Visita Encydia-Wikilingue.con

Percutor (lascamento)

percutor (lascamento) - Wikilingue - Encydia

Uso experimental de un percutor

El percutor es el instrumento empleado en las industrias líticas, generalmente pre-históricas, para el lascamento (para la obtención de lascas en senso amplio).

A pesar del uso de la palabra percutor tener una denotação precisa (a de instrumento que bate, que impacta), en el campo de la Pre-Historia y, más concretamente, en el de la tecnología de la piedra tallada, un percutor tiene unas conotações más amplias, dependiendo de la técnica empleada: percutor duro, percutor mole o blando, percutor indireto a través de una pieza intermédia (señalador) y compressor (del cual hay múltiples variantes).

En cualquier caso, un percutor en el talle lítico tiene siempre la misma función, la extracción de piezas de lascado (quiere lascas, cuchillas o lamelas) para la fabricación de herramientas de piedra por medio de una serie de técnicas extremadamente variadas y, a veces, tan sofisticadas, que aún no fueron desveladas.

Tabla de contenido

Tipos de percutor

Al largo del periodo de tiempo que el ser humano fabricó herramientas de piedra tallada (no solamente durante la Pre-Historia ) diferentes técnicas y diferentes clases de percutores fueron emplees. La siguiente es una enumeração básica, pues ciertos procedimientos son tan sofisticados que en ellos intervienen una serie importantes de artefactos especializados en la debitagem.

Percusión directa

Percutor passivo

ES una gran piedra que, bien asentada en el suelo, sirve para diversos fines, siendo lo más obvio el batimento con la pieza la trociscar, obteniendo generalmente grandes lascas. La técnica del percutor passivo es poco conocida porque fue poco experimentada, aunque es conocido que fue usado durante el Paleolítico Inferior para obtener lascas de gran tamaño que, por su vez, serían soportes para ciertos utensílios. Las grandes lascas eran soportes muy apreciados, pues necesitaban poca transformación, con lo que se ahorraba esfuerzo en su manufatura. El problema del percutor passivo es que se manejan piedras de gran tamaño, lo que implica un escaso control sobre el resultado y numerosos golpes fallidos, al menos hasta adquirir la fuerza y la pericia suficientes.

Retoque por percusión directa sobre una bigorna de piedra

Otra forma de emplear el percutor passivo como bigorna es más propia de periodos avanzados (a partir del Paleolítico Superior). Aunque sea basado en el empleo de una piedra sólidamente asentada, el concepto técnico es completamente diferente: se trata de apoyar lascas o cuchillas líticas sobre la bigorna y efectuar un retoque abrupto por repercusión en un lado (dorso) o extremidad (truncatura) obteniendo así retoques cruzados ortogonales (es lo que se llama retoque abrupto).[1] También se pudo experimentar el retoque sobre bigorna de piedra por medio de una fuerte presión, obteniendo así una riba retocado regular y monofacial.

Percutor duro activo

Varios tipos de percutores duros

ES un simple seixo trabajado que es usado como martillo para batir la roca , cogiéndolo directamente con la mano. El percutor duro es y fue el más utilizado al largo del périplo humano, pues aunque otros tipos de percutores sean usados como instrumentos principales para lo talle, los de piedra son instrumentos subsidiários para preparar el terreno (por lo tanto, nunca puede ser utilizado como un argumento cronológico). La percusión dura es la primera a aparecer y la única conocida durante, al menos, dos millones de años (hasta incorporar el percutor mole); fue emplee para la fabricación de utensílios al largo de toda la cadena operativa, hasta la tecnología lítica mejorar. Entonces el percutor duro quedó relegado a la primeras fases de la elaboración de un artefacto: el desbaste inicial, el feitio primario (la creación de preformas , que después serían refinadas con percutor mole o por presión), el ataque de planes de percusión inacessíveis para el percutor mole, la preparación de plataformas de percusión en determinados núcleos, etc.

A pesar de haber testimonios indiretos de su larga persistencia, la arqueología traje a la tona pocos percutores. Entre los más antiguos son los citados por Jean y Nicole Chavaillon tanto en en Gomboré 1B, como en Melka Kunturé y, incluso, Olduvai (capas I e II): Los percutores duros activos se distinguen por su forma oblonga con uno o dos bordos activos con numerosas marcas de choques y, a menudo, pequeños lascamentos, así como algunas fissuras.[2] Estos son reconocidos por las numerosas marcas de golpes que tienen (microestrelas, conos de percusión, fissuras, lascados fortuitos...).

