Visita Encydia-Wikilingue.con

Heráclito de Éfeso

heráclito de éfeso - Wikilingue - Encydia

Heráclito de Éfeso
'Hράκλειτος ὁ 'Yφέσιος
Heraclitus, Johannes Moreelse.jpg
Heráclito en pintura de Johannes Moreelse.
Nacimiento c. 540/535 a.C.
Éfeso (pólis griega en la actual Turquía)
Muerte c. 475/470 a.C.
Nacionalidad Éfesio
Ocupación Filósofo
Principales intereses Metafísica, Ética, Epistemologia, Política
Ideas notables "Todo fluye", fuego como physis, Logos
Influenciados Platão, Aristóteles, Hegel, Nietzsche, Heidegger, Popper, Marx, Whitehead, Carl Gustav Jung

Heráclito de Éfeso (Éfeso, aprox. 540 a.C. - 470 a.C.) fue un filósofo pre-socrático considerado el "padre de la dialéctica". Recibió la alcunha de "Obscuro" principalmente en razón de la obra a él atribuida por Diógenes Laércio, Sobre la Naturaleza, en estilo obscuro, prójimo al de las sentencias oraculares.

En la vulgata filosófica, Heráclito es el pensador del "todo fluye" (panta rey) y del fuego, que sería el elemento del cual deriva todo lo que nos circunda.

De sus escritos restaron pocos fragmentos (encontrados en obras posteriores), los cuales generaron gran número de obras explicativas.

Tabla de contenido

Datos biográficos

Heráclito nació en Éfeso, ciudad de la Jônia (actual Turquía). Diógenes Laércio relata que "Heráclito, hijo de Blóson, o, según otra tradición, de Heronte, era natural de Éfeso. Tenía cuarenta años por ocasión de la 69ª Olimpíada (504-501 a.C.). Era hombre de sentimientos elevados, orgulloso y lleno de desprecio por los otros".

Por su desprendimento en relación al poder y por el desprecio que dedicaba a los bienes materiales, Heráclito no era simpático a los efésios, que eran exactamente su opuesto. Fue, de hecho, muy criticado por sus concidadãos cuando consiguió convencer el tirano Melancoma a abdicar para ir a vivir en los bosques, en libre contacto con la naturaleza.[1] Heráclito era acusado de despreciar la plebe , de rechazarse a participar de la política - esencial a los griegos) - y de desdeñar los poetas, los filósofos y la religión .[2]

Misantropo, vivió en la soledad del templo de Ártemis . El mismo Diógenes nos cuenta: "Retirado en el templo de Ártemis, se divertía en jugar con los niños y, acercándose de él los efésios, les preguntó:

De que os admiráis, perversos? Que es mejor: hacer eso o administrar la República con vosotros?

Los últimos años de su vida, pasó a vivir aún más aislado, en las montañas, alimentándose solamente de plantas. Cuando adoeceu, atacado por una hidropisia, Heráclito fue gracias a volver a la ciudad. A los médicos, cuyo conocimiento ridicularizava, preguntó si serían capaces de transformar una inundación en sequía, aludiendo a su enfermedad.[3] Los médicos no entendieron y acabaron siendo expulsos por Heráclito. El filósofo resolvió entonces recurrir a un curandeiro que le aconsejó imergir-si en el estrume pues el calor haría evaporar el agua en exceso que había en su cuerpo. Fue un desastre: los perros de Heráclito no reconocieron el dueño, enteramente cubierto de excrementos, y lo atacaron, causando su muerte. ES posible también que la causa de la muerte de Heráclito haya sido el sufocamento bajo esterco de vaca. El historiador Neantes de Cízico (siglo III a.C.) afirma que, habiendo sido imposible retirar el cuerpo de bajo el esterco, allá permaneció.

El pensamiento de Heráclito

Los filósofos de Mileto (Tales, Anaximandro, Anaxímenes, entre otros) habían percibido el dinamismo de los cambios que ocurren en la physis , como el nacimiento, el crecimiento y la muerte, pero no llegaron la problematizar la cuestión.

Heráclito, insertado en el contexto pre-socrático, parte del principio de que todo es movimiento, y que nada puede permanecer estático - Panta rey o "todo fluye", "todo se mueve", excepto el propio movimiento.

