Visita Encydia-Wikilingue.con

Hades

hades - Wikilingue - Encydia

Divindades griegas



Hades

Dioses Primordiales
Dioses Olímpicos
Dioses Ctónicos
Titãs * Musas
Divindades aquáticas
Otras divindades
Dioses Olímpicos

Poseidon * Zeus
Hades * Aires
Atena * Deméter
Dioniso
Eros * Héstia
Hefesto * Hiedra
Hermes * Ártemis

Afrodite * Apolo

Hades (en griego antiguo Άδης, transl. Hádēs), en la mitologia griega, es el dios del Mundo Inferior y de los muertos.[1].

Equivalente al dios romano Plutón, que significa el rico y que era también uno de sus epítetos griegos, su nombre era usado frecuentemente para designar tanto el dios cuanto el reino que gobierna, en los subterráneos de la Tierra. Consta también ser llamado Serápis (dios de obscuro origen egipcio).[2]

ES considerado un dios de la "segunda generación" por los estudiosos, oriundo que fuera de Cronos (Saturno, en la teogonia romana) y de Reia , formaba con sus cinco hermanos los Crônidas: las mujeres Héstia, Deméter y Hiedra , y los hombres Posídon y Zeus .[3]

Él es también conocido por haber raptado la diosa Perséfone (Koré o Core ) hija de Deméter , a quién habría sido fiel y con quien nunca tuvo hijos. La simbología de esta unión pone en comunicación dos de las principales fuerzas y recursos naturales: la riqueza del subsolo que suministra los minerais, y hace brotar de su âmago las semillas - vida y muerte.[4]

Tabla de contenido

Origen: guerra de titãs

Cronos devora uno de los hijos.

Temiendo una profecía que decía que sería derrotado por uno de los hijos, Cronos pasó a devorar los hijos tan luego su mujer, Reia, los tenía. Así hube ocurrido a todos los hijos que tuvo, a la excepción de Zeus que, para ser ahorrado, fue en un ardil materno intercambiado por la madre por una piedra.[5]

Según Apolodoro (i.1.5) y Hesíodo (Teogonia 453-67) Cronos los devoró en la siguiente orden: primero la Héstia , enseguida Deméter y Hiedra y, más tarde, la Hades y Poseidon.[6][3]

Creciendo, el joven dios tuvo nuevamente la ayuda materna para auxiliá-lo: Reia hizo con que el marido tragara una beberagem que lo forzó a vomitar los hijos prendidos dentro de sí. Una vez libertos, los hermanos quedaron solidários la Zeus, en el combate contra el padre. Postaram-si, entonces, en el monte Olimpo y, con ayuda de los titãs hecatônquiros, combatieron los otros titãs, que se posicionaron en el monte Ótris, en una batalla que duró diez años.[5]

Los titãs solidários a los olímpicos — Briareu, Cotizo y Giges — dieron a los tres hermanos sus armas: la Zeus los rayos, la Posídon el tridente; la Hades cupe un casco, que lo hacía invisible.[5] La derrota de Cronos se dio con el uso de las tres armas: Hades, invisible con su yelmo, robó al padre sus armas y, mientras Posídon lo distraía con el tridente, Zeus el fulminou con sus rayos.[6]

Siendo el mundo hendido en tres partes, Zeus procedió a la división por sorteo de los reinos entre sí y los dos hermanos: para sí quedó la Tierra y el Cielo, la Posídon cupe los mares y ríos, mientras que para Hades quedó el dominio sobre el mundo subterráneo y los seres de las sombras.[7]

Más tarde Hades desposa Perséfone (la Prosérpina de los romanos, también llamada Core o Kore ), hija de su hermana Deméter (Ceres, para los romanos), y que a su lado se hizo la reina de los muertos.[8]

Hades y Perséfone

El rapto de Perséfone .

La unión fue narrada por Thomas Bulfinch como decurrente de la lucha habida entre los dioses y los gigantes Tífon, Briareu, Encélado y otros: después de haber sido aprisionados en el Etna, los cataclismos provocados por sus luchas por la libertad hicieron con que Hades temiera que su mundo fuera expuesto al Sol.[8]

Entonces, a fin de verificar lo que estaba pasándose, finalmente Hades decide salir de su reino, montado en su coche de negros corceis. Estaba Afrodite, en aquel momento, sentada en el monte Érix junto a su hijo Eros (entonces personificado cómo Cupido) y lo desafió a lanzar sus flechas en el dios solitario cuando, por allí, la hija de Deméter transitaba en el valle de Ena (una pradaria siciliana), igualmente solteira.[8]

Flechado por el Amor, Hades rapta la bella prima que, apavorada, clama por socorro a la madre y sus amigas, pero acaba resignando-si. Hades excita los caballos a huir el más deprisa posible hasta que llegaron al río Cíano, que se rechazó a darle pasaje. El dios entonces le hirió el margen, abriendo la tierra y una entrada para el Tártaro.[8]

