales, a través de procesos de participación ciudadana. Esos procesos acostumbran contar con asambleas abiertas y periódicas y etapas de negociación directa con el gobierno. En el Presupuesto Participativo se retira poder de una élite burocrática repassando-el directamente para la sociedad. Con eso la sociedad civil pasa a ocupar espacios que antes le eran "furtados".[1] Muchos ayuntamientos adoptaron la participación popular, como es el caso de Saint-Denis (Francia), Rosário (Argentina), Montevideu (Uruguay), Barcelona (España), Toronto (Canadá), Bruselas (Bélgica), Belén (Pará), Santo André (SP), Aracaju (Sergipe), Blumenau (SC) , Recife (PE), Olinda (PE), Bello Horizonte (MG) y Atibaia (SP).

Con diferentes metodologias en cada municipio en que el OP es ejecutado, sus asambleas acostumbran ser realizadas en sub-regiones municipales, barrios o distritos, en discusiones temáticas y/o territoriales, eligiendo también delegados que representarán un tema o territorio en las negociaciones con el gobierno.

Esos delegados forman un Consejo anual que además de dialogar directamente con los representantes del ayuntamiento sobre la viabilidade de ejecutar las obras aprobadas en las asambleas, también irán a proponer reformas en las reglas de funcionamiento del programa y definirán las prioridades para las inversiones, en consonancia con criterios técnicos de carencia de servicio público en cada área del municipio.

Tabla de contenido

Nacimiento de la idea de presupuesto participativo en el Brasil

Las experiencias de gestión pública en que la participación popular recibió tratamiento privilegiado, especialmente en el que se refiere a los recursos públicos, y por lo tanto a los presupuestos, en el Brasil, comenzaron a desarrollarse a partir de la década de 1970. Las experiencias citadas en la mayoría de las publicaciones e investigaciones sobre el tema como habiendo sido las pioneras son las del Ayuntamiento de Vila Vieja en el Espíritu Santo y a de Lages, en el Estado de Santa Catarina, en que los alcaldes de entonces adoptaron como estrategia de formulação presupuestaria reuniones con la población, en los barrios, para oír directamente de los interesados sus necesidades.

En la década siguiente, de los años 1980, el Brasil ingresó en una era llamada por diversos estudiosos de "participacionista", porque la participación popular pasó a convertirse no sólo en una forma práctica de ejercer la política, pero en una "utopía" o "bandera" política, en sí misma.

Este sentimiento ganó fuerza, a medida que se acentuaba la crisis de la dictadura militar, y en que la población crecientemente se movilizaba en favor de formas más democráticas para el país. Así, correctos movimientos sociales, especialmente conectados a la pastorales sociales de la iglesia católica, defendían la "voz y vez" del pueblo, los políticos considerados "progresistas" defendían la descentralização política, para "aproximar las decisiones del pueblo", y cuando asumían los gobiernos, buscaban favorecer formas descentralizadas de gobierno. La campaña "Directas Ya", clamando por el derecho de la población elegir el Presidente de la República, expresaba fundamentalmente el sentimiento de la población de querer estar presente en la escena política.

Con la posesión del presidente José Sarney, en 1985, primer presidente civil, después del Golpe Militar de 1964, hube la convocatoria de la "Constituyente", que, constituida después de las elecciones de 1986, incorporó a su regimento interno diversos mecanismos participativos para acoger las demandas de los ciudadanos y llevarlas a la consideración de los diputados constituyentes. El sentimiento "participacionista" era suficientemente fuerte para movilizar la constitución de un "Plenario Pro-Participación Popular en la Constituyente" además de recoger abajo-firmados de más de 12 millones de personas la propuestas presentadas a los constituyentes para incorporación a la Constitución Federal, cuya conclusión se dio en 5 de octubre de 1988. La Constitución de 1988 incorporó el derecho al ejercicio directo de la ciudadanía como uno de los pressupostos del Estado Brasileño, razón por la cual, son crecientes las innovaciones institucionales y legales con miras a ampliar el alcance de la participación popular en las políticas públicas.