ES posible que en las escavações antiguas y poco sistemáticas pasaran desapercebidos, pero también es dicho que los buenos percutores de piedra eran tan apreciados que el artesano solamente los abandonaba cuando quedaban inútiles.[3] Semenov habla de una casa de campo rica en percutores (lo de Polivanov , Rusia),[4] pero, como el restante de ellos, son casi todos del Neolítico en delante.[5] El tamaño de los percutores duros depende de su función: los mucho grandes para el desbaste, los medianos sirven para la elaboración, los pequeños son herramientas auxiliares para preparar plataformas de percusión, o retocar lascas. Acerca de la forma, pueden ser circules, ovalados, rectangulares.... De hecho, la forma depende mucho del estilo del artesano (al menos en el que se refiere a a los pre-historiadores que experimentan con lo talle del sílex, y que adquieren estilos, posturas y gostos diferentes).

A pesar de los percutores de piedra sean más propios de la extracción de lascas anchas y cortas, usados con mestria pueden conseguir un control muy preciso del trociscado de la roca. De hecho, casos de extracción de cuchillas líticas con percutor duro fueron testificados en el Paleolítico Medio europeo (casi siempre cuchillas Levallois''[6]), pero también en el Superior y en el Epipaleolítico. Correcto que la extracción de cuchillas es más efectiva con otras técnicas, pero hay suficientes indicios para afirmar que también puede ser hecho con percutor duro. Incluso hay casos excepcionales e inauditos de extracción de cuchillas de obsidiana de más de 30 centímetros en México pre-colombiano y en la antigua Etiopía (en ninguno de los casos los entalhadores experimentáis modernos fueron capaces de recrear los métodos, por el cual estos quedan por resolver).[7]

Percutor mole directo

Se trata de un fragmento de chifre de cervídeo o de madera dura que es usado para batir la roca y extraer lascas. Los percutores moles o blandos acostumbran tener unos 30 o 40 cm de largo, y el tamaño idôneo para así-los en la mano. El material del cual son hechos es muy variado, ya al largo de su historia los humanos han cazado muchas especies de cervídeos , pero los entalhadores experimentáis aprecian concretamente los de rena o de caribu (aunque, los de cervo son los más comunes y accesibles).[8] En el caso de la madera, sólo sirven las especies de material especialmente dura: buxo, azevinho, tal vez azinheira, por ejemplo. En cualquier caso, el percutor duro desgasta-si con su uso con relativa rapidez, cada golpe desgasta un poco del percutor; de hecho, aquellos percutores hechos de madera duran poco. Los de chifre duran un poco más, pero al final acaban quebrando por la fatiga del material. La observación revela que el sílex (o cualquiera una que sea la roca tallada) deja pequeñas partículas incrustadas en el percutor, lasquinhas y esquírolas pétreas.

Percutores blandos:
de madera de buxo, de azevinho, de azinheira y de galhadura de cervídeo

En las escavações arqueológicas, los percutores blandos son más raros aunque los duros, pues son orgánicos y, por lo tanto, perecederos. François Bordes y Dénise de Sonneville-Bordes exumaram uno en los estratos solutreanos más recientes de la caverna de Laugerie-Haute (Dordonha). La pieza estaba quebrada en varios fragmentos e incompleta, pero conservaba el extremo funcional, en el que las marcas de los golpes pudieron ser observadas y, al microscópio, eran visibles los pedazos de sílex incrustados. Los análisis petrológicas determinaron adicionalmente que se trataba del mismo tipo de sílex que las piezas talladas extraídas de la misma capa arqueológica.

La contrapartida a esta fragilidade son una serie de ventajas derivadas de la elasticidad y de las propiedades frente a la tensióndeformación de este tipo de percutores. El percutor mole tiene un límite de fluência inferior al de la roca, eso podría hacer pensar que es imposible tallar sílex o quartzito con un pedazo de madera o de chifre; sin embargo, su límite de elasticidad es muy superior, lo que hace que soporte más tensión y que sea la roca que se rompa, en lugar del percutor (esto no ocurre, por otro lado con el hueso; los percutores de hueso acostumbran ser inapropriados para lo talle, de hecho el hueso es más bien una materia prima tallada, así como las rocas).