Otras variantes del mito colocan la sobrina y amada de Hades a la márgenes del río Cefiso, en Elêusis, o a los pies del Monte Cilene, en la Arcádia , local en que una caverna llevaba a los Infiernos; noutras, prójima la Cnossos , en Creta. También se cuenta que Zeus, para ayudar el hermano en la captura de Core, mientras ella colhia flores, postou un narciso (o un lírio) en la riba de un abismo y ella, al cuchara la flor, cayó, pues la Tierra se abrió, al aparecer Hades para capturarla.[3]

Deméter parte en una búsqueda inútil a la hija, yendo de Eos (la Aurora ) hasta las Hespérides. En su peregrinação salva un niño, a quién incumbe de enseñar la agricultura a los hombres. Desesperançada, para al margen del mismo río Ciano. La ninfa que allí habitaba, temiendo represalias del dios de los Infiernos, deja fluir sobre sus aguas la guirlanda que hube dejado caír Perséfone. Al verla la diosa si revuelta, culpando la tierra por su sufrimiento: la maldición que lanza provoca la infertilidade del suelo y la muerte del gado.[8]

Viendo la desolación provocada por la venganza de la diosa, la fuente Aretusa resolvió interceder. Buscándola, cuenta su historia, de como hube sido perseguida por Alfeu, en el curso del río de mismo nombre y, ayudada por Artêmis, que le hube abierto un camino subterráneo para la fuga hasta Sicilia, vio Perséfone siendo llevada por Hades — aún triste, pero con el semblante de Reina del Mundo Inferior.[8]

Una variante narra la historia de la siguiente forma: después de diez días Deméter fue auxiliada por Hécate, diosa de la luna nueva, que la llevó hasta Hélio, el Sol, que le habría contado lo que hube ocurrido, añadiendo que el rapto fuera consentido por Zeus. Hube Dicho más: que aceptara el ocurrido, pues Hades "no era un genro sin valor". Pero madre, en su desesperación, rechaza el consejo y, magoada con Zeus, abandona el Olimpo y pasa entonces a vagar en la tierra como una vieja.[9]

La diosa de inmediato va al Olimpo, donde pleiteia la Zeus fuera la hija restituida. El Señor de los Dioses consiente, imponiendo pero la condición de que Perséfone no tuviera, en el mundo inferior, ingerido alimento alguno — una condición que haría con que las Parcas vedassem-le la salida. Hermes, guía de las almas, es enviado como mensajero junto la Primavera . Hades concuerda con el pedido pero, en un ardil, ofrece a Perséfone una romã, de la cual la joven chupa algunos granos, selando así su destino, pues jamás podría liberarse de los Infiernos.[8][10]

Sin embargo, el dios de las sombras hace un acuerdo con la sogra, anuindo que Perséfone pasara una parte del tiempo a su lado y otra, con la madre. Deméter concuerda con el ajuste, y devuelve a la tierra su fertilidade.[8]

Los monarcas Hades y Perséfone no sólo governavama las almas de los muertos, pero tenían el papel de jueces de la humanidad tras la vida. En esto eran auxiliados por tres herois que fueron, en vida, reconocidos por su senso de justicia y sabiduría: Minos, su hermano Radamanto y Éaco , que en una versión más tardía era el responsable por las puertas del mundo inferior.[11]

Raizes del mito

Alexander Murray justifica, cuando de la división de los reinos entre los tres hermanos crônidas, que para los antiguos griegos, dueños de agudo senso de observación de las fuerzas naturales, era necesario un poderoso dios a gobernar el mundo subterráneo; finalmente, una fuerza "de bajo" impulsaba el crecimiento de las plantas; de las profundidades de la tierra los preciosos metales eran extraídos; para allá volvían todos los seres vivos. Ese dios tenía que poseer un doble carácter: primero, como fuente de todas las riquezas (lo que es sugerido por su nombre latino Plutón), después como monarca del obscuro reino, vivido por la sombras de los muertos (sugerido por el nombre griego Hades).[11]

Mientras la primera atribución — aquella de dar energía a los vegetais para erguerem-se a partir de la semilla buceada en la obscuridade del suelo, Hades es visto hasta como amigo de los hombres, el segundo denotaba un carácter severo, donde él surge como dios implacável e incansável, pues no permite que nadie salga de su reino, una vez allí habiendo ingresado — este el destino inexorable de todos los hombres: volver para el reino de Hades.[11]

En las versiones más primitivas, no había cualquier posibilidad de un destino mejor, después de la vida: Hades simplemente reclamaba de vuelta aquello que hube dado. Más tarde, pero, surge la posibilidad de una post-vida de mejor suerte, donde la esperanza de una vida futura más feliz constituía la base de los llamados misterios eleusinos; este sentido deriva directamente de la boda de Hades con Perséfone, representando su esposa la personificação de vida emergente y juventud. La romã, fruto que hube hecho con que Perséfone quedara presa al Hades, es también llamada de manzana del amor.[11] El uso de esta fruta en la simbología es, en razón del gran número de semillas, como señal de fertilidade; sin embargo, no hay descedência de la unión de Hades y Core: la romã, en contradicción a su signficado, hube condenado la diosa a la infertilidade.[3]