El presupuesto participativo en el Brasil

En este contexto, varias experiencias de gestión participativa de planificación y ejecución del presupuesto público, fueron siendo probadas, en varias ciudades, como Diadema (São Paulo) o Vila Vieja (Espíritu Santo). En ambos casos, fueron constituidos órganos con la presencia de habitantes para discutir el uso del presupuesto municipal. Normalmente, se valoraban las asociaciones de habitantes como órganos legítimos de representación de los habitantes, y de este modo, tales asociaciones eran invitadas a integrar tales órganos consultivos en que los ayuntamientos tomaban conocimiento de las necesidades y demandas de la población.

La experiencia de presupuesto participativo surgió en la ciudad de Porto Alegre, capital del estado del Río Grande del Sur, en la gestión de Olívio Dutra, del Partido de los Trabajadores (PT), en 1989, como resultado de la presión de movimientos populares por participar de las decisiones gubernamentales. Desde 1986, la UAMPA - Unión de las Asociaciones de Habitantes de Porto Alegre, había participado de discusiones para la planificación del presupuesto municipal, aún bajo el liderazgo del alcalde Alceu Collares, del PDT. Sin embargo, la diferencia de estos procesos en relación al Presupuesto Participativo, que se implantó con la gestión del Partido de los Trabajadores, es que fue creada una metodologia por medio de cuál, cada ciudadano que se hiciera presente en la "Plenarias Regionales" podía votar sobre cuáles los tipos de necesidades el gobierno municipal debería atender. Esta metodologia, en su totalização de los votos, consideraba la localización del voto, atribuyendo pesos mayores a la regiones de la ciudad, en función de la carencia de la prestación de los servicios públicos, de entre otros criterios.

Tras considerados los votos por áreas de inversión y aplicadas las fórmulas de ponderación de los votos, en función de los criterios aprobados anteriormente, entonces, se elegían delegados, por plenarias, para componer el Consejo del Presupuesto Participativo (COP), donde se especificaban las obras que podrían hacer viáveis la atención de las destinações porcentuales de los recursos por áreas de la política pública (educación, salud, transporte público, saneamento, vivienda, etc.) y por regiones de la ciudad.

Esta plantilla de gestión, que existe hace 17 años en Porto Alegre,[2] ganó reconocimiento de la población, siendo atribuido a él parte de la responsabilidad por la permanencia del PT al frente del ayuntamiento de Porto Alegre durante dieciséis años.[3]

El proceso de construcción del Presupuesto Participativo y de los Consejos Municipales, con la efectiva y creciente participación de la comunidad, se transformó en el elemento más fuerte, más rico y más importante de la Administración Popular en Porto Alegre.[4]

La actual gestión, bajo el liderazgo del Partido Popular Socialista, mantiene el funcionamiento del OP, con alteraciones en su formato.

En 1996 la Conferencia de Istambul, Habitat II de la ONU, o Cúpula de las Ciudades, reconoció el Presupuesto Participativo como "Práctica Bien Sucedida de Gestión Local". El Presupuesto Participativo de Porto Alegre se hizo una referencia para el mundo. La ONU considera la experiencia como una de las 40 mejores prácticas de gestión pública urbana en el mundo. El Banco Mundial reconoce el proceso de participación popular de Porto Alegre como ejemplo bien-sucedido de acción conjunta entre Gobierno y sociedad civil. Representantes de ayuntamientos brasileños y extranjeras y estudiosos del mundo entero, vienen Porto Alegre con el objetivo de conocer su OP.[5]

Otras experiencias

Debido a la longevidad y a la importancia adquirida por sus resultados, el Presupuesto Participativo de Porto Alegre ganó proyección nacional e internacional, generando nuevos paradigmas de la participación ciudadana institucionalizada por gobiernos municipales.

