Visita Encydia-Wikilingue.con

Krill

krill - Wikilingue - Encydia

Como ler uma caixa taxonómicaKrill
Krill do norte (Meganyctiphanes norvegica)
Krill del norte (Meganyctiphanes norvegica)
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Subfilo: Crustacea
Clase: Malacostraca
Superordem: Eucarida
Orden: Euphausiacea
Dana, 1852
Familias

Krill es el nombre colectivo dato a un conjunto de especies de animales invertebrados semejantes al camarão. Estos pequeños crustáceos son importantes organismos del zooplâncton, especialmente porque sirven de alimento la ballenas , jamantas, tubarões-ballena, entre otros. Estos animales son aún designados como eufausídeos, palabra derivada de la orden taxonómica a que pertenecen, Euphausiacea. El término krill es de origen norueguesa, siendo derivado del neerlandês kriel,[1] que designa peces acabados de nacer o en fase juvenil.

Los eufausídeos están presentes en todos los océanos del planeta. Son considerados especies-llave próximas de la base de la cadena alimente ya que se alimentan de fitoplâncton y de algún zooplâncton, convirtiendo esta fuente de alimento en una forma que puede ser consumida por muchos animales de mayores dimensiones, constituyendo la mayor parte de la dieta de estos. En el Océano Antártico, una especie, el krill antártico (Euphausia superba), perfaz una biomassa superior a 500 millones de toneladas ,[2] aproximadamente el doble de la biomassa constituida por la totalidad de los seres humanos. De esta biomassa, más de mitad es consumida todos los años por ballenas, focas, pinguins, lulas y peces, siendo sustituida gracias a su crecimiento y reproducción. La mayoría de las especies de krill efectúan grandes migraciones verticales diarias, alimentando los predadores a la superficie, durante la noche, y en aguas más profundas durante el día.

A pesca comercial de krill es hecha en el Océano Antártico y en las aguas alrededor del Japón. La producción global anual está estimada en 150 000 a 200 000 toneladas, en su mayoría pescadas en el Mar de Scotia. Mucho del krill pescado es utilizado en la aquicultura y como alimento para peces de aquários, como isco en la pesca deportiva o, aún, en la industria farmacéutica. En el Japón y en la Rusia , el krill es también usado para el consumo humano, siendo conocido en el Japón como okiami (オキアミ).

Tabla de contenido

Taxonomia

La orden Euphausiacea se divide en dos familias. La familia Bentheuphausiidae incluye sólo el Bentheuphausia amblyops, una especie de krill batipelágico que vive en aguas abajo de los 1 000 metros de profundidad, siendo considerada de más primitiva de las especies de krill.[3] A otra familia, Euphausiidae, es la mayor, conteniendo diez géneros diferentes, en un total de 85 especies. De estos, el género Euphausia es el mayor, con 31 especies.[4]

Las especies más bien conocidas - sobre todo porque son objeto de pesca comercial - incluyen el krill antártico (Euphausia superba), krill del pacífico (Euphausia pacifica) y el krill del norte (Meganyctiphanes norvegica).

Distribución

Un aglomerado de krill

El krill está presente en todos los océanos; muchas especies tienen distribución transoceânica y varias son endémicas o con distribución nerítica restricta. Especies del género Thysanoessa ocurren tanto en el Océano Atlântico como en el Océano Pacífico, que alberga también Euphausia pacifica. El krill del norte ocurre en el Atlântico, desde el norte hasta a Mar Mediterrâneo. Las cuatro especies del género Nyctiphanes son muy abundantes en las zonas de afloramento de las corrientes de California, Humboldt, Benguela y Canarias, donde ocurre gran parte de la pesca de pez, moluscos y crustáceos.

En las aguas antárticas son conocidas siete especies:[5] una del género Thysanoessa (T. macrura) y seis especies del género Euphausia. El krill antártico (Euphausia superba) vive, generalmente, en profundidades por encima de los 100 metros,[6] mientras el krill del hielo (Euphausia crystallorophias) puede ser encontrado hasta a la profundidad de 4 000 metros, viviendo generalmente la profundidades entre los 300 y los 600 metros.[7] Ambas especies son encontradas la latitudes más altas que 55º S - con predominância de Y. crystallorophias por encima de los 74º S[8] y en bancos de hielo. Otras especies conocidas en el Océano Antártico son Y. frita, Y. longirostris, Y. triacantha, y Y. vallentini.[9]