Relacionamentos

Hacquard registra que Hades permaneció fiel a la esposa Perséfone, salvo en dos ocasiones: cuando habría se dejado enamorar por la ninfa del Cócito, Mienta; perseguida por la reina Core, fue transformada por el dios en menta. Noutra pasaje, tendría se enamorado por Leuce, hija de Océano , y fue transformada en el álamo prateado.[12]

Culto y etimologia

Hades y Cérbero , en una antigua escultura.
Perséfone y Hades Plutón (con la cornucópia): gravura en fondo rojo en un kylix, ca. 440–430 a.C.

El nombre Hades viene de á (a - no) y ’ideîn (idêin - ver), una "falsa etimologia que le dieron los griegos" (según Junito Brandão), en alusión al casco de la invisibilidade que le hube sido regalado por los Ciclopes. Este sentido de no visto cabe tanto al dios en cuanto a su reino.[3]

Junito Brandão dice que el nombre Pluto o Plutón (significando rico y consagrado entre los romanos), es de origen griego, estando íntimamente conectado en su origen al episodio de la semilla de romã — uniendo los cultos agrarios (la Deméter ) y de la muerte (la Hades ) que, en los orígenes, eran bastante próximos. Sobre esto, informa: "Pluto es la proyección de esa semilla. Si verdaderamente el dios de la riqueza agraria quedó eclipsado en el Himno la Deméter por la evocação patética de Core perdida y después 're-encontrada', una estrecha relación siempre existió, desde tiempos imemoriais, entre los cultos agrarios y la religión de los muertos, y es en cuanto el Rico en trigo, Pluto, acabó por confundirse con otro rico, el Rico en huéspedes, polydégmōn, que se comprimen en el palacio infernal. Pues bien, ese rico en trigo, con una desinência inédita, si transmutou, bajo el vocábulo Ploútōn, Plutón, en un doble eufemístico y cultural de Hádēs ".[3]

Bastante disseminado era el culto la Hades, tanto entre griegos cuanto, después, por los romanos (en la variante de Plutón ).[11][13]. Sin embargo, era tan temido que su nombre no era pronunciado, sino raramente. Vigoraba el temor de, nombrándolo, atraerle a cólera. Preferían, así, se refieran a él por medio de eufemismos , como Pluton — "el rico", en razón de las riquezas advindas de los subterráneos (de ahí ser representado por una cornucópia con tesoros).[3]

En la Grecia, sus más importantes templos quedaban en Pilos, Atenas, Olímpia y Élida . En este pueblo dedicaban al dios el narciso, el cipreste y el buxo.[11]

En Roma, un gran festival ocurría en febrero - las februationes - que duraba doce noches. En él eran sacrificados toros y cabras negras, mientras el sacerdote que presidía el cerimonial ostentava una corona con hojas de cipreste. Una vez cada cien años eran realizados en su honra y tributo a los muertos los juegos llamados Seculares.[11]

Hacquard registra que era invocado en un ritual donde se batía en la tierra con las manos o varas, siéndole también sacrificados toros u ovejas negras, en el periodo nocturno.[12]

Misterios eleusinos

El más importantes de entre los cultos greco-romanos eran los Misterios de Elêusis, que tenían por base el mito de Deméter y su hija Core/Perséfone, raptada por el dios de los muertos.[9]

Esa veneración tuvo lugar en la Grecia por varios siglos, solamente desapareciendo el siglo VI, cuando el santuario fue destruido por los bárbaros invasores.[9]

Cultos órficos

Archivo:Pisa, Camposanto sepolcro romano 3.JPG
Sepulcro de la era romana en Pisa, con relieve órfico.

En el culto que habría sido iniciado por Orfeu, su renascimento (catábase - o vuelta del mundo inferior) fue la base para la creencia en la metempsicose , especie de reencarnação (en este caso, transmigração de las almas) en que los muertos vuelven a experimentar nuevas existencias hasta alcanzar la purificação.[3][4]

Habiendo cumplido dos encarnações el alma descendería al reino de Hades, donde purgaria sus pecados, y estaría lista para gozar un destino feliz al lado de los dioses. Para esto, mister ser iniciada en los misterios órficos; sin este conocimiento, pero, quedaría presa de un eterno ciclo de renascimentos, de ahí ser importante el rito iniciático.[12]

La doctrina órfica vino a influir la cultura griega, y aún influenciado las doctrinas de filósofos como Pitágoras y Platão , en los poetas y escultores de la Antigua Grecia.[12]

Alegoría

Archivo:Hades drawing.png
Hades con la esposa Perséfone, una de las representaciones comunes al dios.

