Visita Encydia-Wikilingue.con

Pedagogía tecnicista

pedagogía tecnicista - Wikilingue - Encydia

Esta página precisa ser reciclada en consonancia con el libro de estilo. (desde Febrero de 2008)
Siéntase libre para editarla para que esta pueda alcanzar un nivel de calidad superior.
Esta página o sección fue marcada para revisión, debido a inconsistências y/o datos de fiabilidad duvidosa. Si tiene algún conocimiento sobre el tema, por favor, verifique y mejore la consistencia y el rigor de este artículo. Considere utilizar {{revisión-sobre}} para asociar este artículo con un WikiProjeto.

La Pedagogía liberal tecnicista aparece en los Estados Unidos en la segunda mitad del siglo XX y es introducida en el Brasil entre 1960 y 1970. En esa concepción comportamentalista, el hombre es considerado un producto del medio. ES una consecuencia de las fuerzas existentes en su ambiente. La conciencia del hombre es formada en las relaciones accidentales que él establece con el medio o controlada científicamente a través de la educación, siendo posible prever los resultados de determinadas abordagens en relación al hombre/producto final.


En la tendencia liberal tecnicista la educación escolar organiza, el proceso de adquisición de habilidades y actitudes, conocimientos específicos, útiles y necesarios para que el individuo se integre en la máquina del sistema social global. Sus contenidos de enseñanza (currículo) son las informaciones, principios científicos, leyes etc, establecidos y ordenados en una secuencia lógica y psicológica por especialistas. ES materia de enseñanza sólo lo que es redutivel al conheciemntos que puede ser observado, los conocimientos transcurren de la ciencia objetiva.(LUCKESI,1994,p 60-61)


La educación tutéa, así, en el aperfeiçoamento de la orden social vigente (el sistema capitalista), articulándose directamente con el sistema productivo; para tanto emplea la ciencia del cambio de comportamiento, o sea, la tecnología comportamental. Su interés inmediato es lo de producir individuos "competentes para el mercado de trabajo, transmitiendo, eficientemente, informaciones precisas, objetivas y rápidas" (LIBÂNEO, 1989, p. 290).

La práctica escolar en esa pedagogía tuvo como función especial adequar el sistema educacional con la propuesta económica y política del régimen militar, preparando, de esa forma, mano-de-obra para ser aprovechada por el mercado de trabajo.

En lo que concierne a la enseñanza-aprendizaje del arte y en la tendencia tecnicista, se puede mencionar la escasez de fundamentos teóricos en detrimento del "saber construir" y "saber expresarse". En esa fase, se percibe grande ênfase en el uso de materiales alternativos, conocidos en la mayoría de las escuelas como sucata y basura limpia. El profesor de arte (por ejemplo, entre otras disciplinas vueltas a la áreas humanas) busca socorro para sus dudas en los libros didácticos que están en el mercado para ser consumidos desde el final de los años 70. No se puede olvidar que es en el inicio de esa década que la disciplina de Educación Artística se hace obligatoria, a partir de la Ley de Directrices y Bases 5692/71, que centra la enseñanza del arte en técnicas y habilidades con perjuicios a la expresión y sensibilidad. La fragmentación en la enseñanza del arte se da en virtud del carácter tecnicista de esta ley.

Los profesores de Dibujo, Música, Trabajos Manuales, Esquina Coral y Artes Aplicados, que venían tuteando según los conocimientos específicos de sus lenguajes, vuelcan esos saberes repentinamente transformados en "meras actividades artísticas". Desde su implantación, se observa que la Educación Artística es tratada de modo indefinido, lo que queda patente en la redacción de uno de los documentos explicativos de la Ley, o sea, el Parecer nº 540/77: "no es una materia, pero una área bastante generosa y sin contornos fijos, flotando al sabor de las tendencias y de los intereses" (FUSARI y FERRAZ, 1992, p. 37-38).

Hasta ese periodo, las propuestas de arte-educación eran iniciativas aisladas y desarrolladas por artistas comprometidos con la función de educadores. A partir de la Ley nº 5692/71, sólo las personas habilitadas por los Cursos de Licenciatura Corta (más tarde Plena), podrían ser contratadas o prestar concurso para asumir el área de Educación Artística. Tales cursos visaban a la polivalência en arte. Colocaban en el mercado de trabajo profesionales totalmente distanciados del arte y de la práctica educacional.

La tendencia tecnicista se firmó los años 70, alicerçada en el principio de la optimización: racionalidade, eficiencia y productividad. Con su organización racional y mecánica, visaba corresponder a los intereses de la sociedad industrial. La semejanza con el proceso industrial no ocurre por casualidad, pues tal proposición alcanza su apogeu los años 70, periodo de fuerte presencia del autoritarismo del Estado y del régimen militar. ES en ese periodo que el espíritu crítico y reflexivo es proscrito de las escuelas.