Anatomia y morfologia

Anatomia del krill, utilizando Euphausia superba como plantilla

El krill es constituido por crustáceos con exosqueleto quitinoso hendido en dos o tres tagmata: la cabeza, el tórax y el abdómen, apareciendo los dos primeros fundidos en un sólo, formando el cefalotórax, como es típico de los crustáceos. El exosqueleto de muchas especies de krill es transparente. Presentan ojos compuestos y algunas especies consiguen adaptarse a varias condiciones de luminosidad utilizando pigmentos bloqueadores de luz.[10] Poseen dos antenas y varios pares de patas torácicas llamadas pereópodes (su número varía consoante los géneros y especies). Estas patas incluyen los miembros que utilizan para alimentarse y limpien. Adicionalmente, todas las especies poseen patas-nadadoras designadas pleópodes. La mayor parte del krill tiene entre 1 a 2 cm de largura cuando adultos, alcanzando algunas especies tamaños de la orden de los 6 a 15 cm. La mayor de entre las especies de krill es la mesopelágica Thysanopoda spinicauda.[11] El krill puede ser fácilmente distinguido de otros crustáceos como los camarões por sus guelras visibles externamente.

Las guelras del krill son visibles externamente.

Mucho del krill se alimenta filtrando el agua: sus extremidades más avanzadas, los toracópodes, forman peines muy finos con que filtran el alimento del agua. Estos filtros pueden ser realmente muy finos en las especies que se alimentan de fitoplâncton (como los miembros del género Euphausia), en particular diatomáceas, que son pequeñas algas. Sin embargo, se cree que todas las especies de krill son generalmente omnívoras, existiendo algunas carnívoras que cazan zooplâncton y larvas de peces.

Exceptuando la especie Bentheuphausia amblyops, el krill es compuesto por especies bioluminescentes, poseyendo órganos llamados fotóforos que son capaces de emitir luz. La luz es producida por una reacción de quimioluminescência catalisada por una enzima, en que una luciferina (un pigmento) es activado por la enzima luciferase. Los estudios indican que la luciferina de muchas especies de krill es un tetrapirrol fluorescente similar pero no igual a la luciferina de los dinoflagelados.[12] Además de esto, no es probable que el krill produzca la luciferina, antes obteniéndola de su dieta que contiene dinoflagelados.[13] Los fotóforos del krill son órganos complejos con capacidades de ampliación y focagem, como se fueran lentes, pudiendo rodar por medio de músculos.[14] La función exacta de estos órganos es aún desconocida; pueden desempeñar un papel en el acasalamento, interacción social o en la orientación. Algunos investigadores proponen que el krill utiliza la luz como una forma de camuflagem por contra-iluminación para compensar su sombra contra el fondo de luz ambiente venida de cima, disminuyendo la probabilidad de ser visados por los predadores más abajo.[15][16]

Comportamiento

La mayoría de las especies de krill vive en grupos, con densidades y tamaños bastante variables, dependiendo de la especie y de la región. En el caso de Euphausia superba, existen registros de aglomerados con 10 000 a 30 000 individuos por metro cúbico.[17] La formación de estos grandes aglomerados funciona como un mecanismo de defensa colectiva, confundiendo los predadores más pequeños que preferirían seleccionar las presas individualmente.

El krill sigue, de un modo general, una migración vertical diurna. Pasa el día la profundidades mayores y asciende en dirección a la superficie durante la noche. Cuánto mayor sea la profundidad en que se encuentre, más pequeña es su actividad,[18] aparentemente como forma de reducir la posibilidad de encuentros con predadores y de ahorrar energía. Algunas especies (por ejemplo, Euphausia superba, Y. pacifica, Y. hanseni, Pseudeuphausia latifrons, o Thysanoessa spinifera) también forman aglomerados a la superficie durante el día para alimentarse y reproducir, a pesar de tal comportamiento ser peligroso pues hace el krill muy vulnerable a los predadores.

Pleópodes de krill antártico en movimiento durante desplazamiento.