Las representaciones de Hades presentan la misma faz de Zeus y Posídon, sus hermanos. Las antiguas obras de arte lo diferencian solamente por algunos "rasgos de expresión", como registró Murray. Las espesas barbas y cabello sombrean la faz. Aparece de ordinario sentado en su trono, al lado de la esposa o en pie, en un coche junto de ella.[11]

Sus atributos diferenciales eran un cetro, similar al de Zeus, y un casco que, como el yelmo de las nubes del mito nórdico de Sigfrido , confería la invisibilidade a quién lo portara. Su auxiliar es el perro de tres cabeza y cauda de serpiente, Cérbero.[11]

Su figura es bastante sóbria, sin ornatos: además de la expresión sombría por el fruncir de los ceños, la barba en desalinho y cabellos desgrenhados en un rostro pálido completan el cuadro del Zeus inferí. Suyas vistes consisten en un pesado manto y túnica rojos; su trono es representado por una coruja.[4]

Hades y otros mitos

Diversos otros mitos incorporan la presencia, directa o indirecta, de Hades, como en el caso de Admeto que, para huir a la muerte, entrega al dios su esposa Alceste,[14]. o aún en variantes con conexiones de parentesco aventadas, como para con los Cabiros.[15] También en el mito de Psiquê su presencia es aludida, pues una de las tareas del alma es, justamente, obtener en un frasco un poco de la belleza de Perséfone.[8]

El propio Hermes era un arauto de Hades, encargado de llamar los moribundos con suavidad, y en ellos depositar los báculos de oro en sus ojos.[6] En la gigantomaquia el dios habría usado el casco de la invisibilidade para poder matar Hipólito.[3]

Junto la Afrodite y Éris , Hades era de los únicos dioses que no odiaban Aires, dios de la guerra; el motivo estaba en la voracidade con que el dios de los muertos acoge de bueno grado las almas de los jóvenes guerreros muertos en combate.[6]

Hércules

Sala de los Gigantes, en el Palacio de Te, retrata escena de la lucha de Hércules contra los gigantes.

En la lucha contra los gigantes comandados por Alcioneu y Porfírio , Hércules tiene la ayuda de Hades. Una imagen de su vuelta a los Infiernos, después de la victoria, fue representada en el techo del Palacio de Te, en Mântua.[16]

En un pasaje de la Ilíada (V, 402), Homero registra que Hades fue herido por Hércules — para inmediatamente esclarecer que fue fácilmente curado por Apolo, "porque él (Hades) no había nacido mortal!"[15]

El décimo-primero de los Doce Trabajos de Hércules, la catábase (katábasis), la ida al mundo de los muertos para allá incautar el monstruoso perro Cérbero, encargado de evitar que los vivos entren en aquel reino y que de allá salgan habiendo entrado, salvo por orden de su Rey, el héroe cuenta con la ayuda de Hermes y Atena , para no errar el rumbo y clarear la oscuridad, respectivamente, por orden de Zeus.[15]

En esta tarea, Hércules demuestra su carácter humano, apiedando-si de algunos de los prisioneros que allí estaban, y busca ayudarlos en su sufrimiento. De entre estos estaban Pirítoo y Teseu, aún vivos (como adelante se verá), y Ascáfalo. Ascáfalo era el hijo de una ninfa del río Estige con el barqueiro Aqueronte y, en el episodio del rescate de Perséfone por su madre, cuando Hades a hube hecho comer el grano de romã, fue él quién a hube denunciado al dios de los muertos. En una primera variante de este mito, Deméter lo hube transformado en coruja, como castigo; en otra, la diosa lo hube hecho quedar preso bajo un grande rochedo — y habría sido de este sufrimiento que Hércules lo hube ahorrado, pero el alivio no duró mucho, pues Deméter finalmente lo transformó en coruja, manteniendo la punición[15]. Bulfinch añade que el rochedo encantado que los prendía quedaba a la entrada del palacio de los reyes del submundo.[8]

Finalmente, llegando a la presencia de Hades, el heroi pide para que le fuera permitido llevar Cérbero a la presencia de suyo primo Euristeu, que le impingira las tareas imposibles. Hades concuerda, desde que para tanto no usara el hijo de Alcmena ninguna de sus armas, sirviéndose sólo de la capa hecha del León de Nemeia, lo que hizo. Después de cumplir el trabajo, Cérbero fue devuelto al mundo ctônico.[15]

Teseu

El heroi Teseu, que ya había practicado el rapto de Hipólita (reina de las Amazonas), y de Ariadne , hube quedado con el amigo Pirítoo, cuyos lazos se estrecharon después de la Centauromaquia, que raptariam por esposas de ambos sólo hijas de Zeus y humanos, visto sean los dos, ellos propios, de origen divino: Teseu hijo de Zeus y Pirítoo de Poseidon. Después de quitar la suerte, despertaron que la Teseu cabría Helena, y al otro la propia Reina de los Infiernos, Perséfone. Ambos se auxiliariam en la tarea, pero Teseu — entonces a los cincuenta años, encuentra Helena aún impúbere, y a esconde. Junto la Pirítoo, desciende al Reino de los Muertos[15].

