Visita Encydia-Wikilingue.con

Carcinicultura

carcinicultura - Wikilingue - Encydia

Princípio da imparcialidade
Este artículo o sección posee pasajes que no respetan el principio de la imparcialidade.
Tenga algún cuidado al leer las informaciones contenidas en él. Si pudiera, intente hacer el artículo más imparcial.
Criadouro de camarão en la Coreia del Sur.

Carcinicultura es la técnica de creación de camarões en viveiros, muy desarrollada, actualmente, en el litoral brasileño del Río Grande del Norte.

La Carcinicultura Marina, además de representar la única alternativa para la atención de la creciente demanda mundial por camarões, viene constituyéndose en una importante actividad socio económica, cuyos reflexos positivos, han favorecido sobremanera sus regiones de intervenciones.

De entre los crustáceos, los camarões se destacan no sólo por el valor nutritivo que poseen, pero por constituir iguarias finas teniendo consumo en ancha escala, principalmente entre las naciones más desarrolladas. Aliado a su excelente sabor, demuestra gran resistencia en la creación en cautiverio, permitiendo la creación en altas densidades y, además de eso, se trata de un producto que tiene un mercado creciente, una vez que cada día aumenta en el mundo la preferencia de los consumidores por ese alimento.

En este contexto, la carcinicultura presenta excelente potencial de crecimiento con dos características notables: ser una producción del sector primario que no depende de lluvias (p. p.ej.: encuentra en las aguas salobras, principalmente de la costa del Nordeste brasileño, condiciones ideales para su crecimiento) y generar empleo permanente para trabajadores rurales de las pequeñas comunidades costeiras.

La experiencia acumulada en los países donde la carcinicultura viene presentando crecimiento acelerado, ha revelado los siguientes aspectos positivos:

a) económico, en el sentido de que la explotación de la actividad de cultivo de camarão puede ser conducida con buen nivel de eficiencia de empleo de capital , tanto por pequeños, como por medios y grandes productores;

b) social, a través del empleo macizo de mano-de-obra no especializada, representada por los propios pescadores artesanales, que presentan alto índice de marginalização, con la sensible disminución, vía predação y polución de los stocks naturales;

c) ecológico, directamente relacionado con la conservación del medio ambiente, una vez que esa actividad prima y exige excepcionales condiciones hidrobiológicas, siendo, por lo tanto, una gran aliada en el efectivo control de las condiciones ambientales, especialmente cuando se lleva en consideración que el verdadero concepto del desarrollo sustentável, pasa prioritariamente por una administración responsable de los recursos hídricos, que debe llevar en consideración la función productiva de esos ambientes, la generación de empleo y renta, y la conservación ambiental.

La evolución de la Carcinicultura en el Brasil

Los primeros experimentos con el camarão cultivado en el Brasil datan de la década de 1970 cuando el Gobierno del Río Grande del Norte creó el Proyecto Camarão para estudiar la viabilidade del cultivo de ese crustáceo en sustitución a la extracción de la sal, actividad tradicional del Estado que en la época confrontaba seria crisis de precio y mercado con consecuente desempleo generalizado en las áreas salineiras del Estado. En ese periodo inicial, el Estado de Santa Catarina también desarrolló investigaciones de reproducción, larvicultura y engorda del camarão cultivado y consiguió producir las primeras post-larvas en laboratorios de la América Latina.

Sin embargo, la realización del primer esfuerzo organizado y orientado para la producción comercial del camarão confinado, ocurrió en el periodo de 1978 /1984 por iniciativa del Gobierno del Río Grande del Norte (RN), que importó la especie Penaeus japonicus, reforzó el Proyecto Camarão y envolvió la EMPARN (Empresa de Investigaciones Agropecuárias de RN) para sistematizar y desarrollar los trabajos de adaptación de la especie exótica a la condiciones locales.