Los aglomerados densos pueden provocar un frenesim alimentar entre los predadores como peces y pájaros, sobre todo cerca de la superficie donde las posibilidades de fuga del krill son limitadas. Cuando perturbado, un aglomerado de krill dispersa, y ya fueron observados algunos individuos deshaciéndose del exosqueleto instantáneamente, dejando la exúvia para tras como engodo.[19]

El krill nada normalmente a una velocidad de algunos centímetros por segundo (0,2 a 10 larguras corporais por segundo)[20], usando los pleópodes como medio de propulsión. Sus migraciones mayores están sujetas a la corrientes oceânicas. Cuando en peligro, exhiben un comportamiento de fuga típico de algunos crustáceos: batiendo los apêndices caudais (telson y urópodes ), se desplazan para tras a través del agua de modo relativamente rápido, alcanzando velocidades en el intervalo de 10 a 27 larguras corporais por segundo[20] lo que para un tipo de krill de grandes dimensiones como Y. superba, significa cerca de 0,8 m/s.[21] Su capacidad natatória llevó muchos investigadores a clasificar el krill adulto como forma de vida micro-nectónica, o sea, pequeños animales capaces de moverse individualmente contra corrientes (débiles). Las formas larvares del krill son generalmente consideradas zooplâncton.[22]

Ecologia y ciclo de vida

El krill constituye un importante elemento de la cadena alimentar. El krill antártico se alimenta directamente del fitoplâncton, convirtiendo energía de producción primaria en una forma más apropiada al consumo por animales mayores que no pueden alimentarse directamente de las minúsculas algas, pero que son capaces de alimentarse de krill. Algunas especies como el krill del norte tienen menos fitoplâncton a su disposición y cazan copépodes y zooplâncton de mayores dimensiones. Son muchos los animales que se alimentan de krill, desde pequeños peces o pinguins hasta focas y aún ballenas.

Las perturbações de los ecossistemas que resultan en la disminución de una población de krill pueden tener efectos de gran alcance. Durante una explosión de cocolitóforos en el Mar de Bering en 1988,[23] por ejemplo, la concentración de diatomáceas disminuyó en el área afectada. Sin embargo, el krill no puede alimentarse de los cocolitóforos (más pequeños) y, consecuentemente, la población de krill (sobre todo de Y. pacifica) disminuyó drásticamente en aquella región. Esta disminución, por su lado, afectó otras especies: las poblaciones de cagarras y pardelas decresceram, pensándose hasta que esta habrá sido una de las razones que habrá llevado el salmão a no regresar a los ríos del Alasca occidental en esa temporada.[24]

Existen otros factores además de los predadores y de la disponibilidad de alimento que también pueden influenciar la tasa de mortalidad en las poblaciones de krill. Existen varios endoparasitóides ciliados unicelulares del género Collinia que pueden infectar diferentes especies de krill, causando mortalidad maciza en las poblaciones afectadas. Tales enfermedades han sido relatadas para Thysanoessa inermis en el Mar de Bering, pero también para Y. pacifica, Thysanoessa spinifera, y T. gregaria al ancho de la costa pacífica de la América del Norte.[25] Existen también algunos ectoparasitas de la familia Dajidae (isópodes epicarídeos) que afectan el krill (así como camarões y misidáceos ); uno de estos parásitos es el Oculophryxus bicaulis encontrado en el krill de las especies Stylocheiron affine y Stylocheiron longicorne. Se agarra al pedúnculo ocular del animal sugando-le la sangre de la cabeza; se cree que iniba la reproducción del azafato, pues sólo se encontró este parásito en animales inmaduros.[26]

Ciclo de vida

Eclosão de un náuplio de Euphausia pacifica.

El ciclo de vida general del krill ha sido objeto de varios estudios,[27][28] efectuados con varias especies y es por esa razón relativamente bien comprendido, a pesar de existir pequeñas variaciones de pormenor de especie para especie.

Cuando el krill eclode de los huevos, pasa por varios estágios larvares sucesivos: náuplio, pseudometanáuplio, metanáuplio, caliptopsis y furcilia . Cada uno de estos estágios larvares subdivide-si en varios sub-estágios. El estágio pseudometanáuplio es exclusivo de las especies que depositan los huevos en bolsas ovígeras. Las larvas crecen y hacen varias cambias durante este proceso, sustituyendo el exosqueleto rígido siempre que este se hace demasiado pequeño. Hasta al estágio de metanáuplio, inclusive, las larvas se alimentan de las reservas del vitelo. ES sólo en los estágios de caliptopsis, que se forman la boca y el tracto digestivo, comenzando entonces a alimentarse de fitoplâncton , lo que implica que por esta altura las larvas ya hayan alcanzado la zona fótica, constituida por las capas superiores del océano en que viven las algas. Durante los estágios de furcilia, son añadidos segmentos con pares de pleópodes, comenzando por los segmentos más frontales. Cada par se hace funcional en la cambia siguiente. El número de segmentos añadidos durante cualquier uno de los estágios de furcilia puede variar en una misma especie, dependiendo de las condiciones ambientales.[29]

Después del último de los estágios de furcilia, el krill se presenta ya con una forma similar a la de un adulto, pero es aún inmaduro. Durante la época de acasalamento, que varía con la especie y con el clima, el macho deposita un espermatóforo en la apertura genital (télico) de la hembra. Las hembras pueden cargar varios miles de huevos en el ovário, pudiendo constituir un tercio de la masa corporal del animal.[30] El krill puede producir múltiples ninhadas en una sólo estación, con periodos entre cada una de la orden de días.