Pero este es sólo un pressuposto de una doctrina que va más además. El devenir, el cambio que acontece en todas las cosas es siempre una alternância entre contrarios: cosas calientes esfriam, cosas frías calientan; cosas húmedas secan, cosas secas umedecem etc. La realidad acontece, entonces, no en una de las alternativas, aunque ambas son sólo parte de una misma realidad, pero sí en el cambio o, como él llama, en la guerra entre los opuestos. Esta guerra es la realidad, aquello que podemos decir que es. "La enfermedad hace de la salud algo agradable y bueno"; o sea, si no hubiera la enfermedad, no habría por qué valorarse la salud, por ejemplo. Él aún considera que, en esa armonía, los opuestos coinciden de la misma forma que el principio y el fin, en un círculo; o la descendida y la subida, en un camino, pues el mismo camino es de descendida y de subida; el caliente es lo aunque el frío, pues el frío es el caliente cuando cambia (o, dicho de otra forma, el caliente es el frío tras cambiar, y el frío, el caliente tras cambiar, como si ambos, caliente y frío, fueran "versiones" diferentes de la misma cosa).

Panta rey los potamós (del griego πάντα ῥεῖ ), traducido como "Todo fluye como un río" es el célebre aforisma en el cual la tradición filosófica subsequente identificó sintéticamente el pensamiento de Heráclito con el tema del devenir, en contraposición a la filosofía del ser propia de Parmênides .

Pero, en la realidad, el famoso moto panta rey no es atestado en los fragmentos conocidos de la obra de Heráclito, y puede ser atribuido a su discípulo Crátilo, que desarrolló el pensamiento del maestro, radicalizándolo. La fórmula léxica panta rey será cunhada y utilizada por primera vez solamente por Simplício, en su comentario a la Physica Auscultatio, 1313, 11. La expresión deriva de un fragmento del tratado Sobre la naturaleza:

No se puede recorrer dos veces el mismo río y no se puede tocar dos veces una substancia mortal en el mismo estado; a causa de la impetuosidade y de la velocidad de la mutação, esta se dispersa y se recoge, viene y va.
91 Diels-Kranz

Todo es considerado como un gran flujo perene en el cual nada permanece la misma cosa pues todo se transforma y está en continua mutação. Por eso, Heráclito identifica la forma del Ser en el Devenir por el cual todas las cosas son sujetas al tiempo y a su relativa transformación.

Heráclito sostiene que sólo el cambio y el movimiento son reales, y que la identidad de las cosas iguales a sí mismas es ilusória: para Heráclito todo fluye (panta rey).

El panta rey es una consecuencia de polemos (guerra, conflicto), que reina sobre todo. En consecuencia, Heráclito de Éfeso no es el filósofo del "todo fluye" pero del "todo fluye mientras resultado de la tensión continua de los opuestos en lucha".

La doctrina de los contrarios

Polemos es padre de todas las cosas, de todas, de todas rey.


La doctrina de la unidad de los contrarios es tal vez el aspecto más original del pensamiento filosófico de Heráclito. La ley secreta del mundo reside en la relación de interdependência entre dos conceptos opuestos, en lucha permanente; pero, a la vez, un no puede existir sin el otro. Nada existiría si no existiera, a la vez, su opuesto. Así, por ejemplo, una subida puede ser pensada como una descendida por quien está en la parte de cima. Entre los contrarios se crea una especie de lucha constitutiva del logos indiviso.

En esa dualidade, que en la superficie es una guerra (polemos), pero en el fondo es armonía entre los contrarios, Heráclito vio aquello que definía como el logos, la ley universal de la Naturaleza.

Y es la propia doctrina de los contrarios que hace de Heráclito el fundador de una lógica "antidialética", fundada en la ley estética del devenir de la realidad. Antidialética porque tesis y antítesis (ser y no ser) son una síntesis contraditória y permanente en la realidad, que sólo así puede venir a ser, a través de sus dos aspectos existenciais ("en el mismo río, entramos y no entramos"; "somos y no somos"); opuesta a la lógica aristotélica porque opuesta a su principio de la no-contradicción y del tercero excluido.

La teoría de Heráclito es alternativa a la ontologia de Parmênides , el filósofo de la unidad y de la identidad del Ser, que enseña que es el continuo cambio la principal característica del no ser .

A partir de sus pressupostos - panta rey y la guerra entre los contrarios -, Heráclito definió una arché, un principio que está en todas las cosas desde su origen: el fuego. Para él, "todas las cosas son un cambio del fuego, y el fuego, un cambio de todas las cosas, así como el oro es un cambio de todas las mercancías y todas las mercancías son un cambio del oro"; o sea, todas las cosas se transforman en fuego, y el fuego se transforma en todas las cosas.