En el Submundo, fueron bien recibidos por Hades. Cometieron, entonces, dos de las actitudes más temerárias allí: invitados ardilosamente para un banquete por el dios infernal, se sentaron y comieron: sentar significa, allí, intimidade y permanencia; comer, la fijación. Quedaron, por lo tanto, prendidos a sus sillas.[15]

Cuando de la catábase de Hércules, el heroi intenta librarlos, pero los dioses permitieron que solamente Teseu fuera libero, quedando Pirítoo prendido en la Silla del Olvido.[15]

Perseu

En su campaña para matar la Górgona (o Medusa), Perseu recibe el auxílio de Atena y de Hermes ; así, consigue penetrar en el reducto de las Greias que, en razón de poseer solamente un ojo, una montaba guardia mientras las dos otras dormían: en un lance rápido, el heroi les arrebata el ojo y, entonces, negocia el cambio del miembro por el auxílio en derrotar la terrible enemiga. Impotentes, las tres hermanas le entregan el necesario para llegar a la ninfas y para vencer, según le había sido revelado por un oráculo: las sandálias aladas, el alforje llamado quibísis (para guardar la cabeza de la Medusa) y el casco de la invisibilidade, de Hades.[15]

Hades y Serápis

Representación helenística de Serápis.

Menard narra una historia en que el Zeus infernal es considerado el mismo dios egipcio Serápis, cuyo origen y atributos permanecen obscuros.[17]

Gobernaba Ptolomeu Filadelfo la ciudad de Alexandria , que buscaba embellecer cuando, en un sueño, le fue ordenado por Serápis que buscara al punto una estatua que le fuera dedicada. Había tal monumento en Sinope, dedicado al Zeus infernal. El rey de Sinope anuiu al pedido, pero el pueblo del lugar se insurgiu, cercando el templo a fin de impedir la retirada de la imagen: la estatua, entonces, erguera-si y fue, andando, al navío que la transportó para el Egipto.[17]

Dada su gran semejanza con Hades, el Emperador Juliano, buscando saber las distinciones entre Plutón y aquel dios, obtuvo del Oráculo de Delfos la siguiente respuesta: "Júpiter Serápis y Plutón son la misma divindade"[17].

Hades y Esculápio

Era aún Esculápio (Asclépio) un mortal cuando, al restituir la vida a un muerto, despertó la ira de Hades. Como castigo, el Zeus atiende al pedido del hermano y el fulmina con su rayo. Siendo el médico hijo de Apolo , el dios resuelve vengarse atacando los ciclopes que, en el Etna, fabricaban las armas del Olímpico. Zeus, por cuenta de esto, pune su hijo, condenándolo a pasar un año como esclavo de Admeto , rey de la Tessália. Tras su muerte, pero, el propio Zeus admite Esculápio como dios[8].

Hades y la esquina de Orfeu

Archivo:Virgil Solis - Orpheus Pluto 2.png
Orfeu tange la lira y entona suyo lamento a los dioses de los infiernos
Virgil Solis, dibujo para las Metamorfoses, de Ovídio .

Más un hijo de Apolo acaba por tener su historia conectada al rey de los muertos: Orfeu, que hube ganado del padre una lira y a tocaba con tamaña perfeição y encanto que hasta las piedras se conmovían. Teniendo se casado con Eurídice, inmediatamente a pierde pues, huyendo al asedio del pastor Aristeu, la joven muere picadura por una cobra[8].

Orfeu desciende a los Infiernos y va a tener delante de los tronos de Hades y Perséfone. Allí entona una esquina tan fascinante que los fantasmas derraman lágrimas; Tântalo olvida la sede; el abutre cesa el ataque al fígado de Prometió ; Sísifo paró de rolar la piedra por la montaña, en ella sentándose para oír; las Danaides pararon de recoger agua con peneiras y Íxion deja de girar su rueda[8].

Los soberanos del submundo también se conmueven y le conceden el deseo de traer de vuelta a la vida a amada esposa, con la condición de no mirar para ella hasta salir de los dominios ctônios — lo que acaba ocurriendo, muriendo Eurídice una segunda vez[8].

El Mundo de los Muertos y castigos famosos

Mapa de los Infiernos, basado en la historia de Enéias . Dibujo de Andrea De Jorio, 1825.

No son despiertes los autores antiguos acerca de la localización del mundo inferior; mientras unos lo sitúan abajo de la superficie terrestre, otros lo colocan al oeste, en medio al Océano. También su entrada era controversa, situándola en algún punto sombrío y assustador, tal como había en Cumas — pero una de los pasajes estaba siempre abierta de modo a permitir la entrada, sin retroceso. Su guardia cabía al perro Cérbero, que era dócil a quien llegaba, pero feroz a quien pretendiera salir[11].