El profesor Tixier experimentando con percutor mole

Por otro lado, durante la percusión misma, que dura milésimas de segundo, el percutor mole, al ser un elástico lineal no-isótropo, varía su estado tensional y aumenta su energía interna en forma de energía potencial elástica. En el momento en que la roca llega a su límite de elasticidad y quiebra, la energía potencial es liberada y el percutor recobra su forma original. Por otro lado, debido también a su elasticidad, la superficie de contacto entre percutor y roca es mayor, pues este se adapta al plan de percusión. La zona percutida es mayor también, por eso el arranque de la fractura es más difuso que usarse una piedra, por eso el conchoide es también menos acusado. ES un proceso tan rápido que es invisible al ojo humano, pero sus consecuencias fueron aprovechadas hay más de un millón de años. Todo esto se traduce al nivel práctico, del punto de vista del artesano entalhador, en un mayor control sobre lo talle, en unos resultados más fáciles de dirigir, y en una debitagem más precisa y definida; en pocas palabras, lo talle es más eficiente y sus resultados más eficaces (los artefactos tallados con percutor duro tienen un acabado muy más fino del que aquellos en los cuales solamente el percutor duro fue usado).

El Percutor mole aparece durante el Paleolítico Inferior, expresamente en el Acheulense (es muy ostensível en correctos bifaces), hay 700 000 años en la África y hay medio millón en Eurásia. Sin embargo, el percutor mole no desbancou el percutor duro, al contrario, se complementó con él. El habitual es hacer el façonnage (desbaste) o preparación de la pieza con percutor duro, y el acabado con percutor mole, con lo que el más habitual es que los objetos tallados hayan cicatrizes de ambos tipos de percutor. De hecho, la cosa no es tan simple: a menudo las piezas terminadas y utilizadas eran recicladas y afiladas de nuevo, posiblemente con percutor duro, con lo que habría varias fases alternas de percutor duro y mole. Otras veces, en el caso de los núcleos, aunque la extracción de lascas o cuchillas fuera con percutor mole o por presión (vide infra), el percutor duro era necesario para preparar la plataforma de percusión y eliminar salientes que pudieron desbaratar la operación.

Experimentos de lascamento sirven para distinguir, con cierto grado de precisión, las cicatrizes del talle por percusión directa con percutor duro y las del percutor mole comparadas entre sí.[9]

Percusión directa con percutor duro Percusión directa con percutor mole
Genera piezas gruesas, de bordos irregulares y gumes poco agudos (a veces, con restos de córtex - superficie natural de la roca)
Obtenemos piezas más delgadas y regulares, con aristas muy más aguçadas
Visados de perfil, los hilos son sinuosos porque los negativos de los lascados son marcados y bien profundos
El hilo, visto de perfil, es relativamente retilíneo o, cuando menos, torso, pero sin irregularidades marcadas
A veces, las sinuosidades producidas por los contra-concoides más marcados pueden ser rectificadas por un nuevo talle, también con percutor duro; así, la arista de perfil, es ziguezagueante
Los contra-concoides son difusos y poco profundos, lo que no impide que, a menudo, la arista sea perfeicionada con un nuevo talle muy más cuidado que, en la realidad, refuerza el hilo
Las marcas dejadas por las lascas extraídas por medio del talle directa con percutor duro son mayores y menos numerosas
Los lascamentos del percutor mole directo son más largos del que anchos, invasores, poco profundos, a veces de menos de un milímetro de grossura
Las lascas obtenidas por este procedimiento son más anchas que largas, y son más estrechas en la parte proximal que en la distal, con un talão grueso (generalmente, plano o diedro) y un cono de percusión y un conchoide muy marcados. Los nervios que separan unos lascados de otros son fáciles de ver.
ES difícil distinguir los nervios que separan los lascados de la percusión mole debido a que sus bordos son extremadamente finos y se solapam de manera imprecisa. Las lascas tienen ribas tan finas que son traslúcidas. Su talão es lineal o punctiforme y a veces tienen una cornija sobre el conchoide, en lugar de cono de percusión
Tanto se las lascas son subproduto del talle de un utensílio, por ejemplo un biface, cuanto sin son lascas extraídas de un núcleo bifacial, no pueden ser distinguidas, por eso no hay seguridad de tratarse de refugo (a no ser haciendo estudios traçalógicos)
Las lascas del talle o el retoque de utensílios son casi siempre subprodutos característicos (fácilmente identificabais). Las extraídas de núcleos preparados para el percutor mole, por otro lado, son lascas específicas que nunca serían confundidas con refugos del lascamento
Cuando fabricamos bifaces (o piezas bifaciais) por esta técnica, su sección es poligonal, prismática, irregular y assimétrica
La sección de un artefacto bifacial tallado con percutor mole tiende a ser lenticular, con ángulos muy agudos
Los estigmas derivados de la percusión directa con percutor duro activo son imposibles de discernir de los obtenidos con un percutor duro passivo (los experimentos demuestran que es posible fabricar un biface con un percutor passivo)
Los estigmas del talle con percutor mole acostumbran assolapar-se a otros anteriores propios del percutor duro, pues era habitual comenzar una pieza con percutor duro, hasta obtener un borrador o preforma , y terminarla con percutor mole
La pieza tiene una aspecto pesado, tosco, primitivo, aunque tal circunstancia no pueda ser tomada como indicador cronológico o evolutivo, pues hay numerosas circunstancias que pueden haber influenciado
El resultado final es un artefacto elegante, regular, simétrico, bien acabado y de aspecto general más delicado. Estos elementos tampoco pueden ser considerados trazos cronológicos.

