Visita Encydia-Wikilingue.con

François Gérard

françois gérard - Wikilingue - Encydia

Francois Gérard con 54 años de edad, por Sir Thomas Lawrence.
Retrato de Joséphine de Beauharnais, por François Gérard.
Psyche et l'Amour (Psiqué y Cupido).

François Pascal Simon, Barão de Gérard (Roma, 12 de Marzo de 1770 París, 11 de Enero de 1837 [1]), más conocido por François Gérard, fue un pintor y gravador neo-clásico francés que se destacó como retratista. Sus retratos, en especial los femeninos, son notables por la delicadeza del trazo y por la simplicidade y franqueza de expresión.

Tabla de contenido

Biografía

François Gérard nació en Roma, donde su padre, J. S. Gérard, ocupaba un puesto en la embajada francesa. Su madre, Cleria Matteï[2], era italiana. Con 12 años de edad partió para París, tras haber sido admitido en la Pension du Roi, un internato de aquella ciudad destinado a hijos de oficiales y altos operarios desplazados por razones profesionales para fuera de los grandes centros.

Tras permanecer algunos años en la Pension , pasó a frecuentar cómo aprendiz el estudio del escultor Augustin Pajou. Dos años después se transfirió para el estudio del pintor Nicolas-Guy Brenet[3], especializado en temas históricos, que abandonó casi inmediatamente para ir a trabajar con Jacques-Louis David, retratista que sería su principal influencia estilística.

En 1789 se presentó a concurso para el Prix de Rome, que ese año fue vencido por su compañero Girodet. El año siguiente (1790), volvió a competir, pero el falecimento de su padre lo impidió de completar el trabajo que pretendía presentar, forzándolo a acompañar la madre en Roma.

En 1791 volvió para París con el objetivo de continuar su formación como pintor, pero las dificultades financieras en que hube buceado su familia lo obligaron a buscar un empleo que le permitiera sobrevivir. Su maestro, Jacques-Louis David, vino de inmediato en su ayuda, ofreciéndole trabajo en su estudio. Allí trabajó en varios retratos, entre los cuales lo de Le Pelletier de St. Fargeaumay, una de las obras más célebres de Jacques-Louis David, que debe muy al trabajo de Gérard. La obra fue ejecutada en principios de 1793 , año en que Gérard, la pedido de David, fue nombrado miembro del tribunal revolucionario, pero de cuyas decisiones más controversa estuvo invariablemente ausente.

Obtuvo el primer lugar en una competición artística realizada en 1794, cuyo tema era lo 10 de Agosto. Estimulado por el resultado en el concurso y por el éxito de su amigo y rival Girodet en las ediciones del Salon de París de 1793 y 1794, Gérard, con la ayuda desinteressada del miniaturista Jean-Baptiste Isabey, produjo en 1795 su famosa obra Bélisaire.

El año de 1796 uno ejecutó un retrato de Isabey (hoy en el Louvre) que obtuvo un éxito indisputado y con el dinero que recibió de Isabey produjo en 1797 su obra Psyche et l'Amour.[4] Finalmente, en 1799, su retrato de Madame Mère estableció su posición como uno de los principales retratistas de su época.

En 1808 tuvo 8 retratos de su autoría seleccionados para exibição en el Salon de París de aquel años, a que se siguieron 14 en la edición de 1810. Estos números son una buena indicación de la fama y de la dimensión numérica de su obra, con decenas de retratos completados cada año. Todas las figuras gradas del Imperio y del Restablecimiento y las mayores celebridades masculinas y femeninas de la Europa, quisieron ser retratados por Gérard.

Esta voga extraordinaria se debió en parte al encanto y a la forma encantadora como recibía y mantenía una conversación, lo que hacía con que su salón fuera tan frecuentado cuánto su estudio. Por ellos pasaron personalidades como Madame de Staël, George Canning, Talleyrand y el Duque de Wellington, las cuales dieron amplio testimonio de su cortesia y gentileza de trato.

Rico y famoso, Gérard era atormentado por el remorso de las ambiciones que hube abandonado al dedicarse al retratismo. Intentaba entonces demostrar su mestria en otros temas, en su rivalidade con Girodet y otros, pintando obras de carácter histórico o mitológico como Bataille d'Austerlitz (1810) y L'Entrée d'Henri IV a París (hoy en Versalhes), pintado en 1817 en homenaje al regreso de los Bourbons. En ellas mostró inventividade y versatilidade de estilo que permiten colocarlo entre los grandes pintores del tiempo. Después del Restablecimiento, la fama de Gérard declinou, fuera observar con disgusto e impotência el avance del movimiento romántico y el inevitable cambio de gostos y de modismos.

Cubierto de honrarías — barão del Imperio en 1819, miembro del Institut de France a 7 de Marzo de 1812, oficial de la Légion d'honneur, primer pintor de la Casa Real — se mantuvo activo, aunque triste y desencorajado. El advento de la Revolución de 1830 vino a aumentar su desconforto y a 11 de Enero de 1837 , tras tres días de fiebre, fallecía en París, casi olvidado.

Gérard quedó célebre por sus retratos y, aunque el color de su pintura haya sido blanco de críticas menos favorables, la delicadeza y pureza del trazo de su obra es notable, especialmente en los retratos femeninos donde es patente un toque de franqueza y simplicidade de expresión que da a los retratos un carácter de grande vivacidade. Una calle (Rue François-Gérard) recuerda su nombre en la toponímia de París.

Entre sus estudiantes más famosos se cuenta el pintor alemán Heinrich Christoph Kolbe.

Obras más conocidas

Referencias

El Wikimedia Commons posee una categoría conteniendo imágenes y otros ficheros sobre François Gérard

Galeria

Notas