La entrada era separada del interior por varios ríos, de aguas turbulentas, de los cuales el más famoso era el Estige, tan fiable que los propios dioses lo evocaban como testigo de los juramentos. Su pasaje era hecho por el barqueiro Caronte, para cuyo pago colocaban los griegos una moneda (danake) en la boca del fallecido[11].

Otros ríos eran el Aqueronte (río de la eterna aflicción), Lete (el río del olvido), Piriflegetonte (río de fuego), Cócito (río del llanto y lamento).[11]

Además del propio reino de los muertos, dos otras regiones se presentaban: los Campos Elísios, donde una isla de bien-aventurança recibía las almas felices y el Tártaro — tan profundo que distava de la tierra tanto cuánto esta de los cielos[11].

En la isla de Erítia, donde Gerião mantenía su rebaño bajo los cuidados del pastor Eurítion y del perro Ortro — blanco de uno de los trabajos hercúleos — el pastor Menetes cuidaba de los rebaños de Hades[3].

Tântalo

Tântalo, Sísifo y Íxion : tres ejemplos de los sufrimientos infernales.

Tântalo era un rey de la Frígia y gobernaba con despotismo y traición, inclusive contra el propio hijo. Condenado a la región más remota del Tártaro, su castigo consistía en sostener una gran piedra sobre la cabeza y, tomado por inmensa sede y hambre que no podía saciar, buscaba amenizar colhendo alguno de los frutos que brotaban por encima de sí; pero los frutos se alejaban cuando él estaba prestes la colhê-los[11].

Sísifo

Sísifo fuera un rey de Corinto , y buscó engañar y aprovecharse de los propios dioses mayores: primero, hube testificado Zeus raptando Egina, la hija de Asopo y, en pago de la revelar al padre el nombre del raptor, obtuvo de él favores. Para vengarse, Zeus le envió Tânatos, la muerte, pero Sísifo lo prendió con corrientes, de forma que durante ese tiempo nadie más moría — lo que llevó Hades pedir providencias. Zeus entonces libera la Muerte, que para inicio lleva el propio Sísifo pero este, espertamente, hube ordenado a la esposa que no le prestara las honras fúnebres. Como no podría permanecer en el mundo de los muertos así desprovido de los rituais, solicitó al dios del submundo para volver a la vida y castigar la mujer, lo que le fue permitido — pero era más un logro. El dios ctônio, entonces, le envió nuevamente Tânatos, que lo mata definitivamente. Fue llevado al Tártaro, donde tenía por tarea empujar una roca hasta el tope de un monte; pero, pasando el día todo en este afã, cuando descansaba a la noche la piedra volvía la rolar hasta la base de la montaña — de modo que tenía que comience todo nuevamente, todos los días. Dio origen a la expresión trabajo de Sísifo para designar tareas interminables[11].

Íxion

Rey de la Tessália también ultrajara a los dioses, siendo por lo tanto condenado a ser amarrado, teniendo serpes por cordas, a una rueda de moinho, que un viento hacía girar eternamente[11].

Danaides

Las hijas del rey Dánao, condenadas por asesinar sus maridos, tuvieron por punición el trabajo de cargar agua hasta un punto, usando para esto peneiras, o jarras agujereadas, de suerte que la tarea jamás se concretizaba[11].

Hades, Zeus y Posídon: hipótesis de la trindade

Archivo:Greek trinity.png
Zeus, Posídon y Hades, en tres esculturas distinguidas, revelan las semejanzas entre las divindades.

Para René Menard, la figura de Hades representa, junto al hermano Posídon, un mero desdobramento de la personalidad de Zeus. Tiene a fundamentar tal premissa los escritos de Proclo , según el cual eran ellos una tríada demiúrgica, formando un dios único y triple a la vez; siendo el autor post-cristiano, pero, la idea de la trindade podría ser puesta en suspeição — pero ella encuentra respaldo en relatos antiguos hechos por Pausânias[18][19]..

Así, según Pausânias, había una estatua arcaica de madera que vuelca en el templo de Zeus en Lárissa y que hube pertenecido anteriormente la Príamo , después la Estênelo como despojo, representando el dios mayor con tres ojos, explicando tal singularidade: "todos concuerdan en que Júpiter reina en los cielos. Reina también sobre la tierra, por lo menos según lo que afirma Homero en el siguiente verso: 'Júpiter subterráneo y la augusta Prosérpina'. Finalmente, Ésquilo, hijo de Eufórion, da también el nombre de Júpiter al dios que domina el mar. Lo que representó Júpiter con tres ojos quise, pues, evidentemente dar a comprender que la misma divindade es que gobierna las tres partes de que se compone el imperio del mundo"[18].