Este periodo caracteriza la primera fase del camarão cultivado en el Brasil, en la cual predominaram cultivos extensivos de baja densidad de estocagem, reducida renovación del agua y uso de la alimentación natural producida en el propio viveiro. Los resultados favorables obtenidos con la P. japonicus en los tres primeros años de los trabajos de la EMPARN (Empresa de Investigaciones Agropecuárias de RN) en el que concerne a la reproducción y larvicultura, y el crecimiento y engorda, sirvieron de base para la movilización de los mecanismos federales de asistencias técnica y financiación de la época en apoyo a la iniciativa privada.

Con la realización en Natal, en septiembre de 1981 , del Primero Simpósio Brasileño sobre Cultivo del Camarão, hube una amplia divulgación del desempeño de la especie importada del Japón y fueron instaladas las primeras haciendas de camarão en el Nordeste. La decisión de la Compañía Industrial del Río Grande del Norte (CIRNE) de transformar parte de sus salinas en viveiros de camarão constituyó un estímulo importante para otras iniciativas del sector privado.

Además de la falta de un plan muy más abrangente de investigación y validaciones tecnológicas, causa que llevó al fracaso la domesticação de la P. japonicus tras resultados iniciales promissores, estuvo vinculado al periodo de su adaptación (1978/1983), que coincidió con una de las estiagens más prolongadas del Nordeste creando condiciones excepcionalmente favorables para su buen desempeño. A partir de 1984 , con el cierre del prolongado periodo seco y la ocurrencia de lluvias intensas y de las apreciabais variaciones de salinidade en las aguas estuarinas, quedaron evidenciadas las intransponíveis dificultades para asegurar la maturação, la reproducción y la propia supervivencia del camarão P. japonicus en nuestro ambiente tropical. En 1985/1986, ya estaba descartada la viabilidade de desarrollarse una carcinicultura regional con la referida especie.

A pesar del insucesso, esta primera fase dejó algunos puntos de apoyo que sirvieron de estímulo para continuar los esfuerzos de viabilização de la carcinicultura comercial en el Brasil. Contando con haciendas y laboratorios de camarão instalados y con experiencia acumulada en procedimientos y prácticas de producción, los técnicos y productores envueltos en el sector partieron para la domesticação de las especies nativas (L. subtilis, L. paulensis y L. schimitti), periodo este que pasa a constituir la segunda fase de la evolución de la carcinicultura nacional. En este caso, algunos cultivos pasaron a adoptar una mayor densidad de povoamento (de 4 a 6 camarões por m² de espejo d’agua), tasas de renovación de agua del 3% a 7% y alimento concentrado. Quedó caracterizado en esta fase el primero intento de establecer un sistema semi-extensivo para producir el camarão confinado en el Nordeste.

Durante diez años de trabajos de domesticação de nuestras especies, en los cuales se demostró la viabilidade de importantes aspectos como maturação, reproducción y larvicultura y se trabajó intensivamente en manejo de agua y de suelo de fondo de los viveiros, el desempeño productivo de esas especies no ultrapasó las medias de 400 a 600 kg/ha/año. Estos niveles de productividad traducidos en términos financieros se mostraron sólo suficientes para cubrir los costes directos de producción de las haciendas con mejor manejo. En un buen número de casos, ni siquiera se llegó a este nivel de cobertura financiera. Tal situación comprometió la rentabilidade del agronegócio llevando a la desactivación de algunas grandes unidades productivas de la región.

Las observaciones resultantes de los trabajos de validación tecnológica, de esta segunda fase, indican que la principal restricción que limitó la productividad de las especies nativas estuvo relacionada con sus requerimentos protéicos y la no existencia de alimentos concentrados que atendieran a sus exigencias. En esta fase, quedó demostrado el buen potencial de las tres especies brasileñas y la necesidad de un programa de investigación básica y aplicada para mejor caracterizarlas y preservarlas así como para investigar a fondo su biología y reproducción, y sus requerimentos nutricionales.

La decisión de descontinuar la domesticação de las especies silvestres nacionales como opción para viabilizar la carcinicultura en el Brasil, llevó el grupo pionero de técnicos y productores a buscar solución con la especie exótica Litopenaeus vannamei, aún en la década de 1980. Las importaciones post-larvas y reproductores, y los trabajos de validación se acentuaron los primeros años de la década de 1990. Esta nueva situación caracterizó la tercera etapa de la carcinicultura brasileña. El criterio básico para la adopción de la nueva especie, fue el hecho de ser la misma ya cultivada con éxito en Ecuador y Panamá y haber demostrado capacidad de adaptación a los ecossistemas de diferentes partes del hemisferio occidental.