La cosmologia de Heráclito

Archivo:Sanzio 01 Heraclitus0.jpg
Heráclito, en detalle del afresco pintado por Rafael, La Escuela de Atenas

Según Heráclito ui , el fuego es, pues, el elemento primordial de todas las cosas. Todo se origina por rarefação y todo fluye como un río. El cosmos es un sólo y nace del fuego y, de nuevo, es por el fuego consumido, en periodos determinados, en ciclos que se repiten por la eternidad.
En su libro - Del Cielo, Aristóteles escribe: "Concuerdan todos en que el mundo fue generado; pero, una vez generado, algunos afirman que es eterno y otros que es perecedero, como otra cosa que por naturaleza se forma. Otros, aún, que, destruyéndose, alternadamente es ora así, ora de otro modo, como Empédocles y Heráclito de Éfeso. (…) También Heráclito assevera que el universo ora se incendia, ora de nuevo se compone del fuego, según determinados periodos de tiempo, en el pasaje en que dice "encendiéndose en medidas y borrándose en medidas."
Para Heráclito, el fuego, cuando condensado, si umidifica y, con más consistencia, se hace agua; y estas, solidificando-si, se transforma en tierra; y, a partir de ahí, nacen todas las cosas del mundo. Este es el camino que Heráclito define como siendo "para bajo".
Derretendo-si la tierra, se obtiene agua. Agua se transforma en vapor, tal como vemos en la evaporação del mar. Y, rarefazendo-si, el vapor se transforma nuevamente en fuego. Y este es el camino "para cima".
Nuestro mundo es cercado por los astros (Sol, Luna y estrellas). Esos nada más son del que barcos cuyas concavidades están vueltas para nodos, y que cargan dentro de sí llamas brillantes. De más brillante (para nodos) es a llama del Sol y también de más caliente. Los demás astros distam más de la Tierra y por eso es por lo que suyo brillo es menos vivo y menos caliente, pero la Luna , que está bien próxima de la Tierra, no es por eso, pero por no encontrarse en un espacio puro – la oscuridad. El Sol, sin embargo, está en región clara y pura.
Los eclipses del Sol y de la Luna acontecen las concavidades de los barcos se vuelven para cima. Y las fases de la Luna ocurren cuando el barco que la concluye se vuelve a los pocos en nuestra dirección.
Día y noche, meses y estaciones, lluvias, vientos y demasiado fenómenos son consecuencias de diferentes evaporações. Pues la brillante evaporação, inflamando-si en el círculo del Sol, produce el día; y, cuando la contraria prevalece, produce la noche; y, cuando de la evaporação brillante nace el calor, hace verano; pero, cuando de la sombra el húmedo prevalece, se hace el invierno.

El Dios y el alma

Dentro del pensamiento de Heráclito, Dios no tenía la apariencia de un hombre ni de otro animal cualquiera. Dios no era ni creador, ni onipotente. Heráclito se limitaba a identificarlo con los opuestos, los cuales persisten a pesar de sus cambios y así son capaces de comprender su propia unidad.
"El Dios es día-noche, invierno-verano, guerra-paz, saciedad-hambre; pero se alterna como el fuego, cuando se mezcla la incensos, y se denomina según lo gusto de cada uno."
En ese argumento, podemos ver que Heráclito consideraba las diversas divindades de la mitologia griega, que eran adoradas por los hombres de su tiempo, como siendo sólo fuego mezclado la diferentes tipos de incensos.
Y el alma consiste sólo de más una rarefação del fuego y sufre los mismos cambios que todas las otras cosas también experimentan; y la muerte trae la completa extinción del alma.
"Para almas es muerte hacerse agua, y para agua es muerte hacerse tierra, y de tierra nace agua, y de agua alma."
Nuevamente aquí, en ese raciocínio, vemos Heráclito describir sus caminos "para bajo" y "para cima".

Referencias

  1. Clemente Alexandrino, Stromata, 1, 65
  2. En defensa de Heráclito, ver NIETZSCHE, F., La filosofía en la época trágica de los griegos, capítulos 5 a 9 (p. 8 a 14).
  3. Diógenes Laércio, Vidas de los filósofos, IX 3

Conexiones externas

El Wikimedia Commons posee una categoría conteniendo imágenes y otros ficheros sobre Heráclito de Éfeso
Wikiquote
El Wikiquote tiene una colección de citações de o sobre: Heráclito.


pnb:ہیراکلیٹس