El percutor mole directo fue usado al largo del Paleolítico Superior de Eurásia para la obtención de cuchillas y lamelas, mediante una preparación específica. Los entalhadores pre-históricos llegaron a obtener cuchillas de más de medio metro de largura. Aunque los experimentos pudieran recrear los métodos emplees, son aún escasamente conocidos y los resultados están sujetos, a menudo, a accidentes de talle y comportamiento fortuito de la materia.

Percusión indirecta y presión

Demostración de cómo colocar la pieza intermédia

Tanto la percusión con pieza intermédia cuánto lo talle por presión comparten puntos técnicos comunes, entre ellos la dificultad de distinguir las cicatrizes que dejan una y otra. Los núcleos que quedan de ambos son, por otro lado, completamente diferentes. En el caso de la presión ya no podemos hablar de un percutor en el senso estricto de la palabra, pues los compressores, o sea, la herramientas utilizadas, no golpean, únicamente presionan con tanta fuerza que superan el límite de elasticidad de las rocas, rompiéndolas según la plantilla de fractura conchoide. Por esa razón es difícil no relacionar los compressores con los percutores.

Percutor con pieza intermédia (señalador)

Lo talle con pieza intermédia es una técnica especializada a la obtención de cuchillas líticas, es uno de los pasos de un Método de extracción laminar, o sea, que por sí solo no tiene valor, pues necesita una preparación previa del núcleo y continuos gestos de mantenimiento del mismo (hecho esto, el trabajo es similar al de un canteiro con su maça y su punção). Cuando el núcleo está pronto, hay dos formas conocidas de usar el señalador o pieza intermédia:

Se supone que la percusión indirecta con señalador aparece en el Paleolítico Superior, y que convive con la percusión directa. De cualquier modo, las cicatrizes de estas técnicas son imposibles de distinguir, salvo en casos excepcionales. De hecho, es difícil identificar los señaladores de hueso en las escavações, pues sólo tienen marcas características, o sea, diferentes de una percusión con otro propósito. Ejemplos propuestos son lo de la caverna de Fageolet (Dordonha), datado en el Gravetense, los de Villevallier y Armeau (Yonne), ambos neolíticos, y los de Spiennes (Bélgica), de mismo periodo.[10]

Compressor

Retoque experimental por presión con un compressor de chifre de cervídeo

Al contrario de la técnica por percusión indirecta con señalador, lo talle por presión con compressores no sirve sólo para la extracción de productos de lascado (concretamente cuchillas líticas), pero también para retocar utensílios. De hecho, lo talle por presión para obtener cuchillas incluye un amplio repertório de métodos, ni todos ellos conocidos por los investigadores. Todos estos métodos requieren cierto nivel de especialización, como fue demostrado en las experiencias de talle.