A partir del momento en que laboratorios brasileños dominaron la reproducción y larvicultura de la L. vannamei e iniciaron la distribución comercial de polvos-larvas, lo que viene a ocurrir en la primera mitad de los años 1990, las haciendas en operación o semiparalizadas adoptaron el cultivo del nuevo camarão obteniendo índices de productividad y rentabilidade superiores a los de las especies nativas. Las validaciones tecnológicas fueron intensificadas en el proceso de adaptación de la L. vannamei, siendo válido afirmar que a partir de 1995 /1996 quedó demostrada la viabilidade comercial de su producción en el país.

La L. vannamei es, por lo tanto, la única especie que actualmente se cultiva en el Brasil. En los últimos cinco años, los resultados de los trabajos realizados en el proceso de su domesticação convergiram y continúan convergindo cada vez más para la estruturação de un sistema semi-intensivo de producción que es propio para las condiciones de los estuarios brasileños. Este sistema caracterizado por el uso de alimentos concentrados, aeradores mecánicos y densidad de povoamento variando entre 20 a 50 polvos-larvas

Impactos socio-ambientales de la carcinicultura

La carcinicultura, que ha sido una de las prácticas económicas en franca expansión en las últimas décadas en el mundo, específicamente en las regiones de manguezais, también han sido fuertemente criticada. Estudios recientes evidenciam que la presión sobre el ecossistema del mangue, en atención a la exigencias de instalación de piscinas de carcinicultura, han comprometido el equilibrio ecológico de los mismos.

La introducción de especies exóticas, entendidas esas como no nativas de las regiones en que se encuentran, representan riesgo significativo al equilibrio ecológico preexistente. El control de tales especies se hace vital, una vez que, liberados en el ambiente, pueden entrar en disputa con especies nativas, alterándose la configuración ecossistêmica precedente. El problema es que tal control es prácticamente inexistente, o sea, no hay un control real de seguridad para que no ocurra la introducción de esas especies enmedio ambiente.

La carcinicultura demanda instalación de piscinas artificiales, con la consecuente supressão de la vegetação nativa de los manguezais. El impacto inmediato es sentido en corto, medio y largo plazos, pues por tratarse de intervención agresiva (extirpação de la vegetação hasta la raíz, lo que impide la regeneración de la misma), se afecta el equilibrio biótico de las demás especies habitantes, tales como alevinos de peces y crustáceos, así como se retira una barrera natural a la altas mareas, pudiendo ocasionar impactos en las poblaciones humanas prójimas. Además de esto, los efluentes de los viveiros provoca la contaminación de las aguas por fungicidas. Otro problema es la salinização de los lençois freáticos, impossibilitando el consumo por parte de las poblaciones ribeirinhas. Además de la salinização de los lençois freáticos ocurre también la salinização del suelo en los alrededores de las haciendas, impossibilitando la agricultura en esos locales.

Otro aspecto, de carácter social, se refiere al impacto de tales prácticas económicas junto a la poblaciones que tradicionalmente sobreviven de los recursos del mangue. Una vez que la seletividade por regiones más ricas en recursos naturales es visada para el bueno sostengo del emprendimiento, se entra en conflicto con los extrativistas preexistentes, que por encontrar en el mangue suyo sostengo, dominan conocimientos prácticos acerca del mismo, entendiendo su dinámica y características. Tales situaciones han ocasionado protestas e incluso muertes (para mayores referencias investigar Declaración de Choluteca; acciones Greenpeace carcinicultura; Martinez Alier)Los comflitos sociales entre carcinicultores y comunidades tradicionales son comunes. Los primeros buscan el logro y el crecimiento a cualquier coste, las comunidades por su parte quieren sólo preservar los manguezais para así obtener siempre el suyo sostengo, manteniendo una relación harmoniosa con el manguezal.

Fontes