Menard concluye que los artistas antiguos no aceptaron representar un "dios triforme", porque su "extraña concepción más se aproxima del temperamento de la India que del de la Grecia". Pero realza que, aun así, todas las representaciones hechas son de individuos que demuestran la misma identidad: en la estuária , aunque representando los tres aisladamente, les daba una compleição uniforme; un vaso traía pintado un Zeus triple: tres personajes iguales codo con codo, con misma edad y ropas[18].

Concluye el autor que la distinción entre Zeus y sus dos hermanos sólo es posible en las obras antiguas si apreciarse los atributos que las acompañan: para Posídon, el tridente; para Zeus, el rayo; y, para Hades, la compañía del perro tricéfalo. Pero todos con la misma edad, feições, fisionomia[18].

Robert Graves dice, también, que se asemejan a la trindade masculina védica, formada por Mitra, Varuna e Indra que, informa, aparecen en un manuscrito hitita de cerca de 1380 a.C.; ressalva, pero, que estos mitos parecen reflejar las tres invasiones helênicas: jônia, eólia y aquéia[6].

Influencias modernas

El mito de Hades presenta algunas interpretaciones y usos culturales recientes.

Literatura

El escritor brasileño Monteiro Lobato traje el mito griego para la literatura infantil, creando un viaje el tiempo hasta Los Doce Trabajos de Hércules, en versión que cuenta con la participación de los niños de la Casa de campo del Picapau Amarillo y de la muñeca Emília. En esta obra Lobato define Hades, en la boca del personaje Minervino: "ES hermano de Zeus y Posseidon, de Hiedra y Deméter. Hijo del velhíssimo dios Cronos, que es el Tiempo. En la repartição del mundo le cupe el reino de los infiernos subterráneos, de donde sólo salió una vez[20]. aquí para raptar Perséfone, hija de Deméter, con la cual se casó."[21]

Cuando finalmente entran en el Reino de los Muertos Lobato describe el palacio subterráneo y sus paisajes. Delante de Hades la muñeca Emília siente miedo - "Fue una de las raras veces en que realmente tuvo miedo."[21]

Psicanálise

El psicanalista Joseph Henderson asocia el mito del rapto de Perséfone por Hades a una leyenda cigana, en que una mujer conoce un forasteiro y, a pesar de haber en un sueño previsto que moriría se supiera quién él era, insiste en saber su identidad. Para él, las dos historias reflejan el papel del animus en refrear en la mujer el contacto con las cosas del mundo, de la realidad de la vida, y que les es pasado por la figura paterna[22].

Si la figura de Hades no inspiró una tipificação psicanalítica, el mismo fue apreciado bajo la ótica analítica, en el trabajo de Fábia Rímini. Según ella, por la tipologia Myers, el dios de los ínferos posee una descripción INTJ - donde IN revela que la función interna es predominante; N, que vive no la realidad concreta, pero el plan intuitivo, de las imágenes, hablando por alegorías, siendo fiel al mundo subterráneo y la Perséfone; T, es pensamiento: Hades es juez de los jueces, racional, tiene por meta la realidad objetiva. Como todo introvertido, el dios usa la intuição quedada con el raciocínio, encontrando soluciones lógicas y engenhosas. J es la actitud julgadora, donde "aísla la percepção, ordena la vida, creyendo que esta debería ser orientada y decidida."[4]

Cine y televisión

Hades y su función de rey del mundo inferior es representado en varias obras cinematográficas.

Alusiones son hechas en películas como Covert One: The Hades Factor (br/pt: Lo Fa(c)tor Hades), ficción científica de 2006[23], o en el épico británico de 1981, Clash of the Titans (br: Furia de Titãs / pt: Choque de Titãs)[24] y su refilmagem de 2010, Clash of the Titans (br: Furia de Titãs / pt: Enfrentamiento de Titãs), donde el heroi Perseu peregrina en el submundo[25].

Animación

La película de animación de la Walt Disney Pictures Hércules, de 1997, trae Hades como el antagonista principal del héroe griego; al contrario del mito real, donde el dios se confunde y/o fue siempre aliado de Zeus, en esta ficción planea el dominio del Olimpo, inclusive liberando los titãs - sus antiguos adversarios.[26] Ese papel antagônico también fue mantenido en la serie de animación que le siguió - Hercules. En esta ficción Hades, un dios irascível, cruel y ambicioso, planea destronar Zeus, contando con dos auxiliares trapalhões - Dolor y Pánico [27]. - que envía para quitar Hércules de su camino.[28]

El animê (y también su variante en mangá) Jinetes del Zodíaco trae una serie de episodios intitulada Saga de Hades, con capítulos tales como Mundo de los muertos[29], con personajes conocidos por Espectros de Hades.