Cuchilla de loureiro solutreano

Básicamente hay un método de retoque por presión, llamado retoque subparalelo (por su aspecto morfológico) que fue redescoberto por el arqueólogo y experimentador Donald Y. Crabtree los años 70,[11] y profundizado por este mismo arqueólogo con la colaboración de Butler, Tixier y otros más. También profundizaron otros muchos, pero este tipo de retoque es bien conocido (de hecho, en la América es ya propio de afecionados a la fabricación y venta de réplicas de gran precisión, como recuerdo del patrimonio aborígine de ciertas regiones[12]) y el interés de los investigadores, pre-historiadores experimentáis, pasó a la extracción de cuchillas por presión. Para efectuar esta técnica se tiene que coger la pieza sobre la palma de la mano izquierda con fuerza (poder coger firmemente el artefacto lítico es uno de los problemas más difíciles aprender), el compressor es sustenido con la derecha o haciendo palanca cogiendo la mano izquierda entre el pulgar y el restante de los dedos, presionando con toda la fuerza posible. El compressor puede ser de chifre o de marfim (a veces con un sílex incrustado en la punta[13]), pero en el Calcolítico, que debe ser considerada la edad de oro de este tipo de retoque por las piezas magistrais conseguidas, el compressor podía tener una punta de cubre. Si la técnica se hace bien, los retoques acostumbran ser muy regulares, paralelos y muy planos.

Por su vez, se hay una la Edad de plata del retoque por presión, debe ser el Solutreano, en el Paleolítico Superior (siendo el caso más paradigmático lo de las cuchillas de Loureiro); aunque la técnica fuera conocida de antes, sólo era usada. Después desapareció durante un tiempo y volvió a aparecer en el Neolítico, perdurando durante largo tiempo en piezas foliáceas de diverso tamaño (de la punta de una flecha de piedra a los punhais cerimoniais astecas, pasando por las puntas de la Cultura Clóvis o los cuchillos pre-dinásticos egipcios).

El caso de la obtención de cuchillas por presión es diferente y muy más complicado. Los métodos relacionados a esta técnica pueden ser enumerados:[14]

  • Extracción de cuchillas en la mano con la ayuda de un simple compressor de chifre de cervídeo: si el sílex es de buena calidad se consiguen cuchillas de hasta cuatro cm de largura y 7 mm de ancho, pero la dificultad de coger firmemente el núcleo va creciendo a medida que la explotación avanza y este se hace más pequeña, por eso son frecuentes los accidentes de talle.
  • Extracción de cuchillas con un compressor y con un sistema de fijación del núcleo a la mano (una pieza con un acanalado donde se coloca el núcleo y que puede ser de madera, hueso o chifre). Los resultados no son significativamente mejores, pero sí más homogêneos, evitando la mayor parte de los accidentes de talle
  • Extracción de cuchillas con un sistema de fijación del núcleo a la mano y la ayuda de un bastão-compressor apoyado en la axila: método ya experimentado por Crabtree, permite aumentar la fuerza con que el núcleo es presionado, obteniendo así cuchillas ligeramente mayores y minimizando los accidentes de talle.
  • Extracción de cuchillas cogiendo el núcleo en el suelo por medio de mecanismos fixadores de madera y usando bastões-compressores (muletas) apoyados en el pecho o en el abdômen. La postura del artesano puede ser de pie (aprovechando su peso para presionar) o sentado (menos fuerza, pero más control). Las cuchillas obtenidas llegan a los quince centímetros de largura y, además de eso, son más padronizadas, más homogêneas, y se puede explore muy más el núcleo, hasta su esgotamento total.
  • Extracción de cuchillas cogiendo el núcleo en el suelo por medio de mecanismos fixadores de madera y usando bastões-compressores (muletas) apoyados en el abdômen. la postura del artesano de pie permite aprovechar el peso para presionar; pero el verdadero truco consiste en una rebaixe en el bastão, para que este pueda curvarse, haciéndolo más flexible, o sea, añadiendo al peso del cuerpo la energía potencial del bastão curvado.
  • Extracción de cuchillas cogiendo el núcleo en el suelo por medio de mecanismos fixadores de madera y usando bastões-compressores con palanca apoyados en el abdômen. La postura del artesano es sentada y cogiendo el bastão por el extremo opuesto, acostando fuera de él para encima. Así, la palanca ataca el núcleo con una fuerza superior a los 300 kg. Con este sistema, aún en fase de investigación, se llegaron a obtener cuchillas de más de 25 centímetros.