Cabeza de un krill hembra de la especie Nematoscelis difficilis con la bolsa ovígera. Los huevos tienen 0.3 - 0.4 mm de diámetro

Hay dos formas de producción de las ninhadas entre las especies de krill. Las 57 especies de los géneros Bentheuphausia, Euphausia, Meganyctiphanes, Thysanoessa y Thysanopoda lo hacen dispersando los huevos. La hembra libera los huevos en el agua, donde generalmente se hunden y dispersan, quedando totalmente desacompanhados. Estas especies generalmente eclodem en el estágio 1 de náuplio, pero se descubrió recientemente que por veces lo hacen como metanáuplios o hasta como caliptopsis.[31] Las restantes 29 especies de los restantes géneros crean las ninhadas en una bolsa que la hembra carga consigo agarrada a los pares más posteriores de toracópodes hasta a su eclosão en el estágio de metanáuplio, a pesar de algunas especies como Nematoscelis difficilis, puedan eclodir como náuplios o pseudometanáuplios.[32]

Algunas especies de krill de las latitudes elevadas, pueden vivir hasta más de seis años (por ejemplo, Euphausia superba); otras, como la especie de latitudes medias Euphausia pacifica, viven sólo dos años.[22] La longevidad de las especies tropicales y subtropicais es aún más pequeña, por ejemplo, Nyctiphanes simplex, vive sólo seis a ocho meses.[33]

Cambias

Las cambias ocurren siempre que los animales alcanzan un tamaño mayor que lo de su exosqueleto. Los animales más jóvenes, en crecimiento más rápido, proceden más frecuentemente a cambias que los animales mayores y más viejos. La frecuencia de las cambias varía mucho de especie para especie y es, aún dentro de una misma especie, sujeta a varios factores externos como la latitude, temperatura del agua o la disponibilidad de alimento. La especie subtropical Nyctiphanes simplex, por ejemplo, tiene un periodo entre cambias que varía de los dos a los siete días; las larvas cambian en media cada tres días mientras que los juveniles y los adultos lo hacen, en media, cada cinco días. Para Y. superba en los mares antárticos, los periodos entre cambias varían de los 9 a los 28 días, dependiendo de la temperatura (-1 °C a 4 °C). En el caso de Meganyctiphanes norvegica del Mar del Norte, el periodo entre cambias varía también entre los 9 y los 28 días pero la temperaturas entre los 2,5 °C y los 15 °C.[34] Se sabe aunque Y. superba es capaz de reducir su tamaño corporal cuando el alimento escasseia, haciendo cambias siempre que el exosqueleto se hace demasiado grande.[35] Este comportamiento también fue observado con Y. pacifica como adaptación la temperaturas del agua anormalmente altas y es postulado que ocurra con otras especies de krill de zonas revenidas.[36]

El krill como recurso económico

Placas de krill antártico ultracongelado para uso alimente (humano o animal).

El krill ha sido capturado para la alimentación humana (okiami) y animal desde el siglo XIX, o aún más pronto en el Japón. A pesca en gran escala se desarrolló sólo a finales de la década de 1960 e inicio de la de 1970, y actualmente es una actividad desarrollada sólo en aguas antárticas y en los mares alrededor del Japón. Históricamente, los países con mayores capturas de krill fueron el Japón y la Unión Soviética y, después de la disolución de esta, la Ucrania y la Rusia . Lo pico de las capturas de krill ocurrió en 1983 con más de 528 000 toneladas sólo en el Océano Antártico (93% de las cuales pertenecieron a la Unión Soviética). En 1993 ocurrieron dos acontecimientos que condujeron a la reducción drástica de la pesca del krill: la Rusia abandonó sus operaciones y la Comisión para la Conservación de los Recursos Marinos Vivos del Antártico (CCRMVA) definió cuotas máximas de captura para una explotación sustentável del krill antártico. Actualmente, los mayores pescadores de krill del antártico son el Japón, seguido por la Coreia del Sur, Ucrania y Polonia .[22] La captura anual de krill en las aguas antárticas parece haber estabilizado alrededor de las 100 000 toneladas, lo que representa cerca de un quinto de la cuota establecida por la CCRMVA.[37] El principal factor limitante es, probablemente, el elevado coste de las operaciones en los mares antárticos. Las capturas efectuadas próximo al Japón parecen estar estacionarias, con cerca de 70 000 toneladas.