Concluyendo esta reflexión relacionada con las pedagogías liberales, se puede afirmar que todas esas pedagogías sobreviven aún hoy en el sistema de enseñanza en nivel de Educación Infantil, Enseñanza Fundamental, Medio y Superior.

Consecuentemente, los profesionales que tutéan hoy en el mercado de trabajo tienen ahí las bases de su formación. Siendo así, la enseñanza-aprendizaje del arte está íntimamente conectado a esas pedagogías que forman parte de la historia de la enseñanza en el Brasil, estando respaldadas en la conjuntura social y política brasileña.

La despeito de la máquina oficial, sin embargo, no hay indicios seguros de que los profesores de la escuela pública hayan asimilado la pedagogía tecnicista, por lo menos en términos de ideario. La aplicación de la pedagogía tecnicista (planificación, libros didácticos programados, procedimientos de evaluación, etc.) no configura una postura tecnicista del profesor; antes, el ejercicio profesional del profesor continúa más para una postura eclética en torno a principios pedagógicos asentados en las pedagogías tradicionales y renovados (LUCKESI, 1993, p. 63).

La "Pedagogía Tecnicista" y las aulas de Arte

La "Pedagogía Tecnicista", presente aún hoy, tuvo sus orígenes partir de la segunda mitad del siglo XX, en el mundo, y a partir del 1%0/ 1970, en el Brasil.

En la "Pedagogía Tecnicista", el alumno y el profesor ocupan una posición secundaria, porque, el elemento principal es el sistema técnico de organización del aula y del curso: Orientados por una concepción más mecanicista, los profesores brasileños entendían sus planificaciones y planes de aulas centrados sólo en los objetivos que eran operacionalizados de forma minuciosa. paz parte aún de ese contexto tecnicista el uso abundante de recursos tecnológicos y audiovisuales, sugiriendo una "modernización" de la enseñanza.

En las aulas de Arte, los profesores enfatizan un "saber construir": reducido a sus aspectos técnicos y al uso de materiales diversificados (sucatas, por ejemplo), y uno "sepa expresarse" espontaneístico, en la mayoría de los casos caracterizando pocos compromisos con el conocimiento de lenguajes artísticos. Debido a la ausencia de bases teóricas más fundamentadas, muchos valoran propuestas y actividades de los libros didácticos que, los años.70/80, están en pleno auge mercadológico, a pesar de su discutível calidad mientras recurso para el aprimoramento de los conceptos de arte.

Obtenido en "http://pt.wikipedia.org/wiki/Pedagogía_Tecnicista" Categoría: Pedagogía Categorías ocultas: !Páginas a reciclar desde Febrero de 2008 | !Artículos a revisarVistasArtigo Discusión Editar Historia Herramientas pessoaisCriar cuenta | Entrar Navegación Página principal Los mejores artículos Eventos actuales Página aleatoria Portales colaboración Portal comunitario Cambios recientes Ayuda Donativos Búsqueda

   Herramientas

Artículos afluentes Novedades relacionadas Cargar archivo Páginas especiales Versión para impresión Enlace permanente Citar este artículo

Esta página fue modificada por la última vez a 19h16min, 11 de Febrero de 2008. El texto de esta página está bajo la GNU Free Documentation License. Los derechos autorais de todas las contribuciones ntroduzida en el Brasil entre 1960 y 1970 . En esa concepción, el hombre es considerado un producto del medio. ES una consecuencia de las fuerzas existentes en su ambiente. La conciencia del hombre es formada en las relaciones accidentales que él establece con el medio o controlada científicamente a través de la educación.

La educación tutéa, así, en el aperfeiçoamento de la orden social vigente (el sistema capitalista), articulándose directamente con el sistema productivo; para tanto emplea la ciencia del cambio de comportamiento, o sea, la tecnología comportamental. Su interés inmediato es lo de producir individuos "competentes para el mercado de trabajo, transmitiendo, eficientemente, informaciones precisas, objetivas y rápidas" (Libâneo, 1989, p. 290).

La práctica escolar en esa pedagogía tiene como función especial adequar el sistema educacional con la propuesta económica y política del régimen militar, preparando, de esa forma, mano-de-obra para ser aprovechada por el mercado de trabajo.