En el Brasil, según investigación del Fórum Nacional de Participación Popular [1], entre 2001 y 2004, 140 municipios brasileños habían iniciado experiencias de Presupuesto Participativo. En países de la Europa, se calcula que ese número pasara de 50 municipios, el año de 2005 From Porto Alegre te lo Europe: Potentials and Limitations of Participatory Budgeting.

Otras ciudades latino-americanas, como Montevideu, Caracas o Buenos Aires, o aún países como el Pavo, ha constituido sus formas de Presupuesto Participativo, adaptándolas.

El ayuntamiento de Bello Horizonte innovó, al adoptar el Presupuesto Participativo Digital, votación electrónica donde cualquier ciudadano puede opinar y votar en las obras de su preferencia a través de la internet. Durante la gestión de Marta Suplicy (PT), entre los años de 2001 y 2004, el Ayuntamiento de São Paulo, adoptó el OP, con otras innovaciones: el "Presupuesto Participativo Niño",[6] sistema diferenciado de participación en todas las escuelas públicas municipales para demandas de inversiones en escuelas y barrios, implementado el último año; la facilidad para representación de delegados para nueve colectivos sociales considerados vulnerables (mujeres, negros, indígenas, personas sin vivienda, GLBT, personas con deficiencias, jóvenes, ancianos, niños y adolescentes); y cursos de formación para delegados, consejeros y técnicos del ayuntamiento.

José Sierra declaró en una sabatina en el Diario de S. Paulo , durante su campaña al ayuntamiento, que: "El Presupuesto Participativo es puro marketing" y que "Mi presupuesto participativo va a ser de verdad, no la demagogia que es hoy". No obstante, con la derrota electoral del PT, en las elecciones siguientes, y la posesión del Alcalde José Sierra, el OP fue simplemente descontinuado en la ciudad de São Paulo.[7]

El presupuesto participativo permite a la población discutir presupuesto y políticas públicas. Su objetivo es asegurar participación directa en la definición de las prioridades para las inversiones públicas. Con eso, la decisión sobre los recursos municipales queda compartida entre los poderes Ejecutivo y Legislativo y la población.

En el Estado de São Paulo

Entre 1997 y 2000 había, en el Estado de São Paulo, 23 municipios con Presupuesto Participativo, de los cuales nueve eran administrados por el PT, siete por el PSDB, y los demás por los otros partidos políticos. De entre los principales municipios que adoptaron el Presupuesto Participativo, se puede citar Americana, Bernardino de Campos, Caçapava, Catanduva, Franca, Guarulhos, Itapecerica de la Sierra, Jaboticabal, Mauá. Mogi-Mirim,Bauru, Santo André, Son Carlos, y varios otros.[8]

Presupuesto Participativo con la Juventud en Guarulhos

El Presupuesto Participativo de la Juventud en Guarulhos es un espacio que pretende abordar las reflexiones e ideas de las organizaciones en general, experiencias, formas de debates y acciones de transformación social y cultural propuestas por la juventud.

El objetivo es movilizar la joven que estudian o no y que de alguna manera forman parte de movimientos, sean ellos sociales, culturales, académicos, inclusive ONGs, de todos regiones de la ciudad de Guarulhos.

El obejtivo es establecer nuevas prácticas de entre la sociedad,juventud y el Gobierno, además de apoyar el debate sobre las situaciones y necesidades para viabilizar soluciones conjuntas para solucionar las dificultades encontradas de cada región.

El Presupuesto Participativo es una organización en la cual todos los ciudadanos pueden participar directamente en el proceso de toma de decisiones, inclusive la Juventud. Los ciudadanos en una democracia no tienen sólo derechos, tienen el deber de participar en el sistema político que, por su lado, protege sus derechos y sus libertades.

Presupuesto Participativo en Portugal

El presupuesto participativo en Portugal es usado por 12 a 27 autarquías y 4 juntas de clientela, siendo que los OP portugueses son consultivos (i.y., no vinculativos).

Referencias

Bibliografia

Conexiones externas