Notas y referencias

  1. Nota: Murray (op. cit. adelante), registra que era, muchas veces, llamado de "Zeus del mundo inferior"
  2. MENARD, René. Mitologia Greco-romana.  São Paulo: Opuse editora, 1985. pp.309 p.. 3 v. v. I ISBN
  3. a b c d y f g h i j BRANDÃO, Junito de Souza. Mitologia Griega.  Voces, 1986. pp.419. 3 v. v. I
  4. a b c d Fábia Rímoli, Hades, el rey de los ínferos, in: Alvarenga, Maria Zelia (org.). Mitologia Simbólica: Estructuras de la Psique y Regências Míticas.  Casa del Psicólogo, 2007. pp.117 y seg.. ISBN 978-85-7396-522-3
  5. a b c Menard, op. cit, vol. 1, "Guerra de Titãs"
  6. a b c d y Robert Graves. Los Mitos Griegos (en español (trad. de The Greek Miths, por Luis Echávarri).  Alianza Editorial, 1985. ISBN 84-206-0110-1 begin_of_the_skype_highlighting 84-206-0110-1 end_of_the_skype_highlighting
  7. POUZADOUX, Claude. Cuentos y leyendas de la mitologia griega (Cuentes et légendes de la mitologie grecque) (en portugués).  São Paulo: Compañía de las Leiras, 2001. ISBN 85-359-0087-X
  8. a b c d y f g h i j k l m n BULFINCH, Thomas. El Libro de Oro de la Mitologia (La Edad de la Fábula): Historias de Dioses y Herois (en portugués (trad. David Jardín Júnior)).  26a.ed. Río de enero: Ediouro Publicaciones S.A., 2002. ISBN 85-00-00671-4
  9. a b c BOLEN, Jean Shinoda. Las diosas y la mujer: nueva psicología de las mujeres (en portugués (Traducción Maria Lydla Remedio)).  São Paulo: Paulus, 1990. Colección amor y psique v. ISBN 85-349-0709-9
  10. Nota: Pierre Grimal, sin embargo, añade que Zeus hube obligado Hades a devolver la hija de Deméter, pero que por el posible ardil del dios ctônio, ella fuera impedida de hacerlo por haber ingerido una única semilla de romã. También en cuanto al tiempo en que pasaría con la madre el autor informa que las fuentes divergem en cuanto al tiempo: ora sería medio año, ora un tercio. In: GRIMAL, Pierre. Diccionario de la Mitologia Griega y Romana.  Río de Janeiro: Bertrand Brasil, s/d..
  11. a b c d y f g h i j k l m n la p q MURRAY, Alexander S.. ''Quién es Quién en la Mitología (en español (trad. Cristina Maria Borrego)).  Madrid: M. Y. Editores, 1997. ISBN 84-495-0421-X
  12. a b c d HACQUARD, Georges. Diccionario de Mitologia Griega y Romana.  Lisboa: Ediciones ALA, 1996.
  13. NOTA: Brandão, op. cit. (vol. 1), dice pero que "las inscripciones muestran que aún así era muy poco adorado en la Tierra, poseyendo, con certeza, sólo un templo en Elêusis y otro menor en Élis, que era abierto solamente una vez por año y por un único sacerdote"
  14. Menard, op. cit., vol. 1, "la devoção de Alceste"
  15. a b c d y f g h i BRANDÃO, Junito de Souza. Mitologia Griega.  Voces, 1987. pp.433. 3 v. v. III
  16. Menard, op. cit., vol. 1, Los gigantes fulminados
  17. a b c Menard, op. cit., vol. 1, "Plutón y Prosérpina"
  18. a b c d Menard, op. cit., vol. 1, "Supremacia de Júpiter"
  19. NOTA: vea, comparativamente, los conceptos cristiano de Trindade (cristianismo), e hindu de la Trimurti
  20. Nota: Aunque Lobato afirme una única salida de Hades de los Infiernos, autores como Brandão, Bulfinch, Menard y otros consignan dos las salidas: a de el rapto de Perséfone y otra, cuando herido por Hércules, fue al Olimpo para que Zeus lo curara. Aunque la historia cuente los trabajos de Hércules, no cita este segundo pasaje
  21. a b Monteiro Lobato. Los Doce Trabajos de Hércules.  Brasiliense, s/d.
  22. Joseph L. Henderson, Los Mitos Antiguos y el Hombre Moderno in - JUNG, Carl Gustav. El Hombre y sus Símbolos (en portugués (trad. Maria Lucia Pinho)).  5ª.ed. Río de Janeiro: ed. Nueva Frontera, 1964. ISBN
  23. Movieweb. Ficha de la película. Página visitada en 24/6/2010.
  24. Movieweb. Ficha de la película. Página visitada en 24/6/2010.
  25. Movieweb. Ficha de la película. Página visitada en 24/6/2010.
  26. Disney Pictures. Hercules (sinopse). Página visitada en 23/6/2010.
  27. Nota: en la traducción libre de Pain y Panic ; en la versión brasileña los dos personajes recibieron los nombres de Agonía y Pánico.
  28. Disney. Hades - villains history. disney.go.con. Página visitada en 29/6/2010.
  29. Movieweb. Ficha del animê. Página visitada en 23/6/2010.

Ver también