El krill presenta un sabor más fuerte que lo del camarão. Las barras de krill fueron comercializadas en Chile con razonable éxito. Sin embargo, el krill picado no fue bien endoso en la Rusia, Polonia y Sudáfrica.[1] Para el consumo masivo y para elaboración de productos preparados industrialmente, el krill tiene que ser descascado, pues, los exosqueletos contienen fluoretos, que son tóxicos en concentraciones elevadas.[38] La ingestão excesiva de okiami puede causar diarreia.

Referencias

  1. a b Lloyd, J & Mitchinson, J. The Book of General Ignorance
  2. Nicol, S., Endo, Y.. Fisheries Technical Paper 367: Krill Fisheries of the World
  3. Brinton, Y.: The distribution of Pacific euphausiids., Bull. Scripps Inst. Oceanogr. 8(2), pp. 51 – 270; 1962.
  4. Taxonomy of Euphausiacea del ITIS.
  5. Brueggeman, P.: Euphausia crystallorophias, in Underwater Field Guide te lo Ross Island & McMurdo Sound, Antarctica.
  6. Krill en el MarineBio.
  7. Kirkwood, J.A.: La Guide te lo the Euphausiacea of the Southern Ocean. Australian National Antarctic Research Expedition; Australia Dept of Science and Technology, Antarctic Division; 1984.
  8. Sala, A.; Azzali, M.; Ruso, A.: Krill of the Ross Sea: distribution, abundance and demography of Euphausia superba and Euphausia crystallorophias during the Italian Antarctic Expedition (January-February 2000), Scientia Marina 66(2), pp. 123 – 133. 2002.
  9. Hosie, G. W.; Fukuchi, M.; Kawaguchi, S.: Development of the Southern Ocean Continuous Plankton Recorder survey, Progress in Oceanography 58, pp. 263 – 283, 2003.
  10. Gaten, Y.: Meganyctiphanes norvegica; accedido en 15 de Junio 2005.
  11. Brinton, Y.: Thysanopoda spinicauda, a new bathypelagic giant euphausiid crustacean, with comparative notes on T. cornuta and T. egregia. J. Wash. Acad. Sci. 43, pp. 408 – 412; 1953.
  12. Shimomura, Lo.: The roles of the two highly unstable components F and P involved in the bioluminescence of euphausiid shrimps, Jour. Biolumin. Chemilumin. 10(2), pp. 91 – 101, 1995.
  13. Dunlap J. C.; Hastings, J. W.; Shimomura, Lo.: Crossreactivity between the Light-Emitting Systems of Distantly Related Organisms: Novel Type of Light-Emitting Compound, Proc. Natl. Acad. Sci. USA, 77(3), pp. 1394&nbasp;– 1397, March 1980.
  14. Herring, P. J.; Widder, Y. A.: Bioluminescence in Plankton and Nekton; in Steele, J. H., Thorpe, S. A.; Turekian, K. K. (eds.): Encyclopedia of Ocean Science, Vol. 1, pp. 308 – 317. Academic Press, San Diego, 2001.
  15. Lindsay, S. M.; Latz, M. I.: Experimental Evidence sea Luminescent Countershading by sume Euphausiid Crustaceans, Presentación en la reunión de ciencias aquáticas de la American Society of Limnology and Oceanography (ASLO), Santa Fe, 1999.
  16. Johnsen, S.: The Red and the Black: Bioluminescence and the Color of Animals in the Deep Sea, Integr. Comp. Biol. 45, pp. 234 – 246, 2005.
  17. Kils, U.; Marshall, P.: Dé Krill, wie er schwimmt und frisst - neue Einsichten mit neuen Methoden. In Hempel, I.; Hempel, G.: Biologie dé Polarmeere - Erlebnisse und Ergebnisse Fischer 1995; pp. 201–210. ISBN 3-334-60950-2.
  18. Jaffe, J.S.; Ohmann, M. D.; De Robertis, A.: Sonar estimates of daytime activity levels of Euphausia pacifica in Saanich Inlet, Can. J. Fish. Aquat. Sci. 56, pp. 2000 – 2010; 1999.
  19. Howard, D.: Krill in Cordell Bank National Marine Sanctuary, NOAA. Accedido en 15 de Junio 2005.