La extracción de cuchillas por presión tiene la ventaja, sobre la percusión indirecta con señalador, de producir piezas muy más retilíneas, y no curvadas, como ocurría con el otro método.


Retocadores de chifre de cervídeo procedentes de la casa de campo de "Los Cercados", en Mucientes, España

El correcto es que la extracción de cuchillas comenzó, a partir del final del Paleolítico, a ser un método cada vez más complejo y sofisticado en el que los percutores son solamente uno de los instrumentos emplees. A medida que la extracción de cuchillas se aperfeiçoou, fueron añadidos complementos: primero la pieza intermédia o señalador para lo talle indireto, después los seixos abrasivos para preparar plataformas de percusión, de seguida los compressores con cabo, más tarde los sistemas de fijación del núcleo (los primeros servían para los retener en la mano, después en los pies, y por último autónomos, pero cada vez más complejos), estos últimos unidos a la muletas o bastões-compressores (a principio se apoyaban en el hombro, después en el abdômen y por último en el pecho), a las cuales se añade una punta de hueso , chifre o cubre , un mecanismo de palanca y un rebaixe para aumentar su elasticidad y, por lo tanto la energía potencial. Todo esto señala un ofício cada vez más especializado, probablemente focado en el comercio; al menos desde el Calcolítico. A buen seguro hube talleres especializados que aprovisionaban zonas aproximadamente amplias, a partir de la fuente de origen de la materia prima. Un ejemplo de esto último son las longuíssimas cuchillas de sílex de Varna (Bulgaria), que podían alcanzar los 44 centímetros de largura, hechas de un sílex importado y que solamente aparecían en las tumbas más ricas datadas en el Cacolítico (4 000 a.C.-3 500 a.C.).[15]

Caso opuesto es lo de la casa de campo española de "Los Cercados" (municipio de Mucientes ). Allí aparecieron una serie de vestigios de la Edad del Cubre, básicamente pozos recheios de restos arqueológicos. Uno de ellos deparou una serie de utensílios propios de un artesano, especializado en el talle del sílex autóctone: resíduos de talle, productos de desbaste, lascas, utensílios rechazados y sobre todo percutores de piedra y lo que fue denominado como "retocadores de hueso" (este tipo de piezas raramente se preservan, por eso son tan importantes). Aparentemente en esta casa de campo se especializaron en piezas foliáceas, puntas de flecha por ejemplo, y dientes de hoz;[16] o sea, se trataba de una producción regionalizada destinada al uso doméstico.

Percutores metálicos modernos

Lo talle de la piedra, como es sabido, es una de las formas humanas de manifestación artística y emplee tanto en la escultura cuánto en la arquitetura . Por otro lado, lo talle del pederneira, o de otras rocas, a la manera pre-histórica, subsistió para instrumentos agrícolas (hoces, raíles..), piedras de chispa (isqueiros de cebo, armas de fuego de pedernal...) y, incluso fabricantes de gemas semipreciosas de la India y otros países, la diferencia acostumbra ser que son usados percutores con aleaciones metálicas modernas.

"Grimes Graves": la minas de sílex del Neolítico de Brandon, Inglaterra
Debitagem del sílex a la manera pre-histórica con percutor metálico moderno