En lo que concierne a la enseñanza-aprendizaje del arte en la tendencia tecnicista, se puede mencionar la ausencia de fundamentos teóricos en detrimento del "saber construir" y "saber expresarse". En esa fase, se percibe grande ênfase en el uso de materiales alternativos, conocidos en la mayoría de las escuelas como sucata y basura limpia. El profesor de arte busca socorro para sus dudas en los libros didácticos que están en el mercado para ser consumidos desde el final de los años 70. No se puede olvidar que es en el inicio de esa década que la disciplina de Educación Artística se hace obligatoria, a partir de la Ley de Directrices y Bases 5692/71, que centra la enseñanza del arte en técnicas y habilidades. La fragmentación en la enseñanza del arte se da en virtud del carácter tecnicista de la ley.

Los profesores de Dibujo, Música, Trabajos Manuales, Esquina Coral y Artes Aplicados, que venían tuteando según los conocimientos específicos de sus lenguajes, vuelcan esos saberes repentinamente transformados en "meras actividades artísticas". Desde su implantación, se observa que la Educación Artística es tratada de modo indefinido, lo que queda patente en la redacción de uno de los documentos explicativos de la Ley, o sea, el Parecer nº 540/77: "no es una materia, pero una área bastante generosa y sin contornos fijos, flotando al sabor de las tendencias y de los intereses" (FUSARI y FERRAZ, 1992, p. 37-38).

Hasta ese periodo, las propuestas de arte-educación eran iniciativas aisladas y desarrolladas por artistas comprometidos con la función de educadores. A partir de la Ley nº 5692/71, sólo las personas habilitadas por los Cursos de Licenciatura Corta (más tarde Plena), podrían ser contratadas o prestar concurso para asumir el área de Educación Artística. Tales cursos visaban a la polivalência en arte. Colocaban en el mercado de trabajo profesionales totalmente distanciados del arte y de la práctica educacional.

La tendencia tecnicista se firma los años 70, alicerçada en el principio de la optimización: racionalidade, eficiencia y productividad. Con su organización racional y mecánica, visaba corresponder a los intereses de la sociedad industrial. La semejanza con el proceso industrial no ocurre por casualidad, pues tal proposición alcanza su apogeu los años 70, periodo de fuerte presencia del autoritarismo del Estado y del régimen militar. ES en ese periodo que el espíritu crítico y reflexivo es proscrito de las escuelas.

Concluyendo esta reflexión relacionada con las pedagogías liberales, se puede afirmar que todas esas pedagogías sobreviven aún hoy en el sistema de enseñanza en nivel de Educación Infantil, Enseñanza Fundamental, Medio y Superior.

Consecuentemente, los profesionales que tutéan hoy en el mercado de trabajo tienen ahí las bases de su formación. Siendo así, la enseñanza-aprendizaje del arte está íntimamente conectado a esas pedagogías que forman parte de la historia de la enseñanza en el Brasil, estando respaldadas en la conjuntura social y política brasileña.

La despeito de la máquina oficial, sin embargo, no hay indicios seguros de que los profesores de la escuela pública hayan asimilado la pedagogía tecnicista, por lo menos en términos de ideario. La aplicación de la pedagogía tecnicista (planificación, libros didácticos programados, procedimientos de evaluación, etc.) no configura una postura tecnicista del profesor; antes, el ejercicio profesional del profesor continúa más para una postura eclética en torno a principios pedagógicos asentados en las pedagogías tradicionales y renovados (LUCKESI, 1993, p. 63).

La "Pedagogía Tecnicista" y las aulas de Arte

La "Pedagogía Tecnicista", presente aún hoy, tuvo sus orígenes partir de la segunda mitad del siglo XX, en el mundo, y a partir del 1%0/ 1970, en el Brasil.

En la "Pedagogía Tecnicista", el alumno y el profesor ocupan una posición secundaria, porque, el elemento principal es el sistema técnico de organización del aula y del curso: Orientados por una concepción más mecanicista, los profesores brasileños entendían sus planificaciones y planes de aulas centrados sólo en los objetivos que eran operacionalizados de forma minuciosa. paz parte aún de ese contexto tecnicista el uso abundante de recursos tecnológicos y audiovisuales, sugiriendo una "modernización" de la enseñanza.

En las aulas de Arte, los profesores enfatizan un "saber construir": reducido a sus aspectos técnicos y al uso de materiales diversificados (sucatas, por ejemplo), y uno "sepa expresarse" espontaneístico, en la mayoría de los casos caracterizando pocos compromisos con el conocimiento de lenguajes artísticos. Debido a la ausencia de bases teóricas más fundamentadas, muchos valoran propuestas y actividades de los libros didácticos que, los años.70/80, están en pleno auge mercadológico, a pesar de su discutível calidad mientras recurso para el aprimoramento de los conceptos de arte. Bibliografia : Luckesi,Cipriano Carlos-Filosofía de la Educación- São Paulo: Cortez,1994.