  20. a b Ignatyev, S. M.: Functional-Morphological Adaptations of the Krill actívetelo Swimming, Poster on the 2nd International Symposium on Krill, Santa Cruz, California, EUA; 23 de Agosto27 de Agosto de 1999 .
  21. Kils, U.: Swimming behavior, Swimming Performance and Energy Balancee of Antarctic Krill Euphausia superba. BIOMASS Scientific Series 3, BIOMASS Research Series, 1–122; 1982.
  22. a b c Nicol, S.; Endo, Y.: Krill Fisheries of the World, FAO Fisheries Technical Paper 367; 1997.
  23. Weier, J.: Changing Currents color the Bering Sea a new shade of Blue, NOAA Earth Observatory, 1999. Last accessed 15 de Junio de 2005 .
  24. Brodeur, R.D.; Kruse, G.H.; et al.: Draft Report of the FOCI International Workshop on Recent Conditions in the Bering Sea, pp. 22 – 26; NOAA 1998.
  25. Roach, J.: Scientists Discover Mystery Krill Killer, National Geographic News, 17 de Julio de 2003 . See also the base article: Gómez-Gutiérrez, J.; Peterson, W. T.; De Robertis, A.; Brodeur, R. D.: Mass Mortality of Krill Caused by Parasitoid Ciliates, Science Vol 301; issue 5631, pp. 339f; 18 de Julio de 2003 .
  26. Shields, J.D.; Gómez-Gutiérrez, J.: Oculophryxus bicaulis, a new genus and species of dajid isopod parasitic on the euphausiid Stylocheiron affine Hansen, Int'l J. sea Parasitology 26(3), pp. 261 – 268; 1996.
  27. Gurney, R.: Larvae of decapod crustacea. Royal Society Publ. 129; London 1942.
  28. Mauchline, J.; Fisher, L.R.: The biology of euphausiids. Adv. Mar. Biol. 7; 1969.
  29. Knight, M. D.: Variation in Larval Morphogenesis within the Southern California Bight Population of Euphausia pacifica from Winter through Summer, 1977–1978, CalCOFI Report Vol. XXV, 1984.
  30. Gómez-Gutiérrez, J.: Personal communication; 2002.
  31. Gómez-Gutiérrez, J.: Hatching mechanism and delayed hatching of the eggs of three broadcast spawning euphausiid species under laboratory conditions, J. of Plankton Research 24(12), pp. 1265 – 1276, 2002. Has many images of the earliest development stages of krill.
  32. Brinton, Y.; Ohman, M. D.; Townsend, A. W.; Knight, M. D.; Bridgeman, A. L.: Euphausiids of the World Ocean, World Biodiversity Database CD-ROM Series; Springer Verlag, 2000. ISBN 3-540-14673-3.
  33. Gómez-Gutiérrez, J.: Euphausiids; accedido en 16 de Junio 2005.
  34. Buchholz, F.: Experiments on the physiology of Southern and Northern krill, Euphausia superba and Meganyctiphanes norvegica, with emphasis on moult and growth – la review, Marine and Freshwater Behaviour and Physiology 36(4), pp. 229 – 247, 2003.
  35. Hyoung-Chul Shin; Nicol, S.: Using the relationship between eye diameter and body length te lo detect the effects of long-term starvation on Antarctic krill Euphausia superba. Mar Ecol Progress Series (MEPS) 239:157–167; 2002.
  36. Marinovic, B.; Mangel, M.: Krill can shrink las an ecological adaptation te lo temporarily unfavourable environments, Ecology Letters 2, pp. 338 – 343; Blackwell Science, 1999.
  37. Harvested species: Krill (Eupausia superba). Accedido 20 de Junio 2005.
  38. Haberman, K: Answers te lo miscellaneous questions about krill, 26 de Febrero de 1997 . Accedido en 17 de Junio 2005.

Bibliografia adicional

Otros proyectos Wikimedia también contienen material sobre este tema:
Commons Imágenes y medía en el Commons
Wikispecies Directorio de especies en el Wikispecies
Este é um artigo destacado. Clique aqui para mais informações