Referencias

  1. TIXIER, Jacques (1982). "Techniques de débitage : ossons ne plus affirmer" Volumen 2 (Bélgica). Página 21.
  2. CAVAILLON, Jean y Nicole (1981). "Gatlets aménagés nucléus du Paléolitique Inférieur" Mélanges offerts au doyen Lionel Balout réunis par Roubet, Hugot y Souville (Editions ADPF, París). Página 284..
    También señalan la existencia de percutores dormentes (passivos), conforme indicado arriba; de piedras con cúpulas de percusión y de seixos percutidos cuyas cicatrizes son insuficientes para ser considerados auténticos percutores
  3. LEROI-GOURHAN, André y Brézillon, Michel (1972, reimpressão de 1983). "Fouilles de Pincevent, Essai d'analyse ethnographique d'un habitat magdalénien (section 36)" Supplément 07 (CNRS). ISBN 2-222-01479-4.. De hecho, en Pincevent fueron localizados dos percutores, un bien pequeño (132 gramos) y otro bien grande (de 672 gramos), pero dada la cantidad y calidad de industria lítica recogida en esta conocida casa de campo, es considerada una porción muy escasa (página 276).
  4. SEMENOV, Serguei A. (1981, edición original en ruso de 1957), Tecnología prehistórica. Estudio de las herramientas y objetos antiguos la través de las huellas de uso. ISBN ISBN 84-7339-575-1 (página 91)
  5. PIEL-DESRUISSEAUX, Jean-Luc (1986), Outils préhistoriques. Forma. Fabrication. Utilisation.. ISBN ISBN 2-225-80847-3 (pp. 12)
  6. RÉVILLION, Stéphane (1995). "Technologie du débitage laminaire au Paléolithique Moyen en Europe Septentrionale : état de la question" Tome 92 (Numéro 4). ISSN 0249-7638. (pp. 425-441)
  7. INIZAN, Marie-Louise; REDURON, Michel; ROCHE, Hélène y TIXIER, Jacques (1995), Technologie de la pierre taillée. ISBN ISBN 2-903516-04-9 (pp. 75)
  8. El chifre de bovídeo no es tan adecuado, pues tiene un recobrimento externo de queratina y una alma ósea que se separan, sin embargo pueden ser usados como retocadores
  9. BENITO DEL REY, Luis (1982). "Aportación a un estudio tecnomorfológico del bifaz, útil del Paleolítico Inferior y Medio" Volumen 3 (Zamora). Depósito Legal S. 425 - 1980.
  10. PIEL-DESRUISSEAUX, Jean-Luc (1986), Outils préhistoriques. Forma. Fabrication. Utilisation.. ISBN ISBN 2-225-80847-3 (páginas 14-15)
  11. CRABTREE, Donald Y. (1966). "La stone worker's approach te lo analysing and replicating the Lindenmeier Folsom" Volumen 9 (Número 1). Idaho State University.
  12. Stone Flake. Woodlands, por ejemplo.
  13. La casa de campo de Er-Yoh, en Morbihan (Bretanha, Francia) deparou lo que parecía un compressor fabricado con la epífise de un herbívoro con un pedazo de sílex incrustado en un extremo: SEMENOV, Serguei A. (1981, edición original en ruso de 1957), Tecnología prehistórica. Estudio de las herramientas y objetos antiguos la través de las huellas de uso. ISBN ISBN 84-7339-575-1 (página 102 y figura 11-3)
  14. PELEGRIN, Jacques (1988). "Débitage expérimental par pression. "Du plus petit au plus grand"" Notes Monographies Techniques (Número 25). Editions du CNRS, París. (pp. 37-53). Hay, además de eso, varios testimonios de exploradores o colonizadores que, especialmente en tierras americanas, describen técnicas de retoque y, especialmente, extracción de cuchillas por presión, por ejemplo el missionário Juan de Torquemada, en México del siglo XVII; o el pintor G. Catling, que vivió entre los nativos de la América del Norte el siglo XIX
  15. MANOLAKAKIS, Laurence (1996). "Production lithique émergence de la hiérarchie sociale : L'industie lithique de l'Énéolitique en Bulgarie (première moitié du IVy millénaire)" Tomo 93 (Número 1). ISSN 0249-738. (pp. 119-123).
  16. WATTEMBERG GARCÍA, Eloísa (coord.) (1997), Guía de las colecciones del Museo de Valladolid. ISBN ISBN 84-7846-603-7 (página 67)
  17. BENITO DEL REY, Luis y Benito Álvarez, José-Manuel (1994). "La taille actuelle de la pierre a la la manière préhistorique. L'exemple des pierres pour Tribula a la Cantalejo (Segovia - Espagne)" Tome 91 (En un. 3, mayo-junio). ISSN 0249-7638. (página 217 y figura 6)
  18. INIZAN, Marie-Louise; Reduron, Michel; Hélène Roche y Tixier, Jacques (1995), Technologie de la pierre taillée. ISBN ISBN 2-903516-04-9 (página 